jueves, 12 de enero de 2017

La papaya delatora

Imagen
Más de una vez he contado en esta bitácora los recursos a veces no muy transparentes de algunos autoservicios para sacar una mayor provecho del cliente. Felizmente, hasta ahora no he caído en ninguna de esas trampitas... al menos, es lo que quiero creer.

Me pasó de nuevo pocos días después del cambio de año, en la que creo que fue mi primera vista de 2017 a un supermercado al que voy con mucha frecuencia porque queda muy cerca de la casa. Mi lista de compras era muy breve, y uno de sus puntos era papaya.

El precio de la papaya en Lima puede llegar hasta los cuatro soles por kilo. Eso es un poco más de un dólar. Como es una fruta muy popular y parte casi imprescindible de nuestros desayunos a lo largo de todo el año, las tiendas suelen ofrecerla a precio rebajado con mucha frecuencia.

Ese día, vi un cartel muy grande que decía: "PAPAYA, S/.1.99 kilo". Imposible resistirse cuando un artículo que prácticamente de todas maneras vas a comprar está a mitad de precio. Entre todas las papayas dispuestas de manera ordenada, agarré una que tenía el peso y el precio en una etiqueta autoadhesiva. En resumen, la información que contenía claramente visible era que esa papaya pesaba poco más de tres kilos, por lo que su precio total era algo superior a seis soles (algo menos de dos dólares).

Escogí las demás cosas de mi lista y me fui a la caja para pagar.

Por quién sabe qué circunstancia, la papaya fue lo primero que puse en la faja. Por quién sabe qué circunstancia, me quedé mirando para ver qué precio marcaba la pantalla de la caja cuando la cajera pasó el código de barras por la lectora. Y grande fue mi sorpresa cuando vi que aparecía en grandes y luminosas letras verdes que el precio por esa papaya se acercaba a los 12 soles. Prácticamente el doble de lo que marcaba la etiqueta autoadhesiva:
- Señorita, el descuento sale al final, ¿no? Cuando lleguemos al final de la cuenta, ¿no? -dije yo.
- ¿Descuento? -me contestó, sin saber a qué me refería.
- El descuento de la papaya. Mire el precio en esta etiqueta y mire el precio que su caja acaba de registrar.

Cuando vio la discrepancia, me preguntó de dónde había sacado esa papaya. Le contesté que del lugar de siempre, que encima había un cartelazo (recuerdo muy bien haber usado esa palabra) indicando el precio de la oferta. Desde donde estábamos los podíamos ver claramente, pero igual se lo señalé.

No había más que decir. Bueno sí, podía decir que ya no llevaba la papaya si la cosa era con trampa.

Entonces, la cajera llamó a su supervisora, que en esta tienda siempre está rondando las cajas. En verdad, son sumamente rápidas para solucionar las situaciones que se presentan en las cajas. La cajera le explicó lo que había pasado, la supervisora lo verificó con una rapidísima mirada y, sin dirigirse a mí en ningún momento, simplemente le ordenó a la cajera:
- Rebaja el peso de esta papaya todo lo que sea necesario para que coincida con el precio total que marca la etiqueta.

Dicho eso, se fue. La cajera hizo los cálculos en su caja y el precio que marcó al final, el que me cobró, fue exactamente el que aparecía en mi etiqueta: poco más de seis soles. Toda la operación que describo tomó varios minutos, y la demora no solamente fue para mí. Ya detrás en la cola había dos personas más. Así que no me pude resistir y dije:
- ¿Ya ve lo que pasa cuando quieren pasarse de vivos? Lo que normalmente toma segundos nos ha hecho demorar a todos.

La cajera no me miró, se limitó a decirme el total. Yo pagué y me fui. Pero no me fui propiamente, sino que busqué a el módulo de atención al cliente y le conté todo lo que acababa de pasar a la persona a cargo. Su respuesta fue que ya lo iban a solucionar porque otros clientes habían reclamado antes que yo.

Entonces me quedé pensando que fue una gran suerte haber elegido una papaya con el precio marcado. De haber agarrado otra cualquiera, sin precio, que es como suelen estar, tal vez ni hubiera notado la diferencia en el precio.


28 comentarios:

  1. Pasa aqui tambien, y la equivocacion es siempre en favor de la tienda.

    ResponderEliminar
  2. Ya son conocidas esas formas de sorprender al público con rebajas mentirosas en los supermercados. Por eso hay que fijarse bien al momento de pasar el producto por la caja registradora. Felizmente tu lo hiciste y todo salió bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rebajas mentirosas o que "no aparecen en el sistema" cuando vamos a la caja. Siempre hay que hacerlos notar para no caer en la trampa.

      Eliminar
  3. Gabriela essas situações também ocorrem aqui e têm que ser denunciadas.
    Bom fim de semana.
    Beijo

    P.S. Aqui as papaias são muito, muito mais caras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo digo, Nina, esas malas prácticas tienen que ser denunciadas. No nos quedemos callados. Y sobre el precio de la papaya, en el Perú la fruta es bastante barata, con algunas contadas excepciones... felizmente.

      Eliminar
  4. Realmente en esas tiendas saben que cuando compramos varias cosas no prestamos atención a los detalles. A mí me pasó una vez comprando fruta al jugo. Me dí cuenta al chequear en casa y como vivo cerca regresé a reclamar y resulta que se habían olvidado de sacar el cartelito y me aceptaron el reclamo. Por eso, siempre despues de pagar chequeo. O sea que estar siempre con las antenitas listas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A eso juegan estas tiendas, a que no nos vamos a dar cuenta, a que entre tanta cosa que compramos algo se puede colar. Y seguro pasa muchas veces sin que nos demos cuenta.
      Antenitas listas, siempre.

      Eliminar
  5. Aqui en EEUU, la papaya es malisima y carisima. Tambien pasa mucho por aca, una vez me cobraron algo dos veces y me di cuenta ya en mi casa, por el apuro de salir rapido. Felizmente regrese y me devolvieron mi dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te devolvieran lo que pagaste en exceso. Hubiera sido el colmo que lo negaran, aunque también pudo ser un error de la cajera, sin mayor mala intención.

      Eliminar
  6. Hay que estar siempre pendiente del momento caja, sobre todo en lo concerniente a las ofertas... Por aquí también hemos tenido que "pelear" más de una vez por algo similar. ¡Hiciste muy bien en comentarlo en atención al cliente!

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que en las ofertas es donde más se esconde el afán ganador de algunas tiendas.

      Eliminar
  7. Siempre hay que estar atenta a esto de las ofertas...
    Ysiempre dicen que lo van arreglar que ya han reclamado otros, pero tardan horas por lo tanto siempre hay quien confie en la oferta que no resulta ser así.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tardan horas si es que realmente lo arreglan, Inma. Seguro más de una vez se ha quedado el cartel bien puesto anunciando una oferta que no existe.

      Eliminar
  8. Aquí pasa frecuentemente... hay que mirar bien los letreros y verificar, sino te la cuelan... ¡Bien protestado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es cuando compramos mucho, ahí es bien fácil que se cuele una trampita.

      Eliminar
  9. A mi hace mucho tiempo me paso de pagar algo que no habìa comprado , fui a reclamar y me devolvieron el dinero ... desde ese dìa ya miro uno a uno los artìculos que compro . Ellos si pasa , pasa .

    Sobre lo morado de tu ojo para mi la mirada es algo instintivo , a mi me pasa .

    Un beso , cuìdate feliz domingo y mejor inicio de semana .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un lógico instinto de curiosidad, lo que llamó mi atención era la expresión de todos al notarlo. Era fácil saber lo que pensaban.

      Eliminar
  10. Pues me parece muy fuerte que si te dicen que hay clientes que se han quejado antes no le hubieran puesto remedio desde el principio evitando que el resto de clientes siguieran metiendo el producto en la cesta.
    Me da la sensación de que se acogen al: "Si cuela, cuela"

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta casi parece que estaban esperando un motín de parte de los clientes para hacer las cosas como debían hacerlas.

      Eliminar
  11. Tuviste suerte Gabriela. Es para creer que a veces "nos toman el pelo" en los Supermercados.¿A veces?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasa a veces, en la medida en que no tenemos los ojos bien abiertos. De otra manera, pasaría siempre.

      Eliminar
  12. GRACIAS por tu visita y por tu amable coment ;) creo que lo mejor de mi sí , humilde blog, son sus seguidores, que con sus visitas y amenos comentarios, hacen que el blog esté completo ;)
    Yo tambien quiero felicitarte , aunque sea un poco tarde, por tus 9 años con tu estupéndo blog. Nos vamos haciendo mayores... jijii
    Me has dejado intrigada con tu misterioso reloj...
    Desde luego hay que estar muy pendientes cuando vamos al Super , y revisar los tikes.
    Tambien te deseo lo mejor, para el año que acabamos de comenzar ;)

    Besitosss GUAPETONA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos nueve años se han pasado sin sentir, como se dice, pero mirando atrás, vaya que ha llovido desde entonces. Si me lo hubieran dicho cuando empecé, no lo hubiera creído.
      Gracias por los buenos deseos.

      Eliminar
  13. Menos mal que te diste cuenta.
    diariodemivida8@blogspot.com
    Besos. Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Susana.
      Sí, es lo bueno de estar con los ojos abiertos y atentos.

      Eliminar
  14. Trampas, pero nunca se equivocan para perder ellos.
    Me paso con unos yogures, Gabriela..Cogí bastantes por que los tenían en oferta, y merecia la pena. al pagar me los cobran a precio normal, se lo digo a la cajera y me dice que no están en oferta...Le contesto que está puesto ese precio en la estantería ...Se puso un poco borde y como No me gusta discutir, le dice que no me los llevaba, pero que no tenía razón y Sí estaban en oferta. En esto aparece el encargado preguntando qué pasa, y se lo cuento. Él le da la razón a la cajera y ya un poco cabreada, le digo que vayamos a ver que marcan...a todo esto la cola para cobrar se agrandaba...los yogures tenían el precio de la oferta, se habían olvidado quitar el cartel, por eso la caja no marcaba el precio. Al final el rapapolvo se lo llevó la cajera por olvido.
    Me pidieron disculpas y yo me traje los yogures con la oferta :))
    Siempre me gusta comprobar y si algo merece la pena lo compro
    Buena retahíla te dejo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá decimos "el que no llora, no mama", y en tu caso se confirma. Yo también compro bastante para aprovechar las ofertas cuando valen la pena. Bien por la retahíla.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.