jueves, 5 de mayo de 2016

Ciudadana de Tuiteristán

Logo de Twitter
Hace algunos años escribí una entrada muy burlona sobre Twitter a la que titulé Tuiteristán, cuyo texto terminaba diciendo:
En lo que a mí respecta, no me provoca mucho la idea de conocer Tuiteristán. Creo que no cambiaré de idea, a pesar de lo fácil y barato que parece ser llegar hasta allá.
Desde esa publicación han pasado más de cuatro años. En ese tiempo, he cambiado de opinión sobre algunas cosas. Y Twitter es una de las cosas sobre las que he cambiado de opinión.

En estos años he aprendido a apreciar el valor de esta red de microblogueo. Ahora puedo decir con toda seguridad que no es solamente un lugar donde los "tuiteristaníes hablan todo el tiempo, y no les importa si los escuchan o no". La gente ahí se escucha sin problemas.

Claro, a veces hay trinos que no reciben respuesta, por lo que se debe entender que pasaron desapercibidos o que a nadie le importó lo que decían. Ya el siguiente conseguirá mayor atención o mayor efecto entre los demás usuarios.

Puede parecer que 140 caracteres son insuficientes para expresar pensamientos enteros, pero no es así. Es otra cosa que Twitter me ha enseñado, no se necesitan muchos caracteres para dar a conocer lo que pensamos, para dar un mensaje de aliento a un amigo que lo está pasando mal o para mandar felicitaciones a alguien que he tenido un logro importante.

Twitter acorta distancias, no cabe duda.

Eso sí, sobre el libro de caras inventado por el señor Montaña de Azúcar, mi opinión sigue siendo la misma de siempre.

20 comentarios:

  1. Para mí es una gran compañía pues siento que converso con las personas que escriben

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me da esa misma sensación de compañía, Yvette.

      Eliminar
  2. Nosotras hacemos uso de twitter, Gabriela, pero es verdad que nos ha creado, en más de una ocasión, dudas sobre su utilidad. A saber...

    BEsos a montones de las dos y feliz fin de semana.

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como con casi todas las cosas que tenemos a nuestro alrededor, la utilidad depende de cuánto conozcamos las ventajas. Por ahora, vamos aprendiendo las bondades del avecita azul.
      Feliz fin de semana.

      Eliminar
  3. Pues opino igual que tú; antes no me convencía y ahora creo que no está mal.

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es justo lo que pienso, Marta, que no está mal.

      Eliminar
  4. Sempre apreciei o poder de síntese, isto é, dizer muito com poucas palavras, quer seja no twitter ou noutro espaço qualquer.
    Bom fim de semana.
    Beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que a todo se aprende, Nina. A expresarse con pocos caracteres y de manera que se entienda también.

      Eliminar
  5. Yo ya no consigo gestionar el blog como para meterme con twitter jaja...pero confieso que me atrae el tener que escribir concisamente, eso que yo no conseguiré jamàs y que tù dominas absolutamente bien, Gabriela. Admirable!
    Quien sabe, igual algùn dìa curioseo por esos mundos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la curiosidad te gana y entras a Tuiteristán, avísanos.
      :D

      Eliminar
  6. Soy medio monotemático Gabriela. El monotema se llama blog. El libro de las caras no me convence y el país de Tuiteristán todavía no me entusiasma. Pero como dices, eso no quiere decir que no sean respetables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras lleves ese monotema tan bien como hasta ahora, no hay ningún problema, Esteban.

      Eliminar
  7. No sé, tal vez, quizás, algún día. Como ves, entusiasmada del todo no estoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay libertad de elegir, Mil Rostros, pero si te animas, encontrarás un mundo nuevo.

      Eliminar
  8. Ultimamente estoy poco tiempo por los blogs pero aprovecho que estoy de paseo por aqui y paso a verte .

    No conozco esa red , yo me suelo pasear por facebook , y bueno , todo tiene su parte buena y su parte mala . Un abrazo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por darte el tiempo para visitar y comentar, Chelo.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.