jueves, 25 de diciembre de 2008

Rincón escondido

Mi amiga Renata vive en Arequipa. Hace algunas semanas me pidió que le recogiera un certificado de los estudios que ha hecho a distancia en una universidad limeña.

Hacia allá fui, la mañana de un jueves cualquiera. La oficina de esta universidad queda en un sitio por el que he pasado muchas veces, casi siempre en medio de prisas y apuros, con la atención puesta únicamente en el reloj y en el tráfico.

Solamente que este jueves cualquiera pasó a ser un jueves diferente y especial.

La última cuadra del recorrido la hice caminando, no sé por qué. Iba, como siempre, con apuro y mirando el reloj, sin percatarme de nada más que el edificio al que me dirigía, visible desde una cuadra de distancia. Cuando en eso giré la cabeza hacia la acera del frente, y apareció ante mis ojos un pequeño parque que se extendía por toda la manzana que estaba a mi izquierda.

Camina placido en medio del ruido y de la prisa, y piensa en la paz que se puede encontrar en el silencio. (*)
Era un oasis silencioso, solamente interrumpido por el cantar de los pájaros. Ni un solo ruido que delatara el tráfico que se mueve a una cuadra de distancia. Imposible dejar que un momento así se perdiera. El celular entró en acción una vez más.

El lugar es tan tranquilo que da ganas de sentarse a leer, como lo hace la chica que ven sentada en los escalones del monumento. Si se fijan bien, al fondo podrán apreciar algunas de esas camionetas que constituyen buena parte del transporte público limeño.

No fue solamente la tranquilidad del sitio lo que llamó mi atención. Fueron las hojas caídas por todos lados, el verde impecable del pasto, la sensación de ser un rincón cuidado, la curiosidad por saber cuántos secretos encierran estos árboles.

Al frente de este parque queda el edificio al que yo me dirigía.

Esta otra foto la tomé desde las escalinatas de la universidad, ya al salir. Se puede ver el mismo monumento un poco más alejado. Esa pared aparentemente blanca que se ve al fondo (en verdad es rosada) es la residencia del embajador de Estados Unidos en el Perú.

Gracias a Renata descubrí un rinconcito de Lima en el que nunca había reparado. Los correteos habituales casi provocan que me pierda la delicia de este tranquilo remanso, situado en medio de tanto ajetreo que lo hace pasar desapercibido.

----------

(*) Texto completo de la Desiderata acá.

¿No se supone que la Navidad es la fiesta de amor y de unión? ¿Tan difícil es ponerse en los zapatos de otro? Lo digo porque ayer 24 de diciembre, a pocos minutos de la medianoche, vi pasar camiones recolectores de basura de un distrito limeño. Lo que quiere decir que los trabajadores a cargo de dicha labor pasaron la Navidad en la calle, lejos de sus casas y sus familias. Me pregunto si a los alcaldes, o a quienes hayan tomado tan "solidaria" decisión, les hubiera gustado estar en los zapatos de esos trabajadores. ¿Tan difícil era pedir a los vecinos que, por un día, no sacaran la basura a la calle?

8 comentarios:

  1. a veces los lugares más inesperados se encuentran en los momentos mas inesperados. Lindo el parque. Saludos. Hilda

    ResponderEliminar
  2. What a beautiful spot, your park. If find you only discover these places while walking...in a car you are too focused on other things. Will you return to read a book or listen to the birds?

    ResponderEliminar
  3. Si Hilda, el parque es lindo. Está en medio de tanta bulla que es simplemente de no creerlo.

    I don´t know if I'll be back with a book, Mariyah. But if I do so, I'll write apost about it.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti seré famosa.... ja ja! qué especial es ver mi nombre en un importante Blog, muchas gracias por tu comentario
    Sin embargo no es gracias a mi que te percataste del parque, sino gracias a tu curiosidad, a tu mirada diferente, a tu amor por la naturaleza, a tu capacidad para ver y encontrar donde otros no encontramos

    Un beso y que el nuevo año te reciba lleno de sorpresas buenas !

    ResponderEliminar
  5. Es verdad que muchas veces la prisa nos priva de apreciar lo que vemos, sin captar detalles y bellezas.

    Comparto tus aprensiones y dolores vinculados con el trabajo de unos, a la hora en que otros gozan de la vida.

    Saludos afectuosos Gabriela y feliz 2009.

    ResponderEliminar
  6. No sé qué tan famoso sea este blog, Renata. Lo que si sé es que se fortalece gracias a los aportes de buenos amigos como tú.

    Gracias Esteban, lo mismo te deseo para el 2009. Que Opa malcríe mucho a los nietos, que para educarlos están los papás.

    ResponderEliminar
  7. ¡Feliz Año Nuevo, Gabriela:)!

    This song is for you and your readers!

    ResponderEliminar
  8. Me gustaría oír los secretos que guardan los arboles. Me cautivo el sitio, busco rincones afines.
    Cesar

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.