viernes, 11 de abril de 2014

"¿No tendrá otro billetito?"

Pasa un día cualquiera, en que vas a comprar algo con el mejor de los buenos ánimos.

Al momento de pagar, sacas un billete y lo entregas al vendedor. Como si se desencadenara una serie de mecanismos contenidos en un protocolo que casi has aprendido a conocer, el vendedor escudriña tu billete, lo mira por el anverso, lo mira por el reverso, se lo acerca a los ojos, lo mira de lejos, lo estira al punto que sientes que lo va a romper, lo pone a contraluz, lo vuelve a mirar por el reverso y luego por el anverso. Entonces, te lanza una mirada indescifrable y te dice con tono que parece de pregunta:
- ¿No tendrá otro billetito?

Encima te lo dicen así, con un diminutivo, como para que duela menos, o la molestia sea menor o para que no creas que le tienen cólera a tu billete, o quién sabe para qué.
- ¿Qué tiene este billete de malo?
- Es que está rotito -de nuevo el diminutivo.

A la vez que te dice eso, te muestra una muesca de un nanomílimetro de largo, apenas perceptible al ojo humano. Debe ser imperceptible para un lince también.
- ¿Dónde esta rotito? -siguiendo el mismo estilo.
- Acá, ¿no lo ve?
- No, no lo veo.
- Es que así no se lo puedo recibir.

Estás ante dos opciones: cambiar el billete o pelear. Más de una vez he optado por lo primero, cuando realmente reconozco que el rotito existe, después de un minucioso escrutinio y siempre pensando que lo puedo entregar en una próxima transacción comercial. Sin embargo, en más de una ocasión no lo he querido hacer así:
- Tal vez usted no, pero se lo recibirá cualquier otra persona, tal como yo lo recibí.
- ...
- Además, el Banco Central de Reserva tiene una directiva sobre cambio de billetes deteriorados, y aunque ese billete no está deteriorado ni rotito, se lo pueden cambiar.

Ese es el tipo de respuesta que puedes recibir cuando tienes un abogado al frente. Quedan dos opciones, que el vendedor acepte el billete o que insista en su negativa. Si acepta el billete, se completa la compra y todos quedan felices. Si el billete no es aceptado y tú insistes en que el billete está perfecto, la única salida es decir:
- Entonces no compro nada. Gracias -y haces el ademán de irte.

Lo más seguro es que la compra se concrete luego de esto, especialmente si el comprobante de pago respectivo por la transacción ya fue emitido.

No sé cómo será en otros países, pero en el Perú la gente es sumamente detallosa con los billetes. La situación empeora cuando el pago se hace con dólares, algo bastante habitual por estos lados. Ahí sí, quien recibe el billete no transige por nada del mundo. En realidad es una situación ridícula, porque en Estados Unidos, el hogar de los dólares, circulan billetes rotos con la mayor tranquilidad. Me refiero a billetes rotos de verdad, no uno con un invisible rotito.

Ahí quisiera ver a los vendedores y cajeros peruanos preguntarle al cliente si "no tendrá otro billetito".

38 comentarios:

  1. Cada vez que mi hermana viene de EE.UU. con sus dólares es un dolor de cabeza, tiene que regresarse con varios billetes que acá no recibe nadie, lo bueno es que allá si.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si lo ves del otro lado, puede llevarse billetes que tengan ustedes que nadie quiera por estar rotitos.

      Eliminar
  2. jajaja Es curioso. en España no hay problema con los billetes usados, al contrario. Una vez saqué del cajero automático dinero y me dió unos billetes de 10€ absolutamente nuevos, fuí a comprar y el cajero miraba los billetes y los miraba...Le tuve que decir que los acababa de sacar del cajero del banco de al lado, porque me miraba ¡como si los hubiera fabricado en mi casa! jajajaj
    Y es cierto lo que dices en los USA circulan billetes viejos pero viejos que dan asco. :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, acá te miran con sospechas, Dolega. A veces se pasan de exagerados. Cunde la cultura de la desconfianza.

      Eliminar
  3. Me ha dado mucha risa tu entrada, pero es la pura verdad por estos lares. Es que no me tienen paciencia, como decía El Chavo del Ocho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco tengo paciencia a ese tipo de exigencias, Acirema.

      Eliminar
  4. Es una estória interessante! Nunca me aconteceu isso aqui em Portugal. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá sí que son un poco detallosos con los billetes, isa María.

      Eliminar
  5. Por aqui, existem uns aparelhos que comprovam que oa nota não é falsa e isso justifica-se porque, realmente, existe grande falsificação de euros. Se está "rotito" no pasa nada.
    Bom fim de semana, Gabriela!
    Beijinhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá también existen esos aparatitos, Nina, pero con un billete roto, poco se puede hacer aunque la máquina diga que el billete es auténtico.

      Eliminar
  6. Pues no he tenido nunca ese problema... sí hay un aparato en el que meten los billetes dudosos y también una especie de rotulador que pinta de un color distinto según sea el billete auténtico o falso... Pero claro, la situación que describes es como para decir "pues no le compro oiga, así es...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No desconfían porque el billete sea falso, en verdad no sé cuál es la objeción porque bien pueden deshacerse del billete entregándolo al siguiente cliente.

      Eliminar
  7. En Chile todo billete vale, viejo o nuevo y hasta roto siempre que la serie en ambas inserciones coincida, pero también si nos dan uno al que le falte algún trocito, tendemos a pedir que lo cambien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mismo que pasa acá, Esteban. Son detalles muy molestos de algunas personas.

      Eliminar
  8. Pues sì que son desconfiados, desde luego yo optarìa por largarme sin comprar. Nunca me ha sucedido nada asì pero en alguna ocasiòn me han dado monedas similares a las de 50 céntimos y ni cuenta que me di, pero al ir a pagar me lo dijo la cajera del super...y eran idénticas de color y diàmetro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es mi último recurso, Chusa, decir "ya no quiero". Ahí sí que se ponen amables y no reciben el billete. Se les acaban los reparos ante la perspectiva de perder la venta.

      Eliminar
  9. Hola amiga, esto en España no ocurre, te "trincan" el billete y gracias, ¿cuando verán otro cliente?.
    Es curios ese escrúpulo con la moneda, creo que yo optaría por la discusión, ya que ellos se lo dan a la primera persona que pueda.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discutir a veces aburre, Fernando. Y sí pues, no piensan que se lo pueden dar al siguiente cliente sin problemas.

      Eliminar
  10. Por Dios!! Aquí te lo cogen. Luego en el banco se puede cambiar por otro que no este deteriorado y en paz, igual que allí. Otra cosa sería que fuese falso, entonces no te lo cogen en ningún comercio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá también se puede cambar en el banco. Marta, pero no, algunos insisten en pedirte otro "billetito".

      Eliminar
  11. No me ha sucedido nunca. Y por aquí existen billetes rodando sin parar no con un rotito, sino con un buen roto;)
    Buen miércoles.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá con toda seguridad los mirarían con desconfianza, Laura.

      Eliminar
  12. Olá
    que triste, todos somos clientes e clientes tem que ser bem tratados. Aqui eles aceitam bem. Mas cuidam muito nossa moeda pois existe muitas falsificações de notas brasileiras. Mude, não vá mais neste estabelecimento que mal trata seus clientes.
    Bjo tenha uma ótima Páscoa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es el temor a las falsificaciones la causa de tanta desconfianza, Anajá.

      Eliminar
  13. Por aquí no tenemos éstos problemillas, muchos billetitos rotitos quisiera yo... jijii
    Ante una situación así, yo le diaria que me iva sin comprar .

    Besitosss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo he hecho más de una vez y, ¿sabes qué? Es una fórmula infalible.

      Eliminar
  14. Hola Gabriela;
    Creo que mi cabeza está jugando conmigo!!! Me pareció que te había dejado un cometario en eta nota pero me doy cuenta que no…Quizás lo pensé j aja ja … Porque en mi país es tan típico que te suceda algo así….yo por lo general peleaba y me iba “refunfuñando”. Por suerte aquí lo billetitos te los aceptan como sea…solo tienes que ir al banco y te dan uno nuevo sin problema.
    Un abarzo
    Y espero que andes bien. Hace tiempo que no nos conectamos…pero con la llegada de la cuasi primavera me pongo de ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quieres saber lo más gracioso, Iela? Que acá también los bancos deben cambiar los billetes deteriorados que cumplan con requisitos muy simples, pero nadie lo hace.

      Eliminar
  15. Hola Gabri!!!

    Pues yo no he tenido nunca ese problema, pero antes de que entrara el euro en circulación Manolo pagó en una gasolinera con un billete de 2.000 pesetas y justo cuando salíamos con el coche salió un Guardia Civil con el billete en la mano y se quedó mirando nuestro coche.
    Poco tiempo después se conoció una operación contra la falsificación.... Madre mía... y nosotros sin saber nada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felizmente no tuvieron mayor problema esa vez, Laly.

      Eliminar
  16. Querida amiga Gabi, boa tarde!
    Páscoa é renascimento, é passagem do velho para o novo, é mudança e transformação. É se fazer de novo a partir da própria libertação.
    É deixar para trás aquilo que não nos serve mais e iniciar uma nova jornada iluminada pela luz do Cristo que agora surge em nosso interior, guia o caminho e renova as esperanças.
    Que nesta Páscoa tudo se renove em sua vida e que seu caminho seja iluminado por Jesus Cristo.
    Beijos com muito carinho
    Marilene

    ResponderEliminar
  17. Me he reido por el tono al contarlo. Nunca me pasó y creo que por aquí no es habitual que ante un rotito que ni sé ve te pongan pegas. En cualquier caso se agradece la sugerencia de cómo actuar...
    Saludos calurosos Gabriela, tocaya del gran escritor que hoy se nos fue.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La situación es tan absurda que es mejor contarla con humor que replicar el malestar que se siente en ese momento.

      Eliminar
  18. Que historia tant interesante.Me ha encantado visitar tu bloc. Esta semana os propongo una manualidad espero que os animeis a hacerla por eso te invito a visitar mi blog y espero que te guste. Si te ha gustado espero que si no eres seguidora te hagas ahora.
    Elracodeldetall.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Julia, pasaré por tu blog.
      ¡Gracias!

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.