viernes, 10 de julio de 2015

Una de Cyrano

Me adueño de una historia de Cyrano, ese buen amigo bloguero que inesperada y repentinamente nos dejó hace muy poco. Él la publicó en su blog algún tiempo atrás, y acá la copio en su recuerdo a manera de homenaje.
-----------------

Escoba, bacín y trapo

En homenaje a dos amigos del alma.

Era un dicho que solo se lo había escuchado decir a mi madre durante toda una vida: "los tres amigos del teatro: escoba, bacín y trapo". Significaba para ella la sólida amistad que logran tener tres personas a lo largo del tiempo, de esas amistades que se mantienen "hasta grandes". De esa amistad intensa, alegre, triste, de risas y lágrimas.

Esta anécdota, motivada por tres amigos, dos él y una ella, será contada en tercera persona para proteger a los inocentes.

Dicho esto, a los hechos.

Escoba (ella) y Trapo (él) son los dos ángeles de la guarda de Bacín, que de salud esta más o menitos, que tiene dos enfermedades incurables bastante temidas. Por este motivo, Bacín se moviliza en silla de ruedas. Trapo se encarga de manejarle el auto a Bacín cuando hay que ir al médico, de compras o lo que sea. También arregla las posibles fallas que de vez en cuando se presentan en la casa de Bacín. Y Escoba es la administradora, jefa de personal, de relaciones públicas y gran coordinadora de médicos y clínicas.

El otro día, fueron los tres al supermercado a comprar una serie de cosillas que faltaban para la casa de Bacín, aprovechando de paso de comprar cosas para los otros dos. Al entrar a la tienda, Bacín y Trapo se fueron por un lado y Escoba se fue por otro. Cada uno a buscar sus cosas.

Luego de un rato, Escoba estaba en la sección frutas, que fue donde Bacín y Trapo le dieron el alcance. Se enseñaron sus respectivas compras e intercambiaron algunos comentarios y bromas.

Como ya tenían todo lo que necesitaban, se dirigieron los tres a la caja para efectuar el pago respectivo. Cuando de pronto, al pasar por un arreglo de plátanos todavía verdes, acomodados cuidadosamente en forma de torre por los trabajadores del supermercado referido, Trapo hizo una mala maniobra con la silla de ruedas de Bacín. En eso, se escuchó la potente voz de Trapo: "¡Mira Bacín lo que has hecho!" (Trapo se la pasa echándole la culpa a Bacín de cuanta torpeza pasa a su alrededor.)

Bacín, sin siquiera darse cuenta de lo que había pasado, lo único que alcanzó a ver fue a Escoba, que estaba delante de ellos, mirando cómo la montaña de plátanos iba cayendo plátano por plátano. En ese instante, los trabajadores del supermercado y los demás clientes que estaban por ahí, que seguramente habían alabado el cuidado que se había puesto en armar la torre de plátanos de dos metros de altura, observaban cómo Trapo empezaba a recoger plátano por plátano, ya regados por todos el piso, tratando de arreglar la torre. Mientras tanto, por el lado opuesto, otros plátanos caían.

En ese instante, Bacín dijo "mejor nos vamos, deja todo en el suelo y salgamos de acá rápidamente". Con una cara de seriedad mortuoria, cada uno canceló sus cosas. Trapo se encargó de embolsar, Escoba de pagar lo suyo y lo de Bacín, y Bacín estaba en su silla de ruedas con cara de "yo no fui".

A la salida, los tres estaban mudos de espanto, con el temor propio de haber salido filmados por las cámaras de seguridad, y de que los iban a atrapar en plena fuga. Cuando de pronto, se escuchó la potente voz de Trapo que dijo: "felizmente no fue una torre de latas". Escoba intervino diciendo "hubiera hecho un poquito de ruido". Bacín, recriminando a Trapo, le dijo: "tú toda la vida echándome la culpa de tus torpezas".

Llegaron al auto, subieron y lo único que se escuchó fue un solo de risas. Los tres no paraban de reír por lo que había pasado.

A ese tipo de amistad se debe haber referido mi madre cuando decía "los tres amigos del teatro: escoba, bacín y trapo".

16 comentarios:

  1. Muy buen relato, le haces un bello homenaje. Que esté feliz donde se encuentre. D.e.p.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Muchos lo van a extrañar, pero especialmente los amigos del teatro. La vida sigue pero va dejando espacios difíciles de reemplazar. Al fin y al cabo, la vida sigue... y seguirá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así como la vida, la función también debe seguir.

      Eliminar
  3. La vida continúa aunque las pérdidas se van sintiendo en lo más profundo.... besos

    ResponderEliminar
  4. Precioso homenaje a ese amigo que partió y precioso relato.

    Besos a montones y feliz fin de semana.

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El relato es suyo, lo hice mío porque retrataba una situación feliz y hasta cómica.

      Eliminar
  5. Gabriela, em Portugal também existe um trio de amigos a toada a prova. São "Os três da vida eirada, Cocó, Ranheta e Facada!".
    Bom fim de semana.
    Beijo da Nina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No los conocía, Nina. Gracias por hacerme aprender algo nuevo.

      Eliminar
  6. Querida amiga Gabi!
    Continuo afastada da blogosfera pelos motivos que todos
    conhecem. Agora com um tempinho livre vim matar as saudades e deixar o meu carinho. É duro ficar afastada daquilo que gostamos e que temos prazer em fazer...mas em breve tudo voltara a sua normalidade se Deus quiser...
    Deixo abraços com carinho de coração pra coração.
    Marilene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida sigue y se acomoda a una nueva rutina, empieza una nueva normalidad a la que uno termina acostumbrándose.
      Gracias, Marilene.

      Eliminar
  7. Bonita historia Gabriela, es una linda forma de recordarlo.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Me encantó la historia.......y precioso tu homenaje Gabriela!
    Un besito grande.....feliz fin de semana....

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.