viernes, 27 de marzo de 2015

Crónicas de viaje: La niña y el gaucho

¡¿De verdad?! ¿De verdad nos vamos a Buenos Aires?

La niña no lo puede creer. Acaba de enterarse de que en menos de una semana va a pasar cuatro días en Buenos Aires. ¡Cuatro días en la ciudad de donde viene su programa favorito de televisión! Ese que no se pierde nunca. Ese cuyos capítulos ha visto tantas veces que casi se sabe de memoria.

No sabía, no podía saber que todo el viaje fue planeado durante casi dos meses en máximo secreto, con la complicidad de todas las personas que la quieren. Son muchas las personas que la quieren. Es una niña afortunada. Es una niña alegre. Es una niña feliz.

Cuando se lo dijeron, faltaba menos de una semana para el viaje. En esos dos meses, la llevaron a sacar su pasaporte. "Son papeles importantes que toda persona debe tener", le dijeron a manera de explicación que ella asumió sin darle más vueltas. Te hace reflexionar en cómo confían absolutamente los niños en las personas que quieren y que los quieren. Y en lo destestable que es todo aquel que traiciona esa confianza, pero ese es otro tema.

En esos dos meses, se hicieron los trámites simples que se necesitan para tener el permiso de viaje al exterior que deben mostrar todos los menores de edad al momento de pasar el control migratorio.

Con mucho sueño, luego de un vuelo nocturno, el trayecto del aeropuerto al hotel se hizo cuando el día despertaba en la capital argentina. Con ojitos semicerrados, trataba de absorber todo lo que podía por las ventanas del auto.

El primer día fue de compras. En una sola tienda, en una sola compra, se apertrechó de mochila, lonchera, cartucheras, útiles escolares y todo lo demás para el colegio. ¿Cómo se describe la felicidad que reflejan los ojos de un niño? La emoción era tanta que saltaba y corría por las calles, siempre con la atenta mirada de quienes iban con ella. Ahí iba, señalando todos los quioscos, preguntando si tenían los ejemplares de la revista que por una u otra razón no habían encontrado en Lima. Consiguió algunos, se resignó a no tener otros.

El segundo día fue el gran día. El plan era visitar una hacienda en las afueras de Buenos Aires, con gauchos, caballos, música, baile.

Dio un paseo a caballo, se llenó del polvo del camino, miró a los gauchos con los ojos muy abiertos. En especial a Cirilo, el gaucho que se notaba era el más experimentado de todos. El que manejaba la carreta en la que se subió para dar otra vuelta. Cirilo la hizo sentarse adelante, a su costado, para que tuviera una visión privilegiada de los verdes campos que la rodeaban.

Pasado el almuerzo, donde no faltó el baile ni las exhibiciones con sogas, vino el cierre de tan memorable jornada. Los gauchos hacen lo que para ellos es un juego, y que para los demás mortales es una hazaña imposible: tratan de enlazar un artilugio con una especie de lanza.

Así, los gauchos vienen montados en sus caballos a toda velocidad, lanza en ristre que pasan con una puntería asombrosa por un pequeño anillo de metal que cuelga de un arco de tres parantes. El anillo se queda en la lanza, y después se lo dan como ofrenda a alguien de la concurrencia. Obviamente, a una mujer. Galanteo puro, entre aplausos del respetable.

El broche de oro viene cuando Cirilo escoge a algunas privilegiadas a las que lleva a pasear en su caballo por una distancia muy corta, haciendo alarde de sus habilidades de avezado jinete. Después de llevar a dos chicas, Cirilo estiró la mano hacia la niña, invitándola a acompañarlo en ese breve recorrido. La había dejado para el final, fue la última a quien ofreció ese breve trayecto a lomos de caballo.

Ahí iban la niña y el gaucho. Ella bien agarrada, imposible pensar en una caída. Él muy concentrado en las órdenes que le daba al caballo. Luego, ella desmontó feliz, con una sonrisa de esas que no se olvidan ni con el paso de todos los años del mundo

Un viaje memorable, y no solamente para una niña de siete años que miraba fascinada todo lo que la rodeaba y que no paró un momento de expresar su felicidad, corriendo, saltando. Cuatro días que se pasaron volando, y quedaron para el recuerdo.

La felicidad era eso.
Este es el anillo de los gauchos

28 comentarios:

  1. Por lo que cuentas es un juego que se llama "carrera de sortijas". Me alegro que la niña lo haya pasado muy bien.
    Besos gabriela
    hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2015/03/no-obsesionarse-por-comer-solo.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez dieron el nombre y lo olvidé, pero gracias por decírmelo, Norma.

      Eliminar
  2. Con todo, cuando le preguntas qué es lo que más le gustó del viaje a Buenos Aires, ella contesta: "Gaby".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente la aludida diría: "pasar tantos días con una niña maravillosa".

      Eliminar
  3. Essas experiências são os melhores regalos que se podem oferecer a uma criança!
    Bom fim de semana, Gabriela.
    Beijinhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, Nina. Yo creo que no va a olvidar este viaje.

      Eliminar
  4. Adorei o conto, aqui também temos gaúchos e somos conhecidos por aqui como gaúchos. Para amenina essa viagem fico para sempre em sua memória.
    Bjos tenha um ótimo fim de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encantaría ver a esos gaúchos de los que hablas, Anajá. Deben ser todo un espectáculo. como el de este viaje.

      Eliminar
  5. La niña disfrutó de lo lindo... y yo he sentido su felicidad al leer tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La felicidad sin duda era tan grande que ya ni encontraba por dónde salir, Milena.

      Eliminar
  6. Muy disfrutable este viaje sin duda, me siento muy identificada con su felicidad, adoro el campo, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Abril, cómo no adorar tanto color, tanta vida.

      Eliminar
  7. Seguro que esas experiencias serán inolvidables para la niña. Qué lindo viaje sobre todo porque tuvieron días felices y momentos muy agradables.

    ResponderEliminar
  8. Que momentos tan bonitos que pudo disfrutar aquella niña, ver ojitos de niño ilusionado es invalorable.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Soñadora, para explicar lo que es la felicidad, basta ver los ojos de un niño ilusionado.

      Eliminar
  9. ¡Qué bonito relato, Gabriela! Has conseguido contagiarnos la emoción de los momentos vividos.

    Gracias por tu visita a nuestro blog. Muchos besos de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  10. Un sueño hecho realidad. Cuatro días que recordará toda su vida y contará miles de veces. Bonito relato y muy original el anillo.
    Buena semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. NO HAY MEJOR FORMA DE LLENAR EL ALMA DE GOZO Y SATISFACCIÓN SINO CON LA FELICIDAD DE UNA NIÑA O NIÑO.

    ResponderEliminar
  12. Hola…La alegría de un niño es contagiosa...El solo leer tu nota me hace también querer vivir la experiencia gauchesca y seguro termino como ella saltando de felicidad.
    Un abrazo
    iela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saltando, bailando, cantando, la felicidad era más grande que toda su humanidad de siete años.

      Eliminar
  13. me ha encantado tu rincon lleno de vos y maravillas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, parece que la emoción de la niña trascendió estas líneas.

      Eliminar
  14. La felicidad es mirar el entusiasmo de esa niña en el viaje de sus sueños y lo has hecho trascender en el hermoso post
    un saludo con cariño, Gabri, te escribo desde mi móvil

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.