miércoles, 4 de octubre de 2017

Aprender a extrañar

Imagen
Con cuatro años, ya sabe lo que es tener parientes que viven lejos a los que ve algunas temporadas al año. Es que sus abuelos viven en otra ciudad a donde solamente se llega en avión y con frecuencia vienen de visita.

Pero no sabía lo que era extrañar a alguien.

Vivía con sus papás y sus hermanos. También con su tía bisabuela, que había pasado muchos años en la ciudad de donde eran los abuelos y gran parte de la familia materna. Así fue que un día, la tía bisabuela anunció que se iría de visita a esa ciudad, quería pasar un tiempo con sus dos hermanas que vivían ahí. Las hermanas no se habían visto en muchos años.

Llegó el día de la partida de la tía bisabuela. Era una persona mayor, pero bien podía hacer el viaje sola sin problemas. Se despidió de los sobrinos bisnietos y al abrazarlos les ofreció que les traería dulces y cositas ricas para comer juntos a su vuelta. La perspectiva de los ricos sabores no le permitió pensar en otra cosa en ese momento.

Ya de noche, ya cuando se preparaba para ir a dormir, ya sin la tía bisabuela en la casa, se dio cuenta de que algo faltaba en su cuarto. No podía precisar qué era. La rutina diaria estaba alterada, con la tía bisabuela fuera algunas cosas no se desenvolvían con la fluidez de siempre, pero con cuatro años no podía notarlo. Pero sí sabía que lo que faltaba era algo casi palpable que no podía definir por más que se esforzara.

Finalmente, el sueño le ganó a la curiosidad.

Se despertó bien avanzada la noche, como casi todas las noches. Fue al baño en la oscuridad, como casi todas las noches. Al regresar a su cama, como casi todas las noches, quiso tomar un trago de agua del vaso que la tía bisabuela dejaba todas las noches en la mesita que estaba entre su cama y la de su hermana, con quien compartía habitación.

No había vaso de agua. Recién ahí se dio cuenta de qué era lo que faltaba.

Recién ahí se dio cuenta del mecanismo silencioso que significaba la presencia de la tía bisabuela en la casa. A las pocas semanas, con el regreso de la viajera, el vaso volvió a aparecer puntual en la mesa de noche. Ya con otro significado de una vez y para siempre.

Fue así como, a los cuatro años, aprendió a extrañar, aprendizaje que le sirvió poco después para una vida casi completa de añoranza casi absoluta.
-------------------
Estos son mis tres últimos artículos publicados en Global Voices, sobre una reciente  e ingeniosa campaña del Ministerio del Interior, en otro recuerdo los tiempos de la hiperinflación y el tercero sobre la fiebre futbolística que ataca al Perú en estos días.

28 comentarios:

  1. La querida tía bisabuela, hasta yo tengo buenos recuerdos y una sonrisa cuando pienso en ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que a todos nos pasa cuando la recordamos, Carmen.

      Eliminar
  2. Como siempre, Gabriela, eres la campeona de las cosas simples...hechas historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viniendo de ti, esas palabras me halagan profundamente, Esteban. Gracias por leerme siempre.

      Eliminar
  3. Vuelvo para decir, Gabriela, que vi tus artículos para Global Voices y que no encontré allí derrotero para comentar.En todo caso, esa fiebre por la selección peruana me resulta familiar por la locura colectiva que desató la selección chilena, en los últimos años. Esta vez los dioses parecen haberse alineado con el fútbol de Perú, pareciera a solo dos jornadas del final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía no hay nada dicho, Esteban, pero ya sería hora; 35 años es demasiado tiempo.

      Eliminar
  4. Esta vez me dejaste pensativa y no sé realmente como comentar algo, pues son tantas las cosas que se nos pasan desapercibidas y que recien las notamos al no tenerlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo triste de eso es que a veces lasa recién cuando notamos dejamos de tenerlas definitivamente.

      Eliminar
  5. No sabía lo del vaso de agua.
    Mira tú, quién será que me hace llevarle todas las noches un vasito de agua a Marcela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella tiene sus propias angelitas que la cuidan y se encargan de que nunca le falte su vasito de agua, ni nada más.

      Eliminar
  6. Aprender a extrañar es lo más difícil del mundo. Nunca se aprende a extrañar, solo hay que aprender a vivir extrañando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se aprende a vivir con el vacío, porque cuando un amigo se va "queda un tizón encendido que no se puede apagar ni con las aguas de un río".

      Eliminar
  7. Después de leer tu hermoso y conmovedor APRENDER A EXTRAÑAR, me vino a la mente algo parecido que pasó cuando era muy niñita y con la misma personita querida. En esta historia ya no regresó al lado de la niñita, ella la encontró años después cuando ya era una joven. Sin embargo, aprendió a extrañar cuando tuvo que separarse de sus padres para ir a estudiar a sitios lejanos siendo todavía una niña. Creo que la vida es un continuo EXTRAÑAR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así como extrañamos, también hacemos lugar para quienes van llegando para quedarse.

      Eliminar
  8. São apenas detalhes, mas de enorme importância na vida de uma criança.
    Beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son detalles que acompañarán a ese niño toda su vida.

      Eliminar
  9. Tienes razón desde pequeños se aprenden ciertas cosas que no se olvidan.
    Un besito enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que quedan marcadas para toda la vida.
      Bonito fin de semana para ti.

      Eliminar
  10. Un sentimiento muy grande, el de extrañar, para una niña tan pequeña... Afortunadamente, la tía abuela volvió para poner orden emocional en la cría.

    Un beso grande de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y felizmente ese orden estuvo muchos años más, para tranquilidad de muchos.

      Eliminar
  11. Emotivo relato, Gabriela. Me hizo recordar... pasé parte de mi niñez añorando a mi tía querida, cada vez que se marchaba tras sus visitas veraniegas.
    Besos y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué largo se te haría el año que faltaba para verla de nuevo, entre el tiempo que a veces no pasa y un año escolar que a veces... tampoco pasa.

      Eliminar
  12. Extrañar a una persona querida es dificil de asimilar y mas para una niña pequeña. Emotivo relato . Un abrazo .
    Gracias por visitar mi blog y comentar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias también, Chelo, por siempre pasar po aquí.

      Eliminar
  13. La verdad que de cada persona que ha estado en nuestras vidas algo en particular se extraña , tal vez de niño sea mayor la falta .

    Como siempre un placer leerte !

    Un beso , cuìdate .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la falta es igual de dura a cualquier edad, tal vez cambia la manera en que enfrentamos la ausencia.

      Eliminar
  14. Linda história, cada um deixa uma marca em nós. E a saudade é uma das mais marcantes.
    Adorei a dica de como tirar o cheiro do alho das mãos, vou fazer essa técnica na próxima vez que fizer o tempero. Obrigada pela sugestão. Eu não gosto do cheiro do alho. Mas como tempero é muito bom.
    Bjs tenha um ótimo fim de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte dado la sugerencia, Anajá, me cuentas cómo te va con eso.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.