martes, 15 de marzo de 2016

Me saca de quicio

Imagen
Más de una vez he usado este espacio para renegar. Esta entrada será una breve lista de cosas que me sacan de quicio y, por ende, me hacen renegar.

Empecemos por niños en el cine. Una vez superada la natural bulla que acompaña a una película de niños en el cine, resulta que hay algo que es peor. Me refiero a muchas de las mamás que van con los niños al cine. Más de una vez he escuchado en medio de la película a un niño que le dice a su mamá que quiere ir al baño. Son pocas, muy pocas, las que se levantan y llevan al niño al baño si decir nada. Lo más habitual es que la mujer reniegue y replique: "por eso te dije que fueras en la casa antes de salir".

Debo resistir las ganas de buscar a la autora de la infeliz frase y decirle: "has salido de tu casa hace 90 minutos, has atiborrado al niño de líquido desde antes que empezara la película, ¿y le reclamas que tenga ganas de ir al baño?"

Siguiendo con el cine, me saca de quicio la gente que espera a llegar a la ventanilla donde venden las entradas para RECIÉN ahí empezar a pensar qué van a ver. No entiendo, ¿esta gente tiene el repentino impulso de ir al cine y va para allá sin tener idea de qué va a ver? Bueno, concedamos eso, que el impulso fue repentino o que estaban cerca del cine. ¿No pudieron elegir la película que quieren ver en todo el rato que estaban haciendo cola? No, tienen que esperar a llegar a la ventanilla para pedir el listado de películas, que contiene los resúmenes, para empezar a pensar qué les conviene ver. Encima, después de todo el tiempo que se toman para decidir, ¡pagan con billete grande y el cajero no tiene vuelto! Mientras tanto, los demás que sí saben qué quieren ver deben esperar que la transacción se complete.

Una vez no me aguanté. Me acerqué a la ventanilla ignorando a dos indecisos que discutían entre ellos qué ver y le dije a la señorita que atendía: "mientras ellos deciden, ¿me puede atender? Yo sé qué quiero ver y además tengo exacto para pagarle". La señorita no solamente me pidió disculpas por la demora, sino que hizo que el par se arrimara y me empezó a atender de inmediato.

El colmo máximo lo viví esta misma semana. Estaba en la fila de las cajas de un supermercado y una mujer pagó su cuenta de 15 soles con ¡monedas de 10 céntimos! Es decir, entregó 150 monedas como pago. Y no se crea que las monedas estaban ordenadas o separadas en grupos de diez, por lo menos. No, claro que no. Las tenía todas revueltas en una bolsa, y las sacaba una por una formando montoncitos de diez monedas. Hizo eso 15 veces. Y la cajera tomaba el montoncito recién formado y volvía a contar las monedas. Lo peor fue que cuando ya había pagado y ya se iba, tomó un chocolate de esos que están al lado de las cajas, y pagó con un billete grande. Como decía Condorito, ¡PLOP!

Es que francamente, hay cosas que me sacan de quicio. Como los sitios web donde solamente puedes comentar si eres usuario de Facebook. No pues, así no juega Perú.

22 comentarios:

  1. Coincidimos en muchas de esas cosas que te desesperan, Gabriela. Y es que no deja de ser una falta de consideración y de educación el hacer esperar a los demás sin razón... A esa señora de las monedas una de nosotras le hubiera soltado algo, seguro, jajajaja A nosotras nos saca de quicio la gente que arroja papeles al suelo como si nada, más de una vez le hemos dicho a alguno "perdone, se le ha caído eso al suelo...."

    Un beso grande de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo casi le suelto algo, me tuve que quedar callada nomás, solamente porque las demás colas estaban muy largas.

      Eliminar
  2. Realmente são situações absurdas e muito irritantes. Também acontecem aqui.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente, esas situaciones no conocen fronteras.

      Eliminar
  3. A mi me saca de quicio las señoras que en el súper buscan "no se qué" en el fondo de su bolso o aquellas que tardan mucho tiempo haciendo su firma como si hubiera allí registro de ellas.
    Besos Gabriela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a eso le agregas que estas señoras usan unas carteras enormes donde pueden llevar hasta ropa para tres personas para una semana, la cosa se pone peor.

      Eliminar
  4. YO estuve en cine en Lima y lo que mas me sorprendió es que no hay silleteria numerada para las funciones...o sea, a la furia para tener un buen puesto... o.O
    Es bueno tener un blog para desahogarse :D saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no es así, Madame Web. Ahora venden las entradas numeradas y en muchos aspectos es mejor así.

      Eliminar
  5. ;( escribí un comentario y lo borre por boba ;(
    saludos

    ResponderEliminar
  6. ¡Menuda paciencia! A mí últimamente me saca de quicio la gente al volante. Nadie usa los intermitentes, no respetan los límites de velocidad, se pasan la raya continua, hacen gestos con las manos, etc... Respiremos hondo Gabriela. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es apenas una pequeña lista, Sopa Azul, porque las cosas que me irritan y sacan de quicio son muchísimas.
      A respirar hondo.

      Eliminar
  7. Solidarizo contigo Gabriela. En mi caso me sacan de quicio 5439 otras cosas. Como las señoras de la misma edad de su "víctima" que tratan de tu a dependientes de cualquier negocio a sabiendas que ellos no le pueden contestar igual; o automovilistas que ocupan dos estacionamientos por desidia; o personas que mientras te atienden en cualquier lugar, arremeten y hacen preguntas sin esperar su turno, o...o...o... mil más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto gente que, sin ser discapacitada, usa los sitios reservados para ese fin, Y a veces hasta se estacionan de tal manera que ocupan dos espacios, Esteban.

      Eliminar
  8. Como para no sacar de quicio, y lo peor son esas personas que se hacen las indecisas, solo para llamar la atencion uffff, lo de la señora del super vamosssss.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo que a mí respecta, lo único que ganan es resoplidos de impaciencia, Inma.

      Eliminar
  9. jajaja, Gabri, perdona pero tu entrada me ha hecho reìr de lo lindo, bueno porque no era yo la que estaba ahì en la cola, eh. A mi me ha pasado a menudo cuando estoy para comprar el billete de tren de corto recorrido y està a punto de llegar, voy con el tiempo justo y el de delante se pone a reservar con toda tranquilidad un billete largo recorrido y pregunta horarios, precios y con toda la calma, cosas que se pueden hacer desde casa on line, y los de detràs que nos lo comemos vivo, jaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien que te rías con estas situaciones, Chusa. Al final de nada vale renegar y quedarnos ahí sin por lo menos verle el lado gracioso al asunto.

      Eliminar
  10. Gaby,saca de la paciencia la frescura de la gente,igual pasa en los omnibus donde el chofer es cobrador,y cuando suben los pasajeros en cola recien alli se ponen a buscar el monedero entre un montón de cosas pa ra por fin con mucha frescura sacar la moneda y pagar.Creo que solo nos queda decir ....ja....ja...ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El colmo es cuando recién al subir preguntan con total frescura: ¿cuánto es? Ya ni te digo lo que demoran en sacar la plata o, PEOR, pagar con un billete de diez soles.

      Eliminar
  11. Cosas desquisciantes que están en todos sitios a la orden del día y nos pasan amenudo, sobre todo en la caja del super.
    Buen fin de semana ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La caja de los supermercados es el peor sitio para exponer situaciones desquiciantes, Laura.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.