viernes, 6 de junio de 2008

"Dale gracias a Dios que tienes gafas, Indiana"

Hace poco estrenaron en Lima la última aventura de Indiana Jones, de título Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal. Es la cuarta entrega de la saga del famoso arqueólogo que nos sorprendió en la década de los ochenta, después de años de "descanso".

No la he visto, tampoco pienso verla. Siento que Harrison Ford ya no está para esas andanzas, huyendo de piedras gigantes, tomando por asalto templos de perdición o cazando arcas perdidas con su látigo y su revólver. Hay un tiempo para cada cosa, dice el capítulo tres del Eclesiastés.

Pero esta mañana encontré en mi bandeja de entrada un mensaje que enumeraba los despropósitos de la película a que se refiere este post. Copio algunos, listarlos todos sería demasiado aburrido, así que van los que considero los más graves:
  • Iquitos, es una ciudad de la jungla muy conocida por sus ruinas extraterrestres.
  • Indiana Jones y su hijo aterrizan en el aeropuerto de Nazca, que está poblado por gallinas. Como suele suceder, cuando en una película hecha en Hollywood alguien llega a Sudamérica (que incluye al norteamericano país llamado México), el avión aterriza en medio de todo tipo de animales. Por supuesto, jamás pasan controles migratorios ni muchísimo menos aduaneros.
  • Según la película, ¡Nazca queda en el Cuzco! ¿O tal vez Macchu Picchu se mudó a Ica y nadie nos avisó?
  • Además, el Perú es un país que está en Mesoamérica, o América Central. Eso nos convierte en orgullosos herederos de la milenaria cultura precolombina de los mayas. Para los súbditos del Imperio de los Incas y las culturas preincaicas no hay ni saludos.
  • Indiana Jones menciona al descubridor de nuestro rio Amazonas, el conquistador Francisco de Orellana y muestra una imagen de Francisco Pizarro. Se confundió de tocayo. Le puede pasar a cualquiera.
Pero la cereza en el pastel la guardo para el final: Indiana Jones aprendió a hablar quechua gracias a las lecciones de un amigo de Pancho Villa.

En Hollywood, gastan fortunas en hacer películas, ¿y no pueden buscar la asesoría de alguien que les diga cómo es la nuez? Nadie dice que tenga que ser un erudito. Bastaría con consultarle a cualquier estudiante de primaria.

Bastante tuvimos hace algunos años, con la película de Disney El camino a El Dorado, en donde dos españoles terminan a bordo de un barco en una expedición de Hernán Cortez, conquistador de México. Nada que ver con El Dorado, que si bien nadie sabe exactamente dónde está, durante siglos ha sido situado en el territorio que ahora es de Colombia. ¿Será por eso que el aeropuerto de Bogotá se llama El Dorado?

Dale gracias a Dios que tienes gafas, Indiana.

12 comentarios:

  1. Yo también escuché estos comentarios de la película de Indiana Jones, porque obviamente tampoco pienso verla, y es de terror que deliren de esa manera. Lo peor de todo esto, es que hay gente poco culta, que se queda luego con esa imagen de la historia y luego la repiten como real. Nadie les pide que contraten un historiador (que no estaría de más),con google les sería suficiente para tener un panorama de cómo fueron las cosas.
    Pero esto es Hollywood con sus finales casi siempre cantados.
    Besos,
    Katia

    ResponderEliminar
  2. Es cierto: lo peor es que la gente no culta se remite a lo que vio en las peliculas como si fuera santa palabra.
    ¿Recuerdas como acomodaron la historia de Hercules para hacerla un cuento apto para niños?

    ResponderEliminar
  3. cierto...

    no es posible que las peliculas tengan tan mala base histórica... ja ja ja... si con esos disparates ganan un oscar, espero que no sea por mejor argumento...

    ¡suerte...!

    ResponderEliminar
  4. Creo que puedo decir que todos esperamos lo mismo: seria el colmo que esa coleccion de disparates mereciera medio premio.
    Gracias por comentar, Luis, y suerte con tu blog.

    ResponderEliminar
  5. Yo si la vere .. pero cuando salga en dvd, jeje. Lastima que tu post salio despues del mio ( http://arellanos.blogspot.com/2008/06/indiana-jones-y-el-reino-de-la-calavera.html ), sino lo hubiera referenciado... Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Juan:
    Mmmm, me parece que nuestros posts son del mismo dia: 6 de junio. Debe haber sido cuestion de horas.
    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  7. ja ja, tienes razón!

    te pondré un link a mi blog de películas!

    en todo caso y quitando estas imprecisiones típicas de los gringos...

    Sobre "Siento que Harrison Ford ya no está para esas andanzas",

    yo pensaba lo mismo, pero...

    la peli sí es buena y vale la pena verla,

    :)

    saludos muchos!

    ResponderEliminar
  8. Hola Marta:
    No tengo nada en contra de Harrison Ford. Nada, creeme. Pero prefiero verlo depilandose el pecho para salvar los bosques antes que haciendo una vez mas de Indy.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Gabriela

    Llegué por el blog de Marta. Yo si visioné la película. Y la verdad coincido contigo, y sólo agregaría que si tanto dinero se invirtió en realizar esta película, nada hubiera costado contratar a un buen historiador como asesor…

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Eso es cierto Martin: si inviertes millones en hacer algo bien puedes agregarle un poquito a la cantidad invertida para no terminar haciendo cualquier cosa.
    Y como digo en el post, hubiera sido suficiente preguntarle a cualquier alumno de primaria. Y creo que ni siquiera tendria que ser de los primeros del salon.

    ResponderEliminar
  11. Estimada Gabriela
    Te agradezco tu paciente lectura. Realmente te felicito por tu blog lo he leido con atención y es muy bueno.
    Un abrazo desde Argentina.

    ResponderEliminar
  12. No hay que pedirle peras al olmo. Si miren el presidente que tienen, no pidan que Spielberg sea un experto en historia y geografia.
    Mas bien, asi como ponen esas letritas al final de la pelicula que los nombres son inventados y que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia deberian incluir tambien que las ciudades, países, ubicación geográfica y etc.... tambien son inventados.

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.