sábado, 21 de enero de 2017

Helado de piña

Imagen
La niña llega inesperadamente de visita un sábado de verano. A poco de haber llegado, se te acerca y te pregunta con ojitos pícaros:
- ¿Hay helado?- como sabe la respuesta, no espera para volver a preguntar-. ¿De qué sabores?
- Hay de cereza y de vainilla con fudge y bolitas de chocolate.

La misma mirada pícara te indica algo, y sin esperar palabra de su parte, le preguntas:
- ¿Quieres ir a comprar un helado?

Sus ojos se iluminan, no necesita decirte nada para que la escuches. Camina contigo hasta donde guardas las monedas y juntas cuentan. Le preguntas si seis monedas serán suficientes, ella te dice que alcanza de sobra, que siempre exageras. "Puede ser, pero es mejor que no falte", piensas.

Caminan los pocos pasos que separan la casa de la tienda, la dueña las saluda y ves a la pequeña que se apresta a escoger su helado:
- No sé si lúcuma o maracuyá -casi piensa en voz alta, mientras te mira pidiendo una opinión.
- A mí no me gusta ninguno, yo escogería el de guanábana.

No le convence tu preferencia, opta por el de maracuyá. Siguiendo una costumbre que no sabes de dónde adquirió, no agarra el helado que está encima sino que rebusca y saca uno de más abajo. A la hora de pagar, solamente necesitas dos monedas, y encima te dan vuelto. Ella te mira, y con sus expresivos ojos te dice claramente: "¿ves que trajiste mucho?".

Abre el helado, le da una mordida. Su cara te indica que le gusta el sabor de su helado amarillo. Te ofrece, y aunque no es un sabor que hubieras escogido, muerdes un trocito. No tiene el sabor ácido del maracuyá. Entonces, ella dice:
- Qué raro maracuyá, tan dulce...
- ¿Estás segura de que era maracuyá?

Miran la envoltura que acaban de soltar y que corona el basurero de la tienda. Entonces ven claramente la palabra PIÑA*, acompañada de un dibujo que no deja lugar a dudas.

*La palabra piña se usa en el Perú como sinónimo de mala suerte.

18 comentarios:

  1. Os gelados -desconfio ...- foram inventados para maravilhar as crianças, qualquer que seja o seu sabor - ananás ou maracujá, é igual.
    Bom domingo.
    Beijinhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, debo tener alma de niña porque me encantan los helados. En mi refrigeradora siempre tengo dos diferentes, y no importa si hace frío, los como igual.

      Eliminar
  2. Tienes una gran memoria o realmente has anotado todas las anécdotas con los sobrinos... te imagino caminando a la tienda con todos los detalles.
    Los chicos son lo máximo.
    Mi hija de 7 viendo la tele y nosotros hablando sobre lo bonito que se veía la panorámica de Chicago, dice ¿eso es Chicago? Entonces ahí hablan Chicagues... plop.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos momentos tan especiales se me quedan como una película, ya sean recientes o que tengan varios años ya. Coincido contigo, son lo máximo.

      Eliminar
  3. Una de nosotras tampoco coge los helados de arriba, rebusca hasta agarrar uno de los de abajo, pero no habíamos reparado en ello hasta leer tu relato... Esos pequeños momentos compartidos con los pequeños son los más entrañables.

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí nunca se me ha dado por eso, pero tal vez sea una buena táctica de selección de productos.

      Eliminar
  4. Por aquí una piña es una bofetada, concretamente es esto https://youtu.be/Tu0SSJBwyJA. Pero también es una fruta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre piña, todos los usos que se le dan a su nombre. Qué piña...

      Eliminar
  5. Nada como la piña de la selva peruana. Es dulce, tierna y jugosa. Así que el helado de esa piña es lo máximo. Y con una alegre compañía para disfrutarlo, mejor que mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay piñas y piñas. Las hay dulces como las que mencionas, y sí, me consta, son inolvidablemente deliciosas.

      Eliminar
  6. Jaja yo de cualquier cosa no cojo nunca lo de arriba.
    Bonita historia
    Me gusta la piña.
    De fruta claro.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que voy a empezar a agarrar lo que no esté encima... por algo varias personas lo hacen así.

      Eliminar
  7. Hola Grabriela,

    Es la primera vez que entro aquí y te leo.

    Me ha recordado ésta historia a mi hermana pequeña, muchísimo. Gracias por escribirla y espero que podamos leernos mucho.

    Un beso,

    Noa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Noa, y me alegra que te haya gustado la historia. Claro que sí, nos leeremos mucho.

      Eliminar
  8. A los niños siempre les encanta revolver, será que esperan encontrar el tesoro escondido? Esos nombres exóticos apenas se ven por aquí, aparte la piña. A mí también me encanta el helado incluso ahora en invierno que estamos a bajo cero, adoro el pistacho y regaliz, coco, etc jaja ... tu linda historia Gabri me ha provocado y casi casi me tomo un poco ahora después de cenar ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi helado favorito es el pistacho, me encanta. Y un helado, de cualquier sabor (menos chocolate y lúcuma, no los paso), es perfecto en cualquier momento del año.

      Eliminar
  9. Los míos de limón y chocolate. Me encantan.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis favoritos son pistacho y manjablanco (dulce de leche).

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.