martes, 15 de abril de 2008

Secuelas de un post: el Grupete (actualización)

Hace menos de una semana publiqué un post sobre Monika, la Cortina de Hierro y el chicle. Les mandé el texto a todos mis amigos de colegio, ese maravilloso Grupete que ha reclamado en conjunto un post propio.

Comenzaré por citar algunos de los comentarios de los grupeteros acerca del post. El primero es de Monika, directo desde Varsovia:

Wow, Gabi tengo lagrimas en los ojos...... Tenemos que encontrarnos en algun lugar algun dia :) - Gracias
Perdi total contacto con todos - ya no recibo emails de la gente del salon.
En Polonia existe una web donde se registran los distintos colegios iy salones y despues de anos la gente se rencuentra alli- hay algo asi en Peru? capaz podemos registrarnos? Seia mas facil...
Besos Monika

En verdad, había pensado escribir este post con las primeras reacciones, pero me pareció justo esperar el comentario de Monika antes de redactarlo. Por cierto, como respuesta le mandé todos los e-mails del Grupete.

Desde Sydney, Percy escribió (copio textualmente):
[…]

Dejando la joda de lado, Gaby que bacan escribes, […] tu articulo, no sabes como me has hecho retroceder en el tiempo y los sentimientos de alegria que me ha venido al leer tu articulo, yo ni me acordaba del buque ese, pero ahora que lo comentas se me vino un flashback super claro de cuando estuvimos en la cubierta y lo del radar, de los chocolates y dulces no me acuerdo, y me he dado cuenta que desde chica estabas interesada en la politica y ciencias sociales, mientras yo me ponia a bailar. joder, reir en clases y me botaban del salon […] igualmente de las cosas simples de la vida que mencionas en tu articulo, como el ir a la tienda de la esquina a comprar golosinas, me has hecho acordar cuando vivia en Pueblo Libre (JAJAJAJAJAAJA) y me mama me mandaba a comprar vainas, de hecho que con el vuelto me compraba mi chicle globo! la vida es tan rapida estos dias que entramos en la rutina y nos olvidamos por completo de lo que hemos vivido, aunque no soy muy aficionado de mirar el pasado, pero como dicen recordar es volver a vivir.

con tantas anecdotas del colegio y del grupete tienes harto pa escribir
Otro que recordó el barco con claridad fue Mariano:
Gabriela,
Cómo crees que me voy a olvidar de esa visita (aparte de mirar el reloj para que acabe el día y no tener que regresar a clases)...
Lo que más me acuerdo es cuando abrieron la cabina del motor y era del tamaño de un dormitorio y el barco que ten{ia mas de 100 metros (así lo ví yo, seguro era más chico)...
Iamgino al gordo Carlos, si Jorge Luis se come mi chocolate creo que jamás lo podría olvidar...
Carlos, el aludido por Mariano, dijo:
Como siempre: gracias Gaby recuerdo ese día como si fuese ayer.
Jorge Luis se comió mi chocolate. JAJAJA.
Carlos
Sorprendente confesión, porque no le conocía es faceta de big bully a Jorge Luis. Tal vez era un matalascallando (a ver que me lo confirmen los hombres del salón). Para mí era alguien con quien hablaba muy poco... casi siempre obligada por el hecho de compartir grupo porque nuestros apellidos iban consecutivos alfabéticamente en la lista.

Coqui, desde Denver, otro que pide post del Grupete:
Hola Gaby,
Sabes que he sentido mientras leia bastantes de tus posts?, orgullo, he leido varios y voy a seguir leyendolos […], te cuento que desde que estoy aqui muchas oportunidades de salir no tengo, ya sabes que aqui manejas en tragos y te cuelgan y yo soy pues medio chelerito asi que mas paro aqui pegado a la laptop y en ese plan es que desde hace tiempo me la paso leyendo blogs, con algunos te identificas bastantes pero era primera vez que leia alguno de alguien que conocia y mira tu, eso es lo que senti, te dejo, voy a seguir leyendote y ojala en alguno de esos tambien aparezcamos los del grupete del colegio.un abrazo!
Coqui
Coco, desde México, escribe también:
Gaby,
Apenas termino de leer tu blog y sinceramente me he quedado impresionado, no solo con tu forma de escribir, sino con esos detalles de recuerdos […], que memoria!!. No recordaba lo del Barco, y aunque aún tengo solo imágenes, me ha conmovido más saber que hiciste tan buena amistad con Monika y que sobre todo que a pesar de tu corta edad, ya te enriquecías con el hecho de conocer gente de otras culturas, como adelantándote a la época, hoy en este mundo globalizado es quizá para algunos como en mi caso, el pan de cada día.

[…]

Tony, desde San Diego, no conoció a Monika porque entró al salón mucho después, pero igual comentó, cosa que le agradezco:
Hola Gaby,
Que tal? La verdad que no me imagino crecer sin chicle.
Recuerdo que chico, cuando salian algunos de mis tios con los que creci y me preguntaban si queria algo, si la respuesta no era chocolate era chicle.

Tu blog esta bueno. Acabo de leer un par de escritos. […]

Tony
Marianella, desde Florida, nos dice:
Gaby:

No me deja de sorprender tu memoria, me encanto. La verdad que si me acuerdo lo de la visita al barco, pero lo que me acuerdaba era de un chocolate que en forma de corazon o algo gruesito nos dieron ahi, pero no me acuerdo del chicle...buhhh y ahora no podria vivir sin chicle!
Óscar, normalmente de pocas palabras, también comentó:
Esta bacan el post Gaby, pero yo no recibi tu email original, agrega mi msn a la lista porfa. Gracias

Después de este post, llegaron más comentarios. Acá va el de Carolina, que vive en Pennsilvania:

[…] me acuerdo varias cosas bonitas y asombrosas del barco, sin embargo el sinsabor es que tambien me acuerdo que […] y yo nos peleamos por uno de esos chocolates ... en ese entonces fue una tragedia... un bendito chocolate.

Claudia, que siempre vive a mil por hora, también comentó:

Recuerdo PERFECTAMENTE la visita al barco. No recuerdo tan bien el nombre ("Los niños... algo"), pero esa visita fue memorable! Era la primera vez q pisaba el Callao! Y un barco!

[…]

- No recuerdo el chicle, pero debe ser xq nunca he sido una de sus fanaticas (salvo el Chicle Globo de Fresa y/o Platano q solia comprar en el literal "chino de la esquina", de mi Pacasmayo querido).

- Lo q si recuerdo son los chocolates... humm, chocolates... son mi vicio! Y en ese momento, fuera del Sublime y Cua Cua, en Peru no teniamos nada q valiera siquiera el nombre! Y sin embargo, en ese mini break q nos ofrecieron, habian unas joyas de cacao... Marianella, recuerdo esos corazones!!

- Y recuerdo tambien el dia q me presentaron el Toblerone... fue en tu casa Monika, en uno de tus cumpleaños! Para mi fue el lujo mas grande de la vida! Todavia guardo 2 fotos de ese dia. Estamos Carolina, Monika, Consuelo, Marianella, la hermana de Monika (sorry, no recuerdo el nombre) y yo... la mayoria con vestido largo, recuerdan esa moda?! Pero Monika, tu y tu hermana modernisimas en mini, jajajaja!!

La hermana de Monika se llamaba Dorota, era unos tres años menor que nosotros.

Y ahora paso a explicar qué es el Grupete. No sé quién puso el nombre, ni de dónde surgió, pero así es como nos conocemos. Nosotros somos los grupeteros, o grupeteritos en tono más cariñoso.

Estuvimos en un colegio de la ciudad de Lima, obviamente mixto, que tenía una característica que me parece que se está dejando de lado: los que estábamos en el salón éramos los mismos, desde kinder hasta quinto de secundaria, con algunas excepciones: alguien a quien cambiaron de sección, alumnos nuevos y aquellos a los que les gustaba tanto el colegio que hacían dos veces el mismo año.

Creo que esa característica nos unió más. No es que los de la A y la B fueran extraños, pero la sensación para mí es como si los de mi salón, la C, fuéramos hermanos y los de los otros salones primos muy queridos y cercanos, pero que vivían en su propia casa y que tenían sus propias características.

Lo lindo del Grupete es que no solamente está integrado por nosotros, que nos conocemos desde que el uniforme escolar era único (y horrible además), sino también por l@s espos@s y parejas: Ángela, Carmen, Karina, Claudia, Fernando, Lucho, Jim, Jorge, Xavier, Brunella, Romy, María Inés, Cielo (y por favor, perdonen si me olvido de alguien, prometo rectificar si alguno me hace notar la omisión).

Como pueden ver en los comentarios, estamos dispersos, desde Sydney hasta Lima, pasando por Varsovia, México y varias partes de Estados Unidos. Pero juntos si, eso siempre.

El Grupete estuvo a mi lado en momentos especialmente duros, tratando con todo el cariño de que son capaces (que es infinito) de reanimar mi entristecido corazón. Estuvieron, estuvimos, en los momentos duros de todos. Pero también en los momentos alegres, en esos en los que uno quiere tener a su familia al lado. Para mí el Grupete es mi familia elegida, y no la cambio por nada del mundo.

Particularmente les agradezco que consideren a Gonzalo un sobrino más, como espero que empiecen a considerar a Marcela. Es que los hijos del Grupete son sobrinos de todos, pero mis personitas que unen son sobrinos universales.

Infinitas gracias, grupeteritos. Esto lo he dicho más de una vez, y lo repetiré cuantas veces fuera necesario. Ustedes saben que los quiero mucho.

1 comentario:

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.