lunes, 25 de mayo de 2015

Misterios que sí se resolvieron

A propósito de las dos entradas anteriores referidas a ángeles, vuelvo a publicar una entrada donde los misterios sí se resuelven.
------------------
El sonido misterioso
La mujer entró a su casa, que encontró vacía. Era esa hora en que ya casi no es de día pero todavía no es de noche, cuando en la calle sigue habiendo luz pero en las casas ya está oscuro.

La mujer entró por la puerta de la cocina, la entrada habitual a la casa. Dejó unas bolsas que tenía en la mano con compras y fue ahí que lo escuchó: "tic, tic, tic, tic". Imparable, casi inaudible en un comienzo pero persistente una vez que se percató del sonido. Tic, tic, tic, tic.

Puso su reloj a la altura de su oreja, aunque sabía que esa no era la fuente del misterioso sonido. Lo comprobó segundos después, el tic tac de su reloj era diferente. Este sonido le llegaba de lejos. Tic, tic, tic, tic.

Salió de la cocina rumbo al comedor en penumbra, y sintió alejarse el sonido. Definitivamente, provenía de la cocina. Miró por todos lados, se dijo primero que tal vez fuera un roedor entrometido. Luego del sobresalto inicial ante tal posibilidad la tranquilizó pensar que ningún animal haría un ruido tan acompasado. Tic, tic, tic, tic.

En eso, prendió la luz de la cocina y lo vio. En la pared opuesta a la puerta por donde había entrado, la oscuridad no le había permitido ver el flamante reloj anaranjado nuevecito que colgaba orgullosamente de un clavo puesto especialmente para la ocasión. De ahí venía el misterioso tic, tic, tic, tic.

El pan mordisqueado
En los últimos días, cada vez que sacaba una tajada de pan de la bolsa, la encontraba mordisqueada. O como si alguien hubiera arrancado toda una esquina.

La primera vez que encontró el pan así, revisó la bolsa buscando algún hueco por donde alguien hubiera podido arrancar el pedazo faltante. Nada, la bolsa estaba completa. Revisó el resto de tajadas y comprobó que la única incompleta era la que había estado encima de todas. Después de una concienzuda inspección, decidió que no había peligro en comérsela.

Al dia siguiente, de nuevo a la tajada de encima le faltaba toda una esquina. Volvió a revisar la bolsa, no había huecos y la única tajada afectada era la de encima. Una vez podía ser mala suerte, pero dos ya no. Sobre todo, después de que la vez anterior había las revisado todas las tajadas que quedaban en la bolsa.

Lo mismo pasó cuando ese paquete de pan se acabó y compró uno nuevo. Ya la cosa estaba teniendo asomos de algo en lo que no quería ni pensar.

Hasta que casi casualmente, como si lo acabara de recordar, su madre le dijo que iba a comprar una nueva bolsa de pan porque de las dos anteriores había estado sacando pequeños trozos para evitar tomar una pastilla en ayunas muy temprano cada mañana.

42 comentarios:

  1. Jajaja. ¡Vaya dos misterios más espeluznates, Gabriela! Nos encantan que ambos tuvieran final feliz.

    Besos a montones de las dos.

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se imaginarán cómo lo habrán pasado hasta descubrir qué era lo que pasaba.

      Eliminar
  2. Siempre aparece alguna cosa o ruido extraño. Ni qué decir cuando nos encontramos en una casa nueva.
    Besos Gabriela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Peor es en una casa vieja, Norma... ¡les suena todo!

      Eliminar
  3. Hola. todo un misterio... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  4. Qué misterio !!! Me encantaron ambas, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felizmente se resolvieron las dos historias, Abril.

      Eliminar
  5. Me gustan las dos historias, pero la segunda me trajo recuerdos de una de mis nietas cuando era pequeña pues en un descuido se comía las puntitas de los cachitos tostaditos que comprábamos para el té.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agarraba las partes más crocantitas, Yvette, casi como las papas fritas más chiquitas que siempre son las más valiosas.

      Eliminar
  6. Gabriela, estava quase chamando monsieur Hercule Poirot para resolver estes mistérios:-)
    Beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hubiera reunido a todos en la sala hasta descubrir al culpable, Nina.

      Eliminar
  7. Resueltos sin ningún percance...Muy bueno el misterio del pan :)))
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Laura. Felizmente no hubo ningún percance en la resolución de estos misterios.

      Eliminar
  8. Vale Gabriela, de vez en cuando, hacer públicos misterios resueltos.Es no hacernos la vida tan difícil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Esteban, y es darle dimensión cotidiana a hechos que de otro modo quedarían en el campo de lo desconocido.

      Eliminar
  9. Hola Gabriela, te devuelvo la visita... Veo que una de tus pelis favoritas es Cinema Paradiso, solo con eso me hago seguidora, jajaaj... Un beso desde el otro charco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita. Cinema Paradiso es una película encantadora, triste, alegre, esperanzadora. Lo tiene todo. Me encanta.

      Eliminar
  10. Es que todo tiene una explicación. Al menos así parece. Será?

    ResponderEliminar
  11. Reconozco que a mi me ha pasado igual que a la protagonista de la primera historia...
    (Que conste que no era mi casa, jejeje)

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, esos misterios que a una la dejan pensando, felizmente los pudo resolver, sino resulta inquietante.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Soñadora, nada más desconcertante que un ruido cuyo origen se desconoce. Me ha pasado,la sensación es desagradable.

      Eliminar
  13. Gabriela, has hecho muy bien en rescatar ambas historias que hacen sonreìr ya que despistan muy bien. La del reloj me hizo recordar que por aquel entonces tuvimos que cambiar de reloj en la cocina ya que el de siempre decidiò dejar de tictaquear...
    Un abrazo hasta Lima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tictaquear, qué bonita palabra. Chusa. Bueno, ahí tienes una fecha estimada de cambio de reloj en tu cocina.

      Eliminar
  14. En esas tesituras me he visto alguna vez envuelta hasta que conseguí por fin desvelar el misterio... ¡¡¡Tarea detectivesca ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces sabes el desconcierto que se siente cuando oyes el ruidito y no puedes precisar el origen. Misterio desvelado, tranquilidad asegurada.

      Eliminar
  15. Pues mira que me han gustado a mi estos misterios pero el segundo mas.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí lo que más me gustó es que se resolvieron, Inma Luna.

      Eliminar
  16. Gracias Gabriela por estar ;)
    Buen fin de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Creo que a todos nos ha pasado; ese minuto misterioso, inexplicable que hace que la piel se erice por un instante y el corazón de un salto instantáneo . Muy bueno gabriela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos instantes de incertidumbre son desconcertantes, Iela. Felizmente en estos casos, se resolvieron.

      Eliminar
  18. jajajaja menos mal no era un ratón en el segundo caso, saludos Hilda

    ResponderEliminar
  19. a mí me pasó pero el gato que adopté, resolvió el problema

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.