jueves, 26 de febrero de 2015

Crónicas de viaje: Ir al baño en Asia

Cuando se está de viaje es común encontrar diferencias en cosas que hacemos todos los días. Si eso pasa hasta al viajar entre ciudades de un mismo país, las diferencias son mucho mayores cuando se va de un continente a otro.

Hace poco más de un mes estuve una semana en la ciudad filipina de Cebú. Además, para llegar hasta ahí, tuve que hacer un cambio de avión en el aeropuerto de Narita, en Tokio.

Grande fue mi sorpresa cuando entré a un baño en el aeropuerto al llegar a Tokio y descubrir un apoyabrazos, casi como los que hay en el cine.

Fue inevitable tomar una foto
Cómo no va a despertar curiosidad
Hay controles para poner música que sirva de inspiración y también para ocultar ruidos incómodos. Otro control pone el asiento a una temperatura agradable y no me animé a probar los otros. Me sentía casi en un episodio de "La dimensión desconocida".

Uno de los baños que usé en Cebú fue otra historia. En ese caso, no era la cantidad de controles, sino las gráficas recomendaciones que estaban pegadas en la puerta.

De todas, fue la primera línea la que llamó mi atención. Dice: "Siéntate como una reina (dibujito que muestra cómo se sienta una reina), no como un sapo (dibujito que muestra cómo se sienta un sapo)".

Honestamente, nunca me he sentado, ni intentado siquiera, sentarme como un sapo. No conozco a nadie que se siente así al ir al baño. Es más, jamás se me hubiera ocurrido que alguien se pueda sentar como un sapo. En mi caso, siempre como una reina.

Lo que sí encontré fue un inodoro con cara de sapo.

Quién me hubiera dicho que hasta las costumbres para ir al baño cambian tanto de un lugar a otro. Todo esto también despertó la curiosidad de mi amiga Laura.

16 comentarios:

  1. Lo de la música esta fantástico :D
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la probé, pero coincido contigo en que la idea es muy buena.

      Eliminar
  2. Me dijeron que los compartimentos están muy separados para que no se escuchen sonidos indeseables.
    Besos Gabriela, desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2015/02/dieta-paleolitica.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo noté una separación normal, como la que estamos acostumbrados a ver. Tal vez en otros baños.

      Eliminar
  3. Ja ia ja. Qué cosa, no? Lo que hay que ver... bueno, cada día se aprende algo nuevo, como la forma de usar el baño. Personalmente prefiero el estilo "como una reina". Esperamos más historias de tu viaje a Filipinas.

    ResponderEliminar
  4. Quem diria que até no WC existem tais diferenças?
    Uma situação muito engraçada!
    Bom fim de semana, Gabriela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no lo veo, tampoco lo hubiera creído, Nina. Todo un mundo nuevo.

      Eliminar
  5. jajaja, interesante, divertido e higiénico que no es poco...
    he aprendido algo nuevo gracias a ti, Gabri. Feliz fin de febrero e inicio de marzo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas esas cualidades, Chusa. Es casi otra dimensión.

      Eliminar
  6. Realmente es curioso el tema y el water también.
    Yo he visto con gran satisfacción del quien me lo enseñaba...un agujero en el suelo....
    Y es que es variado el tema, para hacer lo mismo...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También de esos agujeros en el suelo, pero bastante sofisticados también. A esos no entré.

      Eliminar
  7. Menuda sorpresa. Seguiremos con los que tenemos, no creo que por aquí los lleguemos a conocer así :))
    Buena semana.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Honestamente, espero que no, Laura. Hay cosas en que la espontaneidad es mejor.

      Eliminar
  8. Impresionante Gabriela.

    Debe haber habido también un baño para sapos con indicaciones de que no se sienten como los humanos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no me extrañaría, como no me extrañaría que esos sapos también supieran leer, ja, ja.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.