miércoles, 1 de febrero de 2017

Accidentado examen

Imagen
Esta historia ocurrió hace años, cuando estaba en la universidad. Quien protagoniza los hechos ha autorizado que los cuente, con la condición de ocultar su verdadera identidad, por lo que se le conocerá como R. Aquí va su historia.

Casi a mitad de carrera debíamos llevar el curso de Derecho de Familia. El profesor era un abogado bastante joven, tenía dos años más que sus alumnos. Era jovial y dado a la broma fuera del salón, aunque durante las clases nos trataba de usted y nos decía doctores, como se acostumbra decir a los abogados en estos lares. Nosotros éramos más irreverentes, lo tuteamos desde el primer día de clases.

Resulta que R siempre sacaba buenas notas en las prácticas semanales de Derecho de Familia. Nunca menos de 18*, por eso cuando en el examen parcial sacó 14, al profesor debe haberle extrañado. A mitad de ciclo, un profesor ya tiene una idea bastante clara del rendimiento de sus alumnos, al menos es lo que creo.

El día de la entrega de notas, el profesor llamó a R a un costado y le preguntó por qué había sacado una nota menor al promedio acostumbrado en las semanas previas. R no contestó. El profesor insistió, R respondió con evasivas. Por tercera vez, el profesor quiso saber si R estaba pasando por algún problema personal y hasta le ofreció ayuda. R se sintió mal ante tanta preocupación y confesó la verdad:
- ¿Sabes qué? Lo único que quería ese día era entregar el examen y salir.
- Sigo sin entender...
- Es que no me aguantaba las ganas de ir al baño.

El profesor estalló en la carcajada más sonora que se había escuchado nunca en los pasadizos de la facultad de Derecho. R notó que todos sus compañeros voltearon a ver qué pasaba, pero a esas alturas ya se había unido a las risas del profesor:
- ¿Y por qué no me pidió permiso para salir? -preguntó intrigado el profesor.
- Porque pensé que no me ibas a dejar, que pensarías que iba al baño para copiar alguna respuesta.
- De ti no lo hubiera creído jamás -contestó muy en serio pero sin dejar de reír.

Así pasó el resto del ciclo en el que R siguió cosechando notas altísimas en las prácticas semanales. Hasta que llegaron los exámenes finales, que serían orales. R entró en el último grupo de ese día, compuesto por ocho personas. Al ver a R, el profesor dijo:
- Doctores, si alguien tiene alguna necesidad fisiológica en el transcurso del examen, siéntase en libertad de pedir permiso para salir.

R no se inmutó, pero entendió el mensaje. Sonrió en silencio.

El profesor repartió a cada uno un caso hipotético sobre el cual versarían las preguntas. R va al final, le tocó ser conviviente, no cónyuge, que tiene un restaurante compartido con su expareja, que ha abandonado el hogar común. R quiere reclamar la mitad de las ganancias del restaurante pues finalmente los dos han invertido y gastado en el negocio, y la pregunta concreta es "¿cómo probar el vínculo si la pareja ya se separó?".

R responde:
- Con estados de cuenta bancarios de ambos convivientes donde figura la misma dirección para los dos -dice, creyendo que lo sabe todo.
- Estamos en el Perú, mucha gente no confía en el banco, guarda el dinero en el colchón. No hay estados de cuenta.
- Mmm... Cartas, recibos de luz, de teléfono.
- No hay nada de eso, viven en una invasión de tierras en casas hechas por ellos mismos. Prácticamente no tienen servicios públicos.
- Con el contrato de alquiler del restaurante.
- No hay contrato escrito, todo fue de palabra -R tuvo en un instante un baño de realidad peruana.

R recurre a muchas otras soluciones que el profesor desvirtúa una a una, hasta que se le acaban las ideas y casi ya al borde de la desesperación, dice: "un momento, yo soy la persona del ejemplo, ¿no? ¡Pues yo sí guardo mi dinero en el banco, yo sí firmo un contrato de alquiler!".

El profesor soltó su ya conocida sonora carcajada y mandó a todos afuera del salón sin mayores detalles.

R pasó Derecho de Familia con un promedio de 19.

*En el Perú, la nota máxima es 20.

20 comentarios:

  1. Foi uma nota merecida, porque esse futuro advogado sabe mais do que aquilo que vem nos livros,conhece a vida e a realidade.
    Beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora, R se desempeña ahora como profesional del Derecho, con buenos resultados.

      Eliminar
  2. Se ve que R pasó con mucha certeza de ser un buen alumno a un brillante abogado. Bien por él y por su inteligente profesor. original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y felizmente pudo sortear una situación que podría no haber tenido salida.

      Eliminar
  3. R ha usado muy bien su cerebro y el profe debió conformarse.
    Besos Gabriela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que conformarse, Norma, por la muy alta nota de promedio final que tuvo R.

      Eliminar
  4. Se ve que ese profesor quería apretarle bien las clavijas a R para que soltara todo su ingenio y potencial, ¡y lo consiguió!

    Muchos besos de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, y así se sacudió del mal momento del examen parcial.

      Eliminar
  5. R ya tenía mucho ganado con su buen expediente... y se ve que además agudizó su ingenio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la fuerza, Milena, pero supo sortear obstáculos.

      Eliminar
  6. La artimaña del profesor no le sirvió con R, le dió buenas respuestas inteligentes.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que pusieron a prueba su capacidad para solucionar problemas y situaciones complicadas, y R demostró su capacidad.

      Eliminar
  7. Y bien que se merecía la nota, tras esa notable expresión de autenticidad, Gabriela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sinceridad ante todo, y el esfuerzo por encontrar una solución fue bien recompensado.

      Eliminar
  8. Inteligente profesor e inteligente alumno. Estoy segura de que R es un buenísimo abogado hoy en día.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mira que R supo salir bien del apuro en que lo metió su profesor.

      Eliminar
  9. Tu amiga salió del trance mucho más que airosa. No me extraña que tuviera tan buena nota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudo que en algún momento haya sentido que no aprobaba el examen. Felizmente, no fue así.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.