viernes, 26 de febrero de 2010

Cuando no es una es otra...

Ahora que por estos lares estamos a punto de iniciar un nuevo año escolar, los medios de comunicación nos saturan con notas y recomendaciones de cómo hacer una lonchera saludable, qué incluir y, sobre todo, qué excluir.
Entonces vienen los términos grasas trans, grasas polinsaturadas, grasas saturadas, grasas hidrogenadas. Grasas en casi todos los tamaños, formas y colores. Como para satisfacer el gusto de todos los clientes. Lo que nunca he visto es que expliquen a los ignaros qué son las grasas trans, polinsaturadas, saturadas, hidrogenadas y similares. Qué son y dónde están, para que las mamás puedan saber qué deben excluir de las loncheras de sus hijos.
Pero lo que fue una completa novedad para mí fue una lista que encontré hoy. Una lista de alimentos peligrosos. Lo novedoso es que su peligro no radica necesariamente en sus componentes. La lista original, en inglés, en la página web de la revista Time.
A continuación, indico algunos de los que llamaron mi atención.
1. El hot dog: pero no por ser embutidos ni por tener no sé cuál de los tipos de grasas. No... Los hot dogs son peligrosos por su forma, porque pueden provocar que los niños se atoren al comerlos. La Academia de Pediatría de Estados Unidos ha recomendado que sean rediseñados.
Mi generación creció comiendo este embutido en muchas formas. Creo que todos recordamos las queridas salchipapas. Nunca he sabido de nadie que se haya atorado por culpa de su forma.
2. Las hojas verdes: a pesar de haber pasado mi vida oyendo que hay que comer verduras, ahora resulta que las hojas verdes como la lechuga, la col y la arúgula son potencialmente peligrosas porque pueden no estar bien lavadas.
O sea que porque hay personas que no tienen tiempo, o ganas, de lavar las hojas verdes antes de comerlas, ya no podremos disfrutar de una ensalada César.
3. El atún: debido a sus altos niveles de mercurio, ahora deberemos mirar con desconfianza cuando nos ofrezcan una apetitosa causa limeña.
4. La yuca: si no está bien preparada puede producir cianuro, un componente mortal que puede envenenar a quien lo consume.
He leído muchos libros de Agatha Christie, pero nunca me imaginé que matar fuera tan fácil como comer una yuca.
5. El café: no por la cafeína, sino porque uno se puede quemar el cuerpo si está muy caliente y lo derramamos encima de nosotros. El café no es una bebida que yo tome, pero si el argumento para su peligro es la temperatura, habría que incluir a la leche (eso si me molestaría, y mucho), el té y todas las infusiones que se les pueda ocurrir.
O sea que porque alguien fue torpe y derramó su café, mi amiga del blog Coffeewallah no podrá disfrutar de su preciada bebida.
Bueno, parece que cuando una sociedad se desarrolla y ya no tiene que preocuparse por cosas intrascendentes como alimentar a los niños cuando tienen hambre es que surgen estas importantísmas listas que todos los demás debemos seguir sin chistar. Total, es por nuestro bien y tenemos que agradecerles.
--------
A través de mis amigos Esteban y AleMamá, hago llegar un saludo a todos los chilenos en los momentos difíciles por los que están atravesando.

14 comentarios:

  1. Mucho, Lucho, jeje
    Hay cosas de sentido común y otras para el olvido, pero te puedo aportar algo en primera persona: cuando era muy chica, de unos 5 ó 6 años, casi me ahogo con una hoja de lechuga de ensalada. La ponían entera en mi casa, sin picar, y como que la aspiré y se me fue para atrás tapándome el conducto respiratori....como había visitas, nadie se daba cuenta. Fue bien terrible, y por años no comía de la lechuga nada más que los tallitos...sí, le sacaba toda la hoja comiendo lo que quedaba.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ante esto, solo puedo ponerte:
    PLOP !!!
    Cual Condorito.
    Besos,
    Silvana

    ResponderEliminar
  3. Juaaaa!!Son los problemas de la gente que no tiene problemas.
    Realmente parece un chiste no?
    Un dìa en la tele vi a un tipo que explicaba que los encendedores eran muy peligrosos, sobre todo para las mujeres, a lo cual el periodista preguntò por què razòn y el otro le contestò que en todo caso habìa que aclararles bien que para usarlo tenìan que sacarlo antes de la cartera y ahì recièn encenderlo.
    Increìbles las explicaciones de la lista que mencionas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me acuerdo que hace tiempo vendían unas gelatinas chinas que tenían un trocito de fruta. Eran muy buenas pero dizque por el trocito de marras muchos niños casi habían muero asfixiados.

    Naaahh...

    ResponderEliminar
  5. AL FINAL...TODO SIGUE IGUAL....COMO LA CANCIÓN AQUELLA QUE NOS TRAE RECUERDOS...ES QUE NOS TIENE QUE PASAR ANLGO PARA RECIÉN REACCIONAR...SIEMPRE DISFRUTO DE TUS BLOGS...POR CIERTO YA TE CONTARON QUE SE VA A IMPONER EL AULA VIRTUAL?...VAYA NOVEDAD...AL MENOS ACÁ SERÁ BIEN COMPLICADO QUE LAS GENTE SE ACOSTUMBRE A ELLO...QUE TODO SEA POR LA MODERNIDAD...VAYA QUE CAMBIÉ RADICALMENTE DE TEMA...SALUDOS..Y QUE TODO TE VAYA BIEN MI QUERIDA GABY.

    ResponderEliminar
  6. Tienes razon... exageran los "peligros", lo triste es que la gente cree todo lo que esta escrito.

    ResponderEliminar
  7. en mexico acaban de prohibir la comida chatarra en las escuelas. Cero papas fritas, cero refresco, cero dulces!

    ResponderEliminar
  8. Mmmm... Me pregunto a qué se refieren con la yuca "prepared incorrectly". ¿Qué es lo que hace que la yuca suelte cianuro? ¿Qué es lo que no se debe hacer al cocinarla o qué precaución hay que tomar? Que yo sepa, nunca nadie se ha complicado tanto para sancochar yuca. Según los señores de Time, entonces, ¿un cocinero principiante podría causar un envenenamiento en masa porque no cocinó bien la yuca?

    Lo del hot dog lo leí hace poco también en Internet. Me sigue pareciendo increíble, aunque dan un porcentaje de casos. ¿Pero se debieron a la forma misma del hot dog, o a otras circunstancias (como haber estado hablando con la boca llena, por ejemplo)?

    Además, en el caso del café, como dices, lo mismo se puede aplicar a otras bebidas calientes. No es problema del café. Y por el hecho mismo de tratarse de una bebida que se sirve caliente, se debe manejar con cuidado. En el caso de la señora que menciona Time, según he leído por ahí, fue una torpeza de ella, al colocarse el vaso de café entre las rodillas, para luego tirar de la tapa.

    ResponderEliminar
  9. Hola AleMamá. Ante todo, un saludo solidario.
    A mí me pasó más o menos lo mismo con una uva hace años: se me quedó atorada y no se mevía ni para atrás ni para adelante. Pero no por eso voy a decir que comer uvas es peligroso.

    ¡Plop! ¡Exijo una explicación, Silvana! ja, ja

    ¿Qué es más peligroso, Katy? ¿El encendedor o la persona que lo maneja?

    Esas gelatinitas eran buenazas, Renzo... ¿pero peligrosas?
    Naaahhh....

    Si supe del aula virtual, Antonio. Habrá que ver qué tal sale eso.

    No solamente lo creen, Carmen, en muchos casos lo toman como una verdad inflexible.

    Buena medida, Zocadiz, pero los peligros de esos alimentos son razonables y nada tienen que ver con la lista de Time.

    Yo tampoco he oído nunca de intoxicación masiva por culpa de una yuca. Con bacalao si, hace mucho tiempo, ja, ja.

    ResponderEliminar
  10. Hola Gabriela:

    Desde hace tiempo estoy convencido que, salvo excepciones muy precisas, uno puede comer de todo, porque tarde o temprano le dirán que cada una de esas "cosas" le hacen mal.

    (Gracias por la solidaridad y apoyo
    debido a "nuestro" terremoto).

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Creo que en este caso el peligroso era el tipo que daba esas explicaciones jaja.

    ResponderEliminar
  12. Menos mal ya estoy grandecita para no ahogarme con los hot dogs!! :) y los como de salchicha de pavo!
    Menos mal sí lavo las hojas verdes y muy bien. No conozco la yuca y el café me gusta tibio :)
    Lo que sí me traumó es el atún porque me gusta mucho!!! :(

    Saludos afectuosos. Hilda

    ResponderEliminar
  13. ¿Y si en lugar de eso enseñamos a los niños a masticar bien?

    ResponderEliminar
  14. Dicen que lo que no mata engorda, ¿no Esteban? Después de leer esta lista, no me queda duda.
    De otro lado, no hay nada que agradecer.

    El tipo era peligroso... y las explicaciones lo eran más, Katia.

    A mí me traumó todo, Hilda. Igual que cuando leo los efectos secundarios de cualquier medicamente. Me dan ganas de no tomar nada, ja, ja.

    Buena idea, María Jesús. Pero tal vez sería mejor enseñar a los "expertos" a hacer listas.

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.