viernes, 24 de julio de 2015

La alumna más joven

Va otra historia prestada.
-----------------
Ella va muy compuesta y arreglada. Siempre va así, en verdad. Ingresa al salón de clases y se sienta en la primera fila. Está lista para empezar.

Aunque no conoce bien el curso, escucha y observa con atención lo que ahí ocurre. La profesora ya está ubicada al frente de los alumnos, empieza la clase.

En realidad, al cabo de muy poco rato comienza a distraerse. La profe dice cosas raras, los otros alumnos preguntan, algunos conversan y se ríen. La profe por ratos se pone seria, pide silencio. Otras veces escribe en la pizarra o mira unos apuntes antes de seguir hablando.

Ella mira por todos lados, de pronto recuerda algo. Se pone sus lentes, busca su cuaderno y sus colores y comienza a hacer lo que más le gusta: dibujar. Y mientras la profe sigue hablando, ella la dibuja en su cuaderno. La profe es igualita a su mamá. Por eso en un momento se olvida que está en clase y la llama, ¡MAMI!

La profe con un gesto le dice, ¡espera!

La alumna más joven de la universidad tiene siete años y anteojos. Esta vez acompañó a su mamá por motivos de horarios y prisas. Y no lo ha pasado mal, ella misma no nos dejaría mentir. Siempre se puede dibujar, piensa.

Termina la clase y la alumna más joven se va del salón de la mano de su mamá.

Ella piensa, esto es divertido, volveré.
---------------
Los peruanos celebramos este 28 de julio nuestras Fiestas Patrias, 194 años de independencia. ¡Feliz cumpleaños, Perú!

24 comentarios:

  1. Me conraron que efectivamente la alumna más joven volvió al salón en otro día de clases. Aunque le falta mucho tiempo, es bueno que se vaya acostumbrando. Mientras tanto que lo tome como una diversión, estará bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y quién sabe, si está callada y atenta, tal vez hasta aprenda algo.

      Eliminar
  2. A cualquier edad se aprende, día a día se aprende..... cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a veces ese aprendizaje nos acompaña siempre, Abril.

      Eliminar
  3. ¡Qué tierno! Esa alumna aventajada no podía tener mejor maestra y seguro que vuelve.

    Besos a montones de las dos y feliz fin de semana, Gabriela.

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que vuelve, y tal vez hasta decida prestar atención la clase entera.

      Eliminar
  4. A aluna mais jovem frequenta a universidade acompanhando a sua mãe? Curioso!
    Feliz aniversário, Peru!
    Beijinhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha ido alguna vez, más por necesidad que por obligación, Nina. Parece que lo disfruta.

      Eliminar
  5. Y ella está tan orgullosa de su mami y de estar allí dibujando :-)
    Desprende inmensa ternura este cuento,
    Gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser una imagen de lo más tierna, Milena. Me la imagino.

      Eliminar
  6. Imagino lo emocionada que asistirá a clases tan especiales esa joven alumna!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que es la engreída de sus "compañeros", Soñadora.

      Eliminar
  7. Asi sabrá que le deparará los estudios llegar al menos donde esta su mama.
    Felices fiestas patrias.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, y estoy segura de que no será una alumna con privilegios.

      Eliminar
  8. QUÉ BUENA ESTRATEGIA PARA ATRAER A LA NIÑA A UN ÁMBITO NUEVO, DONDE APRENDERÁ MUCHO MÁS DE LOS QUE EN CASA SE PUEDE ENSEÑAR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felizmente parece que no se aburrió con tanto aprendizaje, Antonio.

      Eliminar
  9. Y seguirá volviendo jajaj.....muy lindo relato Gabriela...
    Un besito.....feliz domingo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al parecer le gustó tomar la clase adelantada, Camelia.

      Eliminar
  10. Que ternura! A veces las mujeres como madres y profesionales tienen que encontrar "la forma" de cumplir ambas responsabilidades uf! Debe ser duro...
    Felicidades Peru!!! Me voy bailando una marinera ;)
    besos, feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palmas para esa marinera, Patricia. Y que se escuchen hasta Indonesia.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.