sábado, 6 de septiembre de 2014

Tazas que desaparecen, peines que se multiplican

Poco antes de la Navidad pasada, compré una taza roja de apreciable tamaño para regalárselo a una persona querida, para tomara su café diario después del almuerzo o en el momento que prefiriera.

Era un regalo que pensé indicado para esta persona, que alguna vez comentó que su taza de café ya tenía algunos añitos de uso. Tomé nota del comentario y decidí que las fiestas navideñas eran una buena ocasión para impulsar el cambio de taza.

Como faltaban algunas semanas para la importante fecha decembrina, puse la taza en un lugar apartado, con la idea de sacarla con poca anticipación para envolverla. A mediados de diciembre, me dispuse a envolver mis regalos y fui a buscar la taza... pero no estaba.

Busqué y busqué por todos lados. Miré en los sitios lógicos, luego pasé a los ilógicos. Nada, no tuve éxito. La taza roja desapareció. Hasta el día de hoy no la encuentro. Tuve que pensar en otro regalo, que fue bien recibido.

Hace pocas semanas, en medio de arreglos y limpiezas, encontré un peine del que ya casi no me acordaba. Se convirtió en mi peine favorito, lo usaba y dejaba siempre en el mismo sitio, para evitar que corriera el mismo destino que la taza roja.

Un día, lo agarré como cualquier día, y luego de usarlo lo volví a guardar. Al poco rato, lo vi por otro lado y me intrigó muchísimo porque no era el lugar donde lo había dejado. Cuando fui a ponerlo en el lugar habitual, enorme fue mi sorpresa cuando me vi con dos peines exactamente iguales, uno en cada mano.

No sé de dónde apareció ese segundo peine. Estoy empezando a creer que la taza roja se transformó. Total, siempre me han enseñado que la materia no se crea ni se destruye (ni desaparece), solamente se transforma.

Esta es la foto de la semana. Si bien no es precisamente una foto de invierno, me llamó la atención esta tuna roja, puesta en el borde un pequeño muro, como esperando a su dueño. Aunque las tunas rojas son comunes, la variedad verde es mucho más habitual.

34 comentarios:

  1. Como dice la canción, la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida. En algún momento aparecerá la taza roja, vas a ver. Y tal vez encontrarás un tercer peine.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez hasta el tercer peine esté dentro de la taza roja.

      Eliminar
  2. ....((((....\
    .........).\....)...... Trouxe um anjinho
    .........\_..\...(
    .........._)..\...)......Para cuidar de você e abençoar seu final de semana.
    ./\.__/..'-'/.\.(
    .\.|__(___/..|....... lhe transmitir muita paz , muito amor para você e sua família.
    ..\|.............|
    ...|............/.........é tudo que desejo do fudo do meu coração.
    ....\__...--'\
    .....|...........\........Obrigada pelo carinho
    .....|...........|.......Prometo estar sempre contigo no meu coração
    .....|............\__ ...Só sei dizer te amo de verdade e para sempre.
    .....|..................\-..
    .....\__________\_`-,
    Muita paz dentro do seu coração!
    Que Deus não lhe permita sentir
    nenhum tipo de dor somente amor.
    Um carinho da estrela de paz e de luz.

    Evanir..

    ResponderEliminar
  3. Te entiendo perfectamente, Gabriela. Aún estoy buscando unos papeles que desaparecieron hace unos años y que me encantaría recuperar. Juro que desaparecieron en un instante y aunque he limpiado, ordenado y recogido no volvieron a aparecer. .. Quizá se hayan transformado como bien dices

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han pasado cosas similares, Marta. A veces tengo suerte y aparecen después de muchos años... cuando ya ni me acuerdo de su existencia.

      Eliminar
  4. Mistério!!!!!
    Começaria a pensar em fenómenos paranormais:-)
    Bom domingo, querida!
    Beijinhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé qué pensar, Nina. Solamente en lo que acertadamente dices... misterio.

      Eliminar
  5. Gabi, sin dudas tienes a un duende alojado en tu casa que te hace bromas. Muy lindo relato .Un beso

    ResponderEliminar
  6. A lo mejor se ha transformado en esa tuna que has fotografiado (que por cierto no logro saber muy bien lo que es)

    A mí lo que me sucede es que guardo tan bien las cosas que luego no sé donde las he puesto.

    Un beso

    Laly

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una tuna es una fruta de cactus, con la cáscara llena de espinas. Hay que saber pelarla, lo que es muy fácil, y dentro la fruta es muy dulce. Es increíble que dentro de algo tan espinoso haya una fruta tan dulcemente deliciosa.

      Eliminar
  7. Será eso que se transformó en peine ;)))) Puede que algún día aparezca y te de la sorpresa.
    He ido a ver que es una tuna, ya lo sé.
    Buen domingo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una canción que dice "me he de comer esa tuna aunque me espine la mano". Ojalá algún día la pruebes.

      Eliminar
  8. En Málaga, la tuna se llama higo chumbo, y la planta de la que procede son chumberas.

    Deliciosa, es una de las frutas preferidas de Manolo, que le gusta hasta pelarlas, jajjaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía ese nombre de la tuna. Yo tuve que aprender a pelarla para poder comerla, es deliciosa como dices.

      Eliminar
  9. Olá Gabi,
    Incrível como essas coisas acontecem, não temos explicações, juramos que colocamos em tal lugar, mas o sumiço prova o contrário.Comigo já aconteceu coisa parecida e nunca mais achei...Mistério!
    Beijos com carinho e tenha uma linda semana.
    Marilene
    Marilene Folhas Flores e Sutilezas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es la primera vez que se me pierden cosas tan extrañamente, Marilene. Tal vez ya debería estar acostumbrada.

      Eliminar
  10. Jajaja, me has hecho reír Gabriela. Por favor, si aparece la taza roja cuéntanos dónde... y si aparece un tercer peine, también : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras no sea para contar que desapareció uno de los peines, no hay problema, Milena.

      Eliminar
  11. Olá,
    que estranho desaparecer o o copo vermelho. Deves estar em algum lugar escondido qualquer dia tu achas ou se transformou no pente de cabelo. Eu estou muito esquecida e perco as coisas aqui em casa. To ficando velho. hahahah
    Bjos tenha uma ótima semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mi pobre tacita estará pensando que la he olvidado, ja, ja. Ojalá aparezca después de este llamado público.

      Eliminar
  12. Gabriela que ilusión reencontrarnos!! Tiene algo de mágico como lo de tu tacita que se transformó en peine. Que misterio!! Súper divertido el post. Un abrazo enorme desde Barcelona hasta Lima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno verte por acá de nuevo, Nica.
      O tal vez fue el peine el que me hizo creer que era una taza. Cosas que nunca sabremos.

      Eliminar
  13. Hola Gabriela, ya estamos de vuelta, y veo que en tu casa también muestran efectos "paranormales" los objetos. En mi baño un día se me cayo el tapón de un frasco de colonia y por más que lo busque no lo encontré, siempre pienso donde estará, un baño pequeño sin posibilidad de que saliera de el el tapón, ?????. Me imagino que tendrá su explicación pero de momento no entiendo nada.
    Mi hijo también tiene una taza roja, espero que no le pase lo mismo que al tapón, ¡estas tazas caprichosas...!
    Besos amiga y me alegro de volver a saludarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues parece que la taza roja cruzó el Atlántico, Fernando. ¿Será? Ya no me extrañaría.

      Eliminar
  14. Hola Gabriela.
    Muy cierto tu post......desaparecen cosas y aparecen otras sin ninguna explicación.....me encantó leerte amiga......Un besito....buen fin de semana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces las desaparecidas deciden volver como si nada después de años, Camelia. Y lo peor es que no les podemos pedir explicaciones.

      Eliminar
  15. La tasa roja, al menos Gabriela, apareció hace unos días en mi closet. Al lado había un duende que me dijo con voz ad hoc:"Le estoy haciendo una broma a Gaby".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que habían sido ellos, Esteban. Lo que no sabía es que se la habían llevado tan lejos.

      Eliminar
  16. Me he perdido varios de tus relatos Gabri, asì que empiezo por éste. Qué làstima que da cuando se pierde una cosa asì, como envuelta en misterio. Menos mal que lo solucionaste...
    Yo perdì antes de salir de vacaciones mis tijeritas rosa de cuando iba a la escuela. Llevaban conmigo màs de 30 años sin perderse jamàs, a pesar de las diferentes mudanzas. Total que fui a Madrid a la misma papelerìa donde la habìa comprado, pero nada, ya no las hacen igual. Ahora son todas gordotas y no me gustan, qué se le va a hacer, lo mismo me aparece como tu peine...
    La foto de la tuna es preciosa y sugestiva.
    Nos seguimos leyendo, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida de vuelta, Chusa.
      Lamento lo de tu tijerita. Sé lo que se siente perder algo a lo que estamos tan acostumbrados de un momento a otro, y sin explicación.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.