jueves, 4 de agosto de 2011

Definitivamente, hay gente que se pasa

Como contaba hace algún tiempo, hay gente que se pasa. Y hay gente que se pasa y que encima se excede.

Lo que cuento acá lo vi y lo viví yo. No me lo contaron.

Venía caminando por la calle Colón, una calle miraflorina bastante estrecha. Era sábado en la tarde, del fin de semana de Fiestas Patrias. Había muy poca gente en la calle, muy pocos carros circulaban.

Por la misma calle Colón, avanzaba un tremendo bus de los que llevan turistas en sus recorridos por Lima. Me dio la impresión de que estaba vacío, pero no lo puedo asegurar porque era un ómnibus alto y tenía los vidrios oscuros. De todas maneras, es un detalle secundario y sin importancia.

Avanzaba el ómnibus por la calle Colón hacia el Malecón de Miraflores, en el mismo sentido que iba yo, cuando en eso se detuvo repentinamente. Después vi claramente que el chofer del ómnibus bajaba rápidamente. Pensé que tal vez tendría una emergencia.

Detrás del ómnibus había tres carros, que acataron la parada sin el menor problema. Cuando me di cuenta, el chofer estaba muy campante comprándole fruta a un señor que tiene su puesto en la esquina. Debo anotar que el señor frutero es sordo y toda transacción con él toma su tiempo.

Me pareció que estaba siendo testigo de la frescura más grande del mundo. Un hombre que maneja un tremendo bus se para como si nada a comprar fruta, sin detenerse a pensar un segundo en los carros que venían detrás. Él era dueño de la calle, del tiempo de todos, de los derechos de todos.

Ah, no, me dije, eso si que no. Al pasar cerca del hombre, aunque a prudente distancia, le dije a voz en cuello: "¡Oiga usted, no sea fresco! ¡Mire el atoro que está causando atrás de su ómnibus!"

Parece que eso alertó a los conductores de los autos que venían atrás, porque comenzó el concierto de bocinas. El fresco del chofer, con cara de 'yo no fui', no tuvo más remedio que subirse a su ómnibus y partir.

Definitivamente, hay gente que se pasa.
-----------
Global Voices en castellano está llevando a cabo un festival de blogs titulado México: ciudadanía, violencia y blogs. Los invito a leer los lineamientos del festival.


22 comentarios:

  1. Saludos de USA.
    Gabrielita, definitivamente, el chofer era
    un fresco, pero, no me llama la atencion,
    esto ha sucecido siempre en el Peru con mu-
    cha frecuencia.No me alcanzaria el tiempo
    para contar cuantas veces he sido testigo
    de cargo de hechos semejantes.
    Te quiero mucho.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
  2. hola, estaba visitando a todos los blogs del concurso de los 20 blogs y el tuyo me ah parecido interesante, asi que te he dado un voto y espero votes por mi tambien en la categoria de literatura.

    http://20blogs.pe/votar/?id=10

    un saludo

    ResponderEliminar
  3. ah Gabriela! organizando levantamientos! ya veo, ya veo ;) Ja ja, un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Este conductor pasaba olímpicamente de todo. La cosa tiene gracia visto desde lejos, pues si soy yo la que voy detrás en el coche, le meto un pitido que o llega el guardia o se arma.
    Se ve que este hombre o le importa un pimiento quien lleva prisa, o él no se mueve dentro de los engranajes del tiempo y va completamente a su bola.
    Gabriela, no sabes lo que tu relato me ha hecho evocar los lugares de Lima que conozco sólo por haber leído hace muy poco la novela de Vargas Llosa "La ciudad y los perros". Me encantó.
    Un abrazo desde Venecia al Perú para ti.
    Chusa

    ResponderEliminar
  5. Muchos piensan que por llevar un vehículo de gran tamaño son los amos de la carretera. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. No creo que "gente que se pasa" exista solo en el Perú. Los hay y habrá siempre en todos los países del mundo. Eso pienso al menos.

    ResponderEliminar
  7. Mi hermana de Costa Rica dice en esos casos: "Es mucho con demasiado". Tienes toda la razón de gritarle....y de ponerte lejos de sus garras.

    Cariños invernales. Hace mucho frío y dicen que hoy lloverá.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por el apoyo, Cyrano. Creo que hubieras hecho lo mismo.

    Pasaré por ahí, Francisco.

    Esto no solamente pasa en el Perú, Consuelo. La frescura no es patrimonio exclusivo de estas tierras, eso lo sé.

    Gracias, Felipe. Votaré por tu blog.

    A veces hace falta, Marta.

    Precisamente este es el barrio miraflorino de Vargas Llosa, Chusa.

    Exacto, Chelo, como si tener tremendo carro les diera licencia para todo.

    Coincido contigo, Anónimo.

    Buena frasem, AleMamá. Y si, me puse a prudente distancia... nunca se sabe.

    ResponderEliminar
  9. Saludos de USA.
    Gabrielita. No dudo de que haya infinidad
    de paises, que practiquen este tipo de a-
    busos; solamente comentaba sobre mis expe-
    riencias vividas.Soy testigo que una perso-
    na dejo su carro, muy bien estacionado en
    la calle, toda la noche y la policia la mul-
    to, era mas alta de lo que costaba el ca-
    rro. Desafortunadamente el carrito ya tenia
    ocho anos;Al final no se como hizo porque
    tuvo que sacarlo del deposito, cada dia era
    un dineral mas por el deposito.Mi intencion
    no ha sido ofender a nadie. Soy una persona
    muy respetuosa.Te quiero.
    Cotiti.

    llevo y no lo pudo sacar, porque la multa

    ResponderEliminar
  10. Hola Gabriela, he llegado a tu blog gracias al comentario que has hecho en el mío. Tengo que decirte que mi blog se llama así en homenaje a esa maravillosa canción peruana que conocí a través de María Dolores Pradera a la que admiro profundamente.
    Muchas gracias por el cariño que has transmitido con tus comentarios y me alegro de haber podido contactar contigo.
    Un beso
    Laly

    ResponderEliminar
  11. Hola Gabriela,

    Ver estas cosas es, hasta cierto punto, desesperante. Aunque no manejo, ver ciertas actitudes de los que sí lo hacen me sacan de quicio y no me puedo quedar callada ! "Reniego" de esas cosillas y hasta, a veces, le he pegado gritos a esos conductores abusivos e imprudentes.

    Me alegra saber que no soy solamente yo la que da gritos... (risas)

    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  12. En España tenemos los dos extremos: están los que, como cuentas en esta entrada, están por encima de todo y de todos y por otro lado, los intransigentes que no son capaces de ponerse en el lugar del otro y, a la mínima, si se te ha calado el coche o te vuelves un momento a atender a tu hija pequeña que está llorando, te acribillan con el claxon cuando el semáforo se pone en verde.
    Afortunadamente, son minoría...
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Impresionante!! La gente se pasa a veces...pero yo creo que no lo hizo de fresco...sino de bruto como pasa casi siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Hola Gabriela!!
    La verdad que en mi país los camiones grandes y los bus se creen los dueños de la calle , y hacen lo que quieren .

    En el super yo tb, soy la que separo como vos , y tb, me gusta mirar a las personas que tengo delante .

    En referencia al caballero , yo si qiero dejar pasar a alguien y tengo más personas les pido permiso a ellos .A veces las personas no se dan cuanta de eso detalles .

    Un beso , cuidate .
    Nancy

    ResponderEliminar
  15. Qué difícil situación. Mucho peor, poner al fresco en su sitio, sin quedar mal con los turistas.

    Buen día.

    ResponderEliminar
  16. En todas partes se cuecen habas, Consuelo.

    Gracias Laly, y bienvenida.
    Acá también hay de todo, pero de los que hay en exceso es de los que no aguantan ni medio segundo de demora.

    A mí también me alegra saber que no soy la única, Cris.

    Mejor le damos el beneficio de la duda, Katy.

    Es lo malo de los carros grandes, Nancy.

    Ni siquiera sé si el bus tenía turistas, Óscar. Pero me hubiera dado igual, lo hubiera hecho de todas maneras.

    ResponderEliminar
  17. Oh Gabriela, y si vieras acá que la gente se para a CONVERSAR mientras atrás uno tiene que "chuparse" el conversado del de adelante.
    Definitivamente, el respeto es algo que se ha perdido en todos los sentidos y lamentablemente los que aún tenemos ese valor dentro tenemos que sufrir las consecuencias de esa pérdida.

    ResponderEliminar
  18. algo así hacen los choferes de camión (así le decimos al transporte público en México), se bajan a comprar cosas con toda la calma del mundo y uno con prisas para llegar al trabajo :D

    ResponderEliminar
  19. Hola querida Gaby,
    Me estoy poniendo al día con mis amigos despues de mis largas vacaciones, vengo de USA, donde te ponen papeletas por todo, y llego a mi país donde todos hacen lo que quieren. Lo que comentas es tan común, que dicen que quien conduce sin ningún accidente, puede manejar en cualquier parte del mundo. Cuanto más grande sea el carro que manejan, !!más poderosos se consideran !!, son dueños de las pistas. Los turistas ya lo saben.
    Cariños, seguiré deleitandome con todos los que me faltan leer.

    ResponderEliminar
  20. A conversar y a enviar mensajes de texto, Cheluca. Eso también lo he visto.

    Creo que acá nadie dejaría que un chofer cometiera tamaña frescura, Hilda.

    No creo que acá la gente haga lo que quiera, Maricarmen. Mira lo que pasa cuando alguien trata de colarse, vas a ver que todos saltan a reclamarle al 'colón'.

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.