martes, 17 de diciembre de 2013

Colores navideños: Verde

Para estar a tono con los tiempos navideños que corren, vuelvo a publicar una entrada colorida.
----------------------------

Te despertaste ese día con la sensación de estar ante un día especial. ¡Cómo no iba a ser especial! Era la primera vez que él te pedía que le cocinaras algo que le encantaba: tallarines verdes.

Una vez que te quedaste sola en la casa y te organizaste un poco, comenzaste a planificar el día.

Fuiste a la tienda a comprar todo lo necesario. No podía faltar ningún detalle. Todo tenía que ser perfecto. Escogiste la espinaca, un poco de albahaca. Un paquetito de ensalada con el cartel de "todo verde" para estar a tono.

Regresaste a la casa y pusiste manos a la obra. Lavaste bien todas las hojas, preparaste la salsa cuidando el mínimo detalle. Hasta le agregaste un poco de pecanas reservadas para una ocasión importante. Más importante que esta no podía haber.

Por otro lado, cocinaste la pasta y esperaste con paciencia hasta que estuvo a punto. Tapaste la olla, y miraste el reloj. "En cualquier momento llega", te dijiste. Recién en ese momento te diste cuenta de que el reloj que adorna tu cocina está lleno de ilustraciones de verduras y frutas.

Te sentaste a esperarlo. La radio prendida lanzaba las noticias de la hora, pero tú casi no las escuchabas. Hasta que por fin... el ruido de sus pasos, de la puerta. Te le adelantaste y la abriste primero. Ahí estaba, parado con cara ansiosa, con su chompa verde oscuro:
- Hola mamá. ¿Te acordaste de mis tallarines verdes?

38 comentarios:

  1. Ese fue un golpe al corazón... con puño de seda.

    ResponderEliminar
  2. Hola Gabri, me ha gustado mucho esta entrada porque describe un momento màgico de un encuentro de una madre y su hijo a través de unos deliciosos tallarines verdes. El color verde es el de la esperanza y desde siempre es mi color favorito. Esta historia deja muy buen sabor final

    ResponderEliminar
  3. Qué monísimos madre e hijo…
    Y qué verde el post : )

    ResponderEliminar
  4. ¡Hay que post taaan bonito!
    Con final imprevisto ehhh jajajjajaj
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro te imaginabas que algo salía mal, Dolega. Es el toque de malicia, je, je.

      Eliminar
  5. Hola Gaby querida, ya recuperé un correo, pero no tengo el gmail., yo no puedo entrar a mis blogs, paciencia.
    Tu entrada es muy tierna y maternal, narraste la vida cotidiana de un hijo y su madre. Javier es fanático de los espaguetis en salsa verde con apanado, desde niño, y el domingo me pidió su plato preferido, "tallarines verdes con apanado", jajja.
    Me gustó mucho, escribes muy bien.
    Cariños,
    María del Carmen Rodríguez de Arce Rubira

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira qué tal coincidencia, Maricarmen. Y bienvenida de vuelta por estos barrios blogueros.

      Eliminar
  6. Esos tallarines verdes van directos al corazón... Gracias Gabriela precioso relato!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hechos con puro amor y cuidando todos los detalles, Laura.

      Eliminar
  7. Muy linda entrada, Gabriela. ¡Tu hijo debe ir con muchas ganas a visitarte! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está dedicado a todas las mamás del mundo que se afanan por complacer a sus hijos en las cosas simples, Martín.

      Eliminar
  8. Ayyy, me has hecho recordar cuando volvía del instituto, muerta de hambre, y soñaba con la comida que me tendría preparada mi madre. Más de una vez acertaba y me encontraba mi plato preferido... potaje de lentejas... Ummmm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, tu mamá le ponía el mismo amor al cocinar el potaje que la protagonista de esta historia.

      Eliminar
  9. Cozinhar para o grande amor das nossas vidas! Não há prazer maior!
    Beijinhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Nina, y luego compartirlo completa un círculo perfecto.

      Eliminar
  10. Yo no soy la madre de esta historia colorida porque soy de pocos detalles y lo lamento pues creo que ellos son la salsa del amor, pero siempre me pilla el tiemmo y siempre termino improvisando..
    Felices fiestas, querida Gaby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura de que esa improvisación que menciona viene con tanto amor que los detalles salen sobrando, AleMamá.

      Eliminar
  11. Gracias, querida amiga, por tu amable presencia en mi blog, por tu amistad, por tu cariño, por el tiempo y las cosas compartidas durante este año que se va. Te deseo una feliz Navidad y un venturoso año nuevo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafael. Lo mismo deseo para ti y los que más quieres.

      Eliminar
  12. Una entrada que empieza bien y termina bien: con color y sabor

    ¡Feliz Navidad! Gabriela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto amor no podía permitir otro final, Marta.
      Saludos navideños.

      Eliminar
  13. Linda história, esta época nos traz boas lembranças do tempo passado.
    Te desejo um feliz natal e uma ano repleto de coisas boas e felicidades.

    ResponderEliminar
  14. Pensaba que esperaba a otra persona ...y me encantó saber que habia puesto tanta ilusion en cocinar para su hijo.
    Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tantos preparativos tenían que ser para alguien realmente especial.

      Eliminar
  15. Telepatía? Asociación de ideas?

    Simplemente, magia.

    ResponderEliminar
  16. Me encantaría comerme ese delicioso plato verde! es mi color favorito! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y debe ser más rico con todo el amor con que se preparó, Teresa.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.