jueves, 6 de noviembre de 2008

Contradicciones publicitarias

Debe ser muy difícil relatar una historia creíble que atrape la atención de las personas, que las haga interrumpir lo que sea que estén haciendo para prestarle atención y que además las convenza de comprar sus productos. Todo en unos 30 segundos, a veces incluso menos. Sin contar las horas que demanda la creación, producción, filmación y postproducción de un comercial que aparecerá durante breves instantes en nuestras pantallas o radios. Por lo tanto, no se trata de hacer un apanado virtual a los publicistas, sino solamente a algunas de sus costumbres.

Acá van algunas de esas costumbres.

Es práctica común en algunos comerciales, sobre todo de radio, que sus personajes hablen usando el mismo tonito fingido y extra sobreactuado que usaban el Chavo del 8 y sus adláteres cuando "juegaban". Tenemos ahí las voces que pretenden pasar por amas de casa en una conversación casual y que inician o terminan cada uno de sus intervenciones con la palabra 'vecina', o con risitas falsas. ¿Acaso la gente habla así?

Está también el que le dice a su esposa que 'nuestro hijo' ha enviado un mensaje de texto. ¿No se ajusta más a la verdad decir que 'Fulano' ha enviado un mensaje de texto? Se me ocurren otras maneras algo más sutiles para dar a entender en pocas palabras que quien ha mandado el referido mensaje es hijo del que habla.

Están también los que usan palabras tan rebuscadas que me pregunto si quieren hacerse entender o presumir de su amplio vocabulario. Como el comercial que dice que el producto que promocionan "no es sucedáneo de la leche materna". ¿No sería más fácil decir "este producto no reemplaza a la leche materna"? Además, creo que esta frase alterna se entiende mucho más rápído que la primera.

Hay un comercial tan antipático que me obliga a apagar la radio cada vez que escucho la musiquita que lo identifica (por suerte, creo que ya no lo pasan). Una voz de niño dice: "Ipso facto interpondré las acciones legales que me franquea la ley. [Pausa] Yo quiero ser abogado, para imponer la justicia en mi país". El comercial es de un colegio en el que se vive la universidad, y la campaña tiene varios comerciales diferentes, con términos específicos para diversas profesiones. ¿Creen realmente que los abogados hablamos así? ¿Creen que alguien con dos dedos de frente va a querer que su hijo vaya a un colegio para aprender a ser un revejido al que nadie soporte y al que ningún niño entienda cuando hable con él? Creo que la respuesta es obvia.

Termino mencionando la cascada ininteligible de recomendaciones y advertencias que tienen que tener los comerciales de radio, sobre todo en la publicidad de remedios y los anuncios de premios y sorteos. Dicen todo tan rápido que no se entiende nada, y más que advertencias parecen frases dichas en un lenguaje incomprensible. Es que para que vayan más rápido y agregue la menor cantidad posible de segundos al anuncio, aceleran la voz hasta hacerla llegar a un ritmo que de verdad más parece un murmullo de una multitud antes que recomendaciones y advertencias que deben ser claras para ser efectivas.

Pero para que vean que no todo son quejas, los dejo con dos momentos memorables de la publicidad peruana. Con toda seguridad, mis lectores peruanos recuerdan ambos avisos. Y los no peruanos podrán apreciar algunas muestras de creatividad publicitaria peruana.





------------

Como comentaba off topic en un post previo, ¿alguien me puede explicar por qué la Municipalidad de Miraflores ha cambiado los carteles con los nombres de las calles, esos que se ponen en las esquinas? Sigo sin encontrarle sentido. Insisto en que los nuevos carteles tienen de color de fondo un verde mucho más claro que casi no contrasta con las letras blancas, lo que complica que a cierta distancia se lea el nombre de las calles. Mientras tanto, el estado de las pistas es más que lamentable.

10 comentarios:

  1. No pude encontrar los videos que dices, solo sale un espacio en blanco, o no lo se abrir. Lo demas me parece muy bien.

    ResponderEliminar
  2. Ditto Gabyta....en todas partes se cuecen habas, aqui tenemos algunos increibles.

    ResponderEliminar
  3. Puedo opinar sobre por qué cambian los carteles: es para generar gastos y así generar ingresos para el funcionario de turno, al menos acá es así.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Lina: espero que finalmentehayas podido ver los videos.

    Carmen: sería bueno saber cómo son esos comerciales que dices.

    Cíber: por supuesto que eso mismo pienso yo, como cuando cambian las flores de los parques o pintan señalizaciones perfectamente buenas... mientras que las pistas se caen a pedazos y no merecen la más mínima consideración.

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, dos de los mejores...

    ResponderEliminar
  6. Que bueno tu post Gaby, 100% de acuerdo contigo, ¿que necesidad hay de hablar como tarados y a los gritos? Y como no recordar esos dos comerciales buenazos, sobre todo el de la gringa, un mate de risa.
    Besos
    Katia

    ResponderEliminar
  7. De los mejores, Eduardo, cierto. Hay más, pero por razones de espacio no pude incluir otros.

    Obrigado, Carla.

    Efectivamente Katy, a veces hasta siento que insultan nuestra inteligencia con la idea de hacer que todos entiendan el mensaje.

    ResponderEliminar
  8. Además de lo que acertadamente mencionas Gabriela, está el hecho que algunos comerciales televisivos (no oigo radio) son groseros, incitan a la violencia y fomentan los antivalores.
    Yo he llegado a enviar correos electrónicos de protesta a las empresas que los hacen y algunas me han contestado favorablemente.

    Y es cierto también que hay comerciales muy ingeniosos y simpáticos.
    Me dio mucha risa el del chico que no sabe inglés, aunque igual se libró de algo, jajaja

    saludos. Hilda

    ResponderEliminar
  9. Tal vez este muchacho se haya librado de algo por no saber inglés. Lo peor es que nunca lo sabrá, ja, ja.

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.