jueves, 26 de marzo de 2009

Por esas cosas...

Por esas cosas que pasan, no te llamaba muy a menudo. Siempre pensando que tu trabajo en una trasnacional te tenía tan ocupada, no te escribía ni te llamaba mucho para no alterar tu ya recargada rutina.

Por esas cosas que pasan, la última vez que vi tu nombre en mi bandeja de entrada fue a comienzos de diciembre, cuando me respondiste el saludo de cumpleaños que te mandé. Me contabas que habías decidido regalarte ver la cara de sorpresa de tus hijos cuando se encontraran contigo a la salida del colegio.
Me lo dijiste por escrito y aun así pude notar tu alegría al leer tu mensaje.
Por esas cosas que pasan, hace pocos días estuve pensando en ti. Recordaba cómo nos atacábamos de risa en nuestro cuarto de hotel en Cartagena de Indias, imitando a ese señor cubano de Miami que viajaba solo, cuando nos contó que "el hijo suyo" le había aparecido con un nieto que fue una sorpresa para toda la familia, empezando por la "nuera suya". Y de la cara de desconcierto del peruano que también viajaba solo, cuando intentaba comprarle vestidos a los ambulantes para su esposa e hija que se habían ido a Buenas Aires, mientras que él había preferido Cartagena. Para no pelearse, nos contó después, decidieron que cada quien hiciera el viaje que quería.
Eso me llevó a recordar tu risa sonora y las carcajadas que nos mandamos cuando descubriste que habías olvidado la clave de esa maleta super poderosa que-no-necesitaba-candado, de los malabares que hicimos para que finalmente la pudieras abrir y de cómo terminamos recorriendo muchos san andresitos caratageneros buscando un candado para la maleta super poderosa que-terminó-necesitando-candado.
Por esas cosas que pasan, pensé hace pocos días mandarte un corto "hola, ¿cómo estás?", pero no lo hice para no distraerte de tus ocupaciones. Quizá porque pensé que podría hacerlo después, en cualquier momento.
Por esas cosas que no deberían pasar, hace pocos días recibí la llamada que me decía que ya no estabas. Que algo que salió mal en una cirugía había silenciado tu risa para siempre.
Por esas cosas que pasan, no lo quise creer hasta no ver tu nombre en esa sección del periódico en la que uno no quiere nunca ver el nombre de una persona cercana y querida. Una cosa fue ver tu nombre en mi bandeja de entrada, y otra muy distinta fue verlo en esa página.
Desde este pequeño rincón, envío un saludo a la querida amiga que nunca dejó de reír y sonreír, a pesar de lo mal que algunas veces lo pasaste. Un saludo, no una despedida, porque afortunadamente las personas como tú no se van...

24 comentarios:

  1. Esto pasa muchos más de lo que parece , no solo con los amigos si no con los familiares .
    No se si es una historia o te ha pasado en realidad ; si así es , lo siento mucho , uno se enrosca en el trajin del trabajo la casa y los hijos y nunca llega ese momento .A mi tb me pasa y esto te hace pensar en darte un tiempo para los amig@s y familiares .
    Un beso , cuidate .
    Nancy

    ResponderEliminar
  2. Lamento mucho la pérdida de tu amiga.
    Muchas veces no reflexionamos en lo frágil que es la vida: un día somos y al siguiente ya nos fuimos. Y no reflexionar nos impide dar mayor peso a lo importante antes que a lo urgente.
    te mando un abrazo enorme.
    Muy lindo el post, recordar es volver a vivir.
    nos leemos.

    ResponderEliminar
  3. Lo lamento, no debió suceder, pero eso lo supimos muy tarde.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Conteste tu pregunta en mi blog .
    Un beso , cuidate .
    Nancy

    ResponderEliminar
  5. ¡qué triste! ¿una amiga muy cercana?

    besos

    ResponderEliminar
  6. Si Nancy, lo que cuento es real... lamentablemente. Y gracias por la respuesta, ya me di una vuelta por tus recetas.

    Ciertamente, Zocadiz, de una manera muy triste y definitiva aprendí que a veces vale la pena dejar de lado lo urgente y atender lo importante.

    Gracias AleMamá. Gracias Renata.

    ResponderEliminar
  7. Las partidas son muy tristes, más aún si es de una persona con la que se ha compartido momentos gratos, y que piensa que en cualquier momento los volveremos a vivir. Esto nos hace reflexionar que el dejar pasar el tiempo sin decirle un !HOLA COMO ESTAS, TE RECUERDO SIEMPRE!, hace una gran diferencia, un minuto que no lo utilizamos acercandonos a los amigos, duelen mucho cuando ya no los tenemos.
    Lamento mucho lo de tu amiga, es hermoso que la recuerdes con los momentos que disfrutaron juntas, y en tu corazón siempre estará presente.

    Cariños,
    Maricarmen

    ResponderEliminar
  8. Creo que me entiende usted. Tal vez no todos los poco significado oculto de su hermoso escrito, pero he entendido lo que es hermoso.

    You either have to live with my Spanish or ask me to comment in English only :-)
    p.s. many thanks to Google Translate, lol

    ResponderEliminar
  9. Un "hola, ¿cómo estás?" es muy importante, Maricarmen. Damos por hecho que lo podremos hacer después, pero lo triste es cuando no hay después.

    Don't worry, Abufares, you are and always will be welcome here... English, Spanish, whatever makes you confortable, as long as you come back.
    ;)

    ResponderEliminar
  10. Paso a visitarte por primera vez.
    Siento la pérdida de tu amiga.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Solamente recuerda que cuando un amigo se va...ya lo dice A. Cortez, lamento tu pérdida, pero la vida sigue,
    Un saludo desde México!

    ResponderEliminar
  12. Oh, Gabriela, I'm so sorry for the loss of your friend. It does happen but it doesn't make it any easier. What beautiful writing. I'm sorry I've been away so long...I will try to visit more often.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Quidquid. Y ojalá regreses por acá otra vez.

    Gracias, Canto en Flor. He estado recordando mucho esa canción de Alberto Cortez, sobre todo en la parte de "queda un tizón encendido que no se puede apagar ni con las aguas de un río". Pero la vida sigue, claro que si.

    Thanks Mariyah. Welcome back! I really hope everything is OK with you.
    :D

    ResponderEliminar
  14. Que enorme tristeza, tantos momentos sin iniciar, palabras no dichas… se que todo te es muy duro. Confía en los recuerdos tan bellos que guarda tu alma; que son ellos y la paz que te brindan todos tus seres queridos la mejor fuente de alivio. - Cesar

    ResponderEliminar
  15. Gaby no lo puedo creer. Recuerdo perfectamente tu viaje a Cartagena, aunque no conocí a la amiga con la que fuiste. Que pena, que duro. Solo te puedo decir que nunca pienses que un saludo, un hola como estás, va a molestar a alguien. El que alguien querido te recuerde siempre cae super bien, aunque estés en el peor de los stress laborales. Nunca dejes de escribirme! Besote.
    Miralara

    ResponderEliminar
  16. Terrible lo que cuentas Gaby, sobre todo cuando las cosas pasan derrepente, sin estar uno preparado.
    En ese momento que pensaste mandarle el saludito seguramente estarían conectadas por el pensamiento, ella debía saber cuanto la querías.
    Te mando un beso
    Katia

    ResponderEliminar
  17. Gracias César. Los recuerdos de tiempos felices son de gran ayuda, y la presencia de los que más quieres también.

    Yo también me acuerdo, Miralara, de haberte contado todo ese viaje paso a paso. Tal vez hasta te conté el episodio del candado. Y esto me enseña a no pensar que uno estorba por mandar un corto saludo.

    Lo que me dices me reconforta, Katy. Espero que ella siempre haya sabido el cariño que le tenía, a pesar de no vernos muy seguido.

    Gracias Marta.

    ResponderEliminar
  18. Me asocio Gabriela a tu dolor sin solución. Se podrá atenuar, pero siempre nos dolerá no haber tenido la ocasión de hacer juntos tantas otras cosas. Te lo digo por experiencia.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  19. Lo lamento Gabriela, me pasó hace poco con una amiga y es difícil pensar que ya no están físicamente, aunque en el corazón sí. Saludos y un abrazo. Hilda

    ResponderEliminar
  20. Gracias Esteban, realmente es un dolor muy grande, creo que más grande por el hecho de no haberla frecuentado más.

    Es lo más difícil, Hilda, saber que ya no está ahí. Todavía no lo asimilo del todo en verdad. El tiempo lo cura (casi) todo, eso lo sé por experiencia, pero de todas maneras...

    ResponderEliminar
  21. La vida... Oh la vida!!!! Es un vaivén de cosas buenas, un vaivén de cosas malas...

    "Por esas cosas que pasan" terminamos olvidando que antes que abogados, médicos, bachilleres, músicos o analfabetas somos seres humanos... y nos entregamos a una vida que no es nuestra propia vida si no una máscara de "haceres" con la que terminamos olvidando somos Pedro, Juliana, Martica, Gabriel...

    Un abrazo lleno de tranquilidad y que este sinsabor pase pronto!

    Cati

    ResponderEliminar
  22. Gracias Caty, tus palabras reconfortan. A veces debemos despojarnos de los títulos y etiquetas y ser solamente Gabriela, Cati, Marcela, Gonzalo o lo que fuera.

    ResponderEliminar
  23. Qué bonito homenaje le rindes. Yo creo que los amigos de verdad son esas personas que aunque lleves una eternidad sin comunicarte con ellas, cuando de nuevo lo haces es como si el tiempo no hubiese transcurrido. Por eso no es un adiós ¿verdad? Es más bien un "hasta luego".
    Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.