jueves, 19 de marzo de 2009

Chiquitín, grandulón (*)

Tu cometa no tiene más piolín... chiquitín
La dejaste olvidada en un rincón... grandulón
Ya no escarbas el vientre de aserrín... chiquitín
A tu viejo caballo de cartón... grandulón
Ya no tiene bandidos el jardín... chiquitín
Y tendré que alargarte el pantalón... grandulón
Encontré sin querer un folletín... chiquitín
en tu cuarto, escondido en un cajón

Entre recuerdos imborrables se quedaba
dormida mi infancia
La pubertad, como una rosa me brindaba
toda su fragancia.
Mi pobre madre a escondidas se decía,
mirando al espejo:
"los chicos crecen y al crecer todos los días
nos hacen más viejos, nos hacen más viejos".

Y mientras tanto dándome la bienvenida,
estaba la vida.

Ha empezado a sonar el cornetín... chiquitín
Otras cosas reclaman tu atención... grandulón
Ya te excita el aroma del jazmín... chiquitín
Y sospecho saber por qué razón... grandulón
Ten cuidado no acaben en motín... chiquitín
Tus ingenuas urgencias de varón... grandulón
Porque tú formas parte del festín... chiquitín
Y te pueden comer el corazón

Entre los pliegues de mi alma, agazapada
quedó mi inocencia
Como un vigía, controlando la escalada
de mi adolescencia.
"¡su despertar es demasiado prematuro!", decía mi madre
Y sin poder disimular todo su orgullo
reía mi padre, reía mi padre.

Y mientras tanto dándome la bienvenida...
estaba la vida.

Quién pudiera otra vez ser el delfín... chiquitín
que comienza a salir del cascarón... grandulón
navegar otra vez tu bergantín... chiquitín
aunque sea nomás... de polizón
¿Te acuerdas del Pillín?
¿Y de cuando gritábamos a toda garganta en el garaje de tu casa de antes eso de "¡Me da cólera!"?
¿De la vez en que te pregunté por tu pelo, y tú me dijiste "'tá cotado"?
¿De tus inagotables ganas de que te contara una historia, siempre diferente?
¿De cuando me llamaste por teléfono a contarme que "el otro día te habías pasado de la raya"?
¿Y de la vez que espanté los monstruos de debajo de tu cama?
¿De cuando te recogía del nido y me acompañabas a la notaría que está a la vuelta?
¿Y de las infinitas veces que te pedí que me dijeras por qué te quiero tanto?
¿Y, sobre todo, de la increíble vez que me respondiste?

Cuántas cosas más habremos pasado juntos, ¿no? Espero que nos quede cuerda para que sean muchas más.

xD
---------------
(*) "Chiquitín, grandulón" de Alberto Cortez

8 comentarios:

  1. Que nostalgias de las etapas pasadas. Más vale que cada día se disfrute porque si no, la nostalgia viene con más fuerza.

    ResponderEliminar
  2. Los sobrinitos crecen...lástima que nosotros también :)..pero además el cariño y el amor, y eso está bueno.
    Muy lindo post.

    ResponderEliminar
  3. Es necesario disfrutar cada día, Zocadiz, casi como un imperativo. Pero es inevitable recordar los tiempos idos.

    Ese sobrino es más que bacán, Eduardo.

    Los sobrinitos crecen, Katy, y pasan a ser sobrinos y luego sobrinotes. Pasan de ser cargados a cargarnos ellos, pero lo importante es que nuestra esencia no cambie jamás.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, luego de leer esta preciosa entrada no me quedó más que suspirar profundamente... es un bello escrito que da nostalgia como bien lo dice zocadiz...

    Gracias por retomarlo en tu blog.

    ResponderEliminar
  5. Hola Gabriela:

    Es una hermosa manera de recordar épocas y sensaciones, envueltas en cariño y nostalgia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Después de leer los comentarios de Cati y de Esteban, definitivamente se nota que la nostalgia es un elemento presente en este post.
    Ya no es más ese loco bajito del que habla Serrat.

    ResponderEliminar
  7. Todos tenemos este tipo de nostalgias, Gabriela y lo has dicho muy bien.
    Cariños

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.