jueves, 1 de agosto de 2013

Un lindo gesto

Hace algunos días fui al banco de siempre, pero a una oficina distinta a la de siempre. No había mucha gente, es más, ni siquiera tuve que hacer cola pues en cuanto llegué, una de las cajeras me llamó para atenderme.

Mi operación era muy simple: cambiar un billete grande en otros más chicos. Saludé a la señorita, le entregué el billete y mientras ella buscaba en su cajón la cantidad exacta que debía entregarme, vi un cartel escrito a mano al lado del cartel habitual que nos pide que contemos el dinero antes de retirarnos.

El cartel decía en letras azules muy grandes: "Gracias a Dios y a mis padres, hoy puedo decir que soy una profesional titulada".

Al momento que me entregaba los billetes, felicité a la cajera por su logro profesional. Me contó que había terminado sus estudios algunos meses antes, pero que recién la semana anterior le habían entregado su título. Se le notaba la alegría en los ojos al contarlo.

Le pregunté qué había estudiado y me contestó que Administración Bancaria. También me dijo que debió haber incluido al propio banco en su agradecimiento, pues le habían dado todas las facilidades necesarias para poder trabajar mientras estudiaba.

Volví a felicitarla, consciente de que no es nada fácil llevar adelante una carrera sin dejar de lado las responsabilidades laborales. Le agradecí el cambio de los billetes y me fui.

Sin conocer a esta cajera, sin siquiera saber su nombre, su sencillo gesto me pareció digno de ser contado en Seis de enero.

42 comentarios:

  1. Si el mundo tuviera mas gente así seguramente sería otro. Gente agradecida y con valores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, Katy, necesitamos más personas dispuesta a poner carteles así.

      Eliminar
  2. Bonitos gestos: el del banco, el de la trabajadora, y el tuyo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Tienes toda la razón! Me alegro por ella y te felicito por tener la idea de contarlo. Vale la pena.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Detalles así de pequeños pueden convertirse en enormes, AleMamá.

      Eliminar
  4. Qué bonito es saber y poder contar historias simples pero hermosas, que nos dejan con una sonrisa en el corazón.

    ResponderEliminar
  5. Ojalá muchas empresas hicieran lo mismo.
    Besosss

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, es algo para contar, anécdotas del día a día bonitas.
    Un beso!!!

    http://quedateenminube.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que a veces son más importantes que los grandes acontecimnientos.

      Eliminar
  7. Aqui, em Tallin, li com muito interesse o teu relato.
    Um beijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es la primera vez que me visitan desde Estonia, Nina.
      :D

      Eliminar
  8. Que bom ver as conquistas mesmos de pessoas estranhas. Alegria é contagiante, fiquei muito feliz por ele também.
    Bjos e tenha um ótimo fim de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Anajá. No me cabe duda de que será una buena profesional.

      Eliminar
  9. Felicitaciones a la esforzada cajera...y gracias, Gabriela, por haberle dado al hecho proyección internacional por medio de este blog, que la chica bien ganado se lo tiene.

    Tal vez la emocionarías si recoges tu artículo y sus comentarios y la próxima vez que vayas al banco se los muestres. Creo que se lo merece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó eso de la proyección internacional, Esteban. Está buena tu idea de regresar al banco y contárselo a la flamante profesional.

      Eliminar
  10. No hay nada más hermsoos que sentirse orgullos de los logros sin olvidarse de aquellos que los hicieron posibles.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, Dolega, un esfuerzo tan grande como este merece todo tipo de reconocimiento.

      Eliminar
  11. Dice el refrán...De bien nacidos es ser agradecido.
    Un gesto que honra a esta chica y ya lo creo que merece ser contado en esta "tu casa":)))
    Buen fin de semana por aquí "mú calentito".
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Ya lo creo que fue un lindo gesto Gabriela, la gratitud se contagia.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Querida Gabrielita, Me encanto tu entrada! Ojala!
    todos los jovenes, siempre, pudieran estudiar.
    Nuestro pais progresaria al maximo.
    Te quiero.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fuera así, Consuelo, las cosas serían infinitamente mejores.

      Eliminar
  14. Preciosa historia, Gabriela. Y precioso gesto.
    Hay tantas cosas que tenemos que agradecer y la mayoría de las veces no correspondemos, cuando es tan sencillo como lo que ha hecho esta chica.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan (mal)acostumbrados estamos a ver y destacar solamente lo malo que pocas veces también vemos y destacamos lo bueno, Laly.

      Eliminar
  15. hola gabriela, aveces esperamos que sea como siempre y nos reciban de mal gesto pero no siempre es asi y cuando nos hacen un buen gesto nos creemos que pasa algo raro jaja

    he visto que te gusta mucho el blog de el vicio de comer, si te interesa las comida y las experiencias gastronomicas personales puedes echar un vistaso porr mi blog http://gabodice.blogspot.com/ saludos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, tocayo.
      Raro, pero también me ha pasado que desconfío de lo muy fácil o de las personas amables.

      Eliminar
  16. Una historia digna de mención.

    Un abrazo, Gabriela

    ResponderEliminar
  17. Hola Gabi. Los logros personales obtenidos con tanto esfuerzo y sacrificio , son una caricia para el alma. Yo pude terminar mi secundaria casi a los treinta años y para mi fue uno de los mejores regalos que recibí en mi vida. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué linda frase: una caricia para el alma. Imagino cómo se habrá sentido acariciada tu alma cuando por fin concluiste tus estudios de secundaria. Te felicito por no dejarte estar.

      Eliminar
  18. Olá Gabriela, boa noite minha amiga! Devemos sim homenagear jovens que se dedicam a estudar e trabalhar, porque realmente isso não é fácil. A gratidão é um dos maiores e dos mais belos sentimentos, ela acaricia a alma de quem recebe...Parabéns a ela pelo esforço e a você por ter compartilhado essa linda história.
    Beijos com carinho
    Marilene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marilene. Besos con cariño también para ti.

      Eliminar
  19. Passando para lhe desejar uma ótima semana cheia de boas surpresas.
    Anajá

    ResponderEliminar
  20. Muy bonita historia.
    Como para alegrar el día y olvidarme de las preocupaciones mundanas XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas son las cosas simples de la vida que nos dan siempre alegría, Renzo.

      Eliminar
  21. lindo gesto el de ella, pero que suerte que el banco le permitiese hacer eso, acá las empresas tienen horarios que la gente estudia o trabaja :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá también tienen horarios, Hilda, por eso es más difícil poder arreglárselas para hacer las dos cosas. Bien por ella, que logró su objetivo.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.