sábado, 20 de agosto de 2011

Relato (cuasi)kafkiano - conclusión

Para las dos primeras partes, ver acá y acá.

G no se equivocó con su cálculo: en los primeros meses de 2011, recibió una nueva notificación a través de la cual le pedían que presentara copia autenticada notarialmente de todos sus recibos de honorarios emitidos durante el ejercicio 2008 y copia autenticada notarialmente de todos los certificados expedidos por las empresas a los que había prestado servicios y que acreditan ls retenciones de impuestos correspondientes al ejercicio 2008. Le concedían el magnánimo plazo de cinco días útiles para presentar todos los documentos.

El colmo, pensó G. Ya ni es necesario decir a dónde le llegaba el hartazgo en este punto de la historia. Simplemente le parecía increíble que le pidieran tal cantidad de documentos, con acreditación notarial encima que, obviamente, debía salir de su bolsillo.

Lo recomendable sería solicitar dichos certificados de retenciones al término de cada ejercicio, pero G no lo ha hecho nunca. Nunca los había necesitado y ciertamente en esta oportunidad no se iba a angustiar por eso. Total, pensó, si alguien debe probar que percibe ingresos como si figurara en la planilla de la universidad es el ente administrador y nadie más.

Preparó un nuevo escrito. En tono cargado de cachita, dijo que no tenía la menor intención de perder tiempo ni menos dinero en conseguir y certificar una serie de documentos que ya había entregado en copias simples ni en solicitar los certificados de retención. Terminó diciendo que el error no venía de su parte sino de una confusión por parte del ente administrador y que de ninguna manera iba a darles gusto con su pedido, porque esa no es la manera de generar una cultura de confianza hacia los contribuyentes. En buena cuenta: más les valía creer en su dicho sustentado con lo que ya había mandado porque no iba a hacer ningún esfuerzo por ayudarlos.

Cuando G fue a entregar el documento, la persona de la mesa de partes le lanzó una mirada extrañada. Tal vez nunca había leído un escrito con esas palabras.

Para no hacer más largo este relato, lo termino acá. La semana pasada, G recibió una nueva notificación, casi siete meses después de la anterior. Esta vez, era la copia de la notificación enviada a la universidad con nombre de santo que, como deferencia, hacían llegar simultáneamente a G. Al leerla, G no pudo aguantar la risa: se le pedía a la universidad que enviara la relación de pagos hechos a G durante el ejercicio 2008.

¿Qué parte de toda la historia no han entendido estos?, se dijo. Su risa fue primero porque no le decían ni una palabra sobre su escrito faltoso. Su risa también fue porque su nombre estaba mal escrito, o sea que la universidad jamás iba a encontrar ese nombre en sus planillas, aunque figurara en esas planillas (punto a mi favor, se dijo feliz de la vida). Pero lo que más risa le dio fue que a la enorme universidad le concedían el archimagnánimo plazo de tres días útiles para remitir la información. Pensando en lo que demora un papel en pasar de un escritorio a otro era casi seguro que el destinatario final lo recibiría cuando esos tres días estuvieran mucho más que vencidos.

La historia llega hasta acá. Fue cuando supe de esta notificación que empecé a contar esta historia en tres partes. Prometo actualizarla a medida que avance, siempre que G lo permita. Todo este relato viene con su autorización. A ver cuánto demora un cuarto episodio de la trama.

Mientras tanto, G, a tener paciencia nomás.

12 comentarios:

  1. Es una historia real y al mismo tiempo increíble,muchos se verán reflejados en ella.
    Tu amiga G, tiene la paciencia a prueba de todo, y veo que lo toma alegemente, bien por ella. Esperaremos otro capítulo de la historia de la Sunat.
    Cariños,
    Maricarmen

    ResponderEliminar
  2. Saludos de USA.
    Ay! Que burocracia Dios mio! Ojala que el
    problema llegue a su fin para cuando sea
    bisabuela, si no, va a tener que dejarlo
    de herencia. Te quiero mucho.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
  3. "Mucho con demasiado" es casi tan difícil de seguir los detalles tal como me pasó a mi con una que conté hace poco.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Gabriela,

    Mucha paciencia la de G.

    Notificaciones para aquí, allá, y más allá... será para decir que están "trabajando" según como lo entienden aquellos burócratas.
    Seguramente pasará medio año hasta que a G le llegue otra notificación!!!

    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  5. Esto es increíble !!!
    Que figure en un lugar donde nunca trabajo es muy raro , por Dios , mucha suerte para G que se soluciones todo pronto .

    Un beso , cuidate y feliz domingo .
    Nancy

    ResponderEliminar
  6. qué ineficencia!
    querida Gabriela, el secretario del tribunal, no es ministro de fe que pueda autorizar estos documentos (con las mismas facultades que un notario?), pero que no cobre?
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Definitivamente, Maricarmen, la paciencia de G no es a prueba de todo. Es más, casi no tiene paciencia.

    Supongo que es capaz de dejar todo como está, Consuelo.

    A veces pasa, AleMamá.

    Creo que medio año es un plazo muy corto, Cris.

    Ojalá, Nancy, aunque parece difícil.

    Todo es el colmo en esta historia, Cyrano.

    Claro que hay funcionarios que pueden dar fe en las entidades, Marta, pero cobran y más que seguro que no tienen los documentos en tres días. Ni en una semana.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡Oh Padre!!! Es lo que nos preguntamos... ¡¡¡Por qué hacer las cosas fáciles si complicadas también funcionan!!!
    Paciencia a G y que te dé autorización para ir actualizando!
    Un abrazo para ti querida Gabriela.

    ResponderEliminar
  9. This story is starting to remind me of "The Da Vinci Code". I think your friend has done more running around than Robert Langdon! Wow! Amazing delay tactics!

    ResponderEliminar
  10. ¡Noooo!

    El justificado término referido a la "BURROCRACIA" queda muy corto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. O sea, el pobre todavía no termina su calvario?? ah que horror!!! en todos esos trámites va a gastar lo que le van a devolver, si es que lo hacen!

    Saludos y suerte a G. Hilda

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.