miércoles, 23 de mayo de 2012

Renovación generacional

La tía Angelita nos contaba historias de su niñez en los campos de explotación del caucho. Su padre, don Francisco Martínez Camino, llegó de su natal Extremadura a "hacer la América" a finales del siglo XIX, en pleno apogeo de la explotación del caucho en la Amazonía peruana. Por eso, la tía Angelita tenía un niñez llena de historias de ese tiempo y lugar.

También nos contaba cuentos que no terminaban con el típico "colorín colorado, esta historia se ha acabado". Sus cuentos acababan con un original "Se han casado y por aquí han pasado". Esas palabras me hacían pensar en un príncipe y una cenicienta que habían pasado por la esquina de la casa sin que los hubiéramos visto. Siempre me preguntaba por qué la tía Angelita no nos había avisado para poder verlos pasar, aunque fuera de lejos.

Pero sobre todo, la tía Angelita nos cantaba canciones. Canciones de esa niñez lejana en el tiempo, lejana en el espacio, lejana en circunstancias. Seguramente, son canciones que escuchó innumerables veces en los tiempos en que vivía en "el caucho". Canciones que no hemos vuelto a oír en ninguna otra parte ni a ninguna otra persona, con una mezcla de castellano y portugués, seguramente tal como ella las recordaba.

A, B, C mendesha
que bailo con José
Mi niña tan bonita
mi niña pela rua
Para vestir a mi amada
con tinta encarnada

O esta variante del popular de tin marín: an, san, gan, pique, pique, golegán, bulle, bulle, rataplán, mis, gan.

Por más que he buscado a través de Google y similares, no he encontrado ninguna de estas dos canciones.

Nos decía frases como "cabeza de futbolista" cuando olvidábamos algo o cometíamos alguna torpeza. Teniendo en cuenta el estado de nuestro fútbol, la frase no puede ser más exacta.

Así como en tiempos pasados hubo un niño curioso, ahora hay una niña de cuatro años que se esfuerza por recordar y cantar esas canciones. Que pregunta si la Tití era amable y que pide repetidas veces que se le cuenten sus historias. Y ahí vamos al baúl de los recuerdos y le contamos de la vez que le hizo cesárea a una vaca que estaba sufriendo para parir a un becerro mal colocado. O como cuando le dio una insolación terrible por exponerse al sol playero sin tener el mayor cuidado. O como cuando, incapaz de recordar el nombre de su remedio, decía que se le había acabado la "cojinovita" (el nombre correcto es GeroMucovit).

¿Ya ves, tía? Decías que nosotros te íbamos a recordar apenas como un "ras". Y ahora dos de tus sobrinos tataranietos, que no coincidieron contigo en el tiempo, cantan tus canciones y conocen tus historias. Con suerte, las transmitirán a la siguiente generación.

Que así sea.
------------
Si tienes problemas para dejar comentarios en este blog, usa el boton rojo de la esquina superior derecha donde dice EMAIL ME!, deja ahí tu comentario, y yo me encargaré de hacer que salga en su debido lugar. Gracias y perdona la molestia. También lo puedes usar para comunicarte conmigo.

50 comentarios:

  1. Esas últimas lineas... te dejan en corazón apachurrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagínate lo que se siente oír esas canciones eternas en la voz de una pequeñita, Coqui.

      Eliminar
  2. Saludos de USA.
    Queridisima Gabita. Me encanto tu entrada! Me
    senti un poco triste,un poco nostalgica y tam-
    bien muy alegre.La tia Angelita; una dama tan
    inusual, podria decir quiza, tan original. Es-
    toy segura de quien la conocio,no podria olvi-
    darla jamas.Ojala! Que las nuevas generaciones
    familiares,sigan cantando sus canciones y con-
    tando sus historias,seria muy lindo que, a tra-
    ves de ellos, su recuerdo siga intacto.Te quie-
    ro mucho.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tía Angelita marcó muchas vidas, Consuelo, y es lindo ver que lo sigue haciendo a través de nuestros recuerdos.

      Eliminar
  3. Que lindo blog! Yo tambien senti que el corazon se me arrugaba y una gran emocion. Despues de estas historias tan calidas se me viene a la mente esa famosa frase de una serie de TV mexicana: "Que bonita familia, que bonita familia". Realmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que cada familia tiene su propia tía Angelita, Silvana.

      Eliminar
  4. ...Colorín colorado!!! la historia no ha terminado! ha dejado un legado en el corazón de cada uno que canto con ella!!! En mi familia también hay una "Tía". Preciosa entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felizmente la historia no ha terminado, Iela. Y que siga por mucho tiempo más.

      Eliminar
  5. Precioso relato... Vengo de conocer mejor a tu tia Angelita...Una mujer encantadora que os ha dejado recuerdos, no como un "ras" sino inolvidables y que están pasando a otras generaciones...y me alegra mucho que tenga raices extremeñas:))
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente inolvidable, Laura.
      Lamentablemente su papá falleció cuando ella era muy niña y lo recordaba poco, pero esas pocas memorias las compartió con nosotros.

      Eliminar
  6. Me emociona mucho recordar con tus escritos a "nuestra" querida tía Angelita, ella siempre estará en el recuerdo más querido, como una segunda mamá, en mi corazón y en el de tus primos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también en el de todos los que la conocieron y la disfrutaron.

      Eliminar
  7. Que fortuna tiene la familia en la que existe una "Tía Angelita".

    Me alegro de que hayas disfrutado de ella y los pequeños de tu familia también, a través de vuestras vivencias.

    Hay algo que no cambia con el tiempo y es lo que les gusta a los niños que les contemos historias del pasado...

    Un beso bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería lindo que todas las familias tuvieran su propia tía Angelita, Laly. Que siempre existan personas como ella.

      Eliminar
  8. The passing down of stories from generation to generation is a beautiful and necessary family tradition. Of course they flourish if one is an excellent story teller like I believe your aunt was. Sometimes I feel there have been so many stories that have been lost as the older generations pass away in my family and it makes me sad. A lovely post, Gabriela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. It's our mission to pass down those stories, Isobel. And my aunt was indeed a wonderful storyteller.

      Eliminar
  9. Gaby, me ha encantado tu post de hoy. Realmente me tocaste la fibra porque mi madre recopilaba historias de los viejos mientras vivían y ahora lo hago yo. Mi nieta de Alemania pide todo el tiempo historias de cuando la Moma (esa soy yo) era chica. El problema es que de repente se me agotan y cuando las recuerdo ella no está para oírlas.

    Las canciones y versos que oíamos eran tradiciones de España, por lo general, y me sorprendo de encontrar versiones algo diferentes de las que he conocido, y reconozco que por el camino entre la Península y Chile algo tuvo una mutación que hace que salgan cosas divertidas a veces pero por lo general, inexactas. Creo que me has inspirado un post. Si lo hago, será en tu honor.Bendita sea tu tía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy imaginando lo que diría la tía Angelita si leyera tu comentario, AleMamá. Todo acompañado de una carcajada sonora que ya estoy escuchando y extrañando.
      Y ojalá tu nieta siga escuchando historias que, en su momento, habrá de transmitir a los que vengan después que ella.

      Eliminar
  10. Yo tenía mi tía Jesús, hermana de mi papá. Era mi tía favorita. Pero no se sabía ninguna canción, ningún cuento, ni nada. Lo único que sabía hacer muy bien era el arroz con huevo frito. Así que lamento no acordarme de ninguna canción o cuento. ¿Cómo sería que yo creía que Caperucita se iba a vistiar al Lobo? Qué loco, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu tía Jesús tiene que haber sido muy especial, Cyrano. Que cantara o no, que contara cuentos o no, creo que eso es secundario.

      Eliminar
  11. Me encanta este, Gabriela! También espero que las transmitirán a la siguiente generación.

    ResponderEliminar
  12. ¡Ves tía Angelita como no tenias que preocuparte por si esos cuentos y canciones que te enseñaron tus tías pudieran perderse!
    Tos sobrinas nietas y sus siguientes generaciones seguirán tarareándolas y preocupándose para que no se pierdan.
    Besos amiga y besos para tu tía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tía Angelita podría decir: ¡tarea cumplida!, Fernando. Gracias por pasar por acá.

      Eliminar
  13. Inolvidable tía Angelita, realmente un angelito que hacía todo por los seres que amaba, sin importarle lo que sentía ella misma. Ella vivía y actuaba para que los demás fueran felices, y "eso" es lo que a ella le hacía feliz, realmente, más que su propio biemestar o comodidad. Ya está arriba con su etermo reosario, sus canciones, sus bailecitos y su profundo amor por sus sobrinos de todas las edades.

    ResponderEliminar
  14. Amo a la tía Angelita, fue un ángel que pasó por aquí... Y eso no se repite muy a menudo. Besos alados Gabriela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un angelito, Campanilla, y no solamente por el nombre.

      Eliminar
  15. Gabriela, gracias por tu comentario.
    Tiene una feliz semana-
    Beso

    ResponderEliminar
  16. TIERNA LETRA DE LA CANCIÓN Y DICHOS DE CASA QUE SON DIFÍCILES DE ENCONTRAR Y ESCUCHAR. NUESTROS ANTECESORES, FUERON Y SERÁN POR SIEMPRE CREATIVOS Y MUY ATINADOS EN SUS OBSERVACIONES... COMO LA DEL FUTBOL... BUENA EH!!!!
    GRATOS RECUERDOS Y ALEGRES MOMENTOS QUE FUERON FUENTE DE VIDA PARA LA GENERACIÓN AQUELLA. GRACIAS POR COMPARTIR TAN BELLOS Y TIERNOS MOMENTOS DE LA TÍA ANGELITA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cada casa y cada persona tiene sus propios dichos, Antonio. Y si se siguen repitiendo de generación en generación, se volverán eternos.

      Eliminar
  17. Gabi,

    Lo mejor de esta vida es aprender de los mayores, ver que con el paso del tiempo sus historias y sus vivencias pasan de generación en generación, es que no tiene precio.

    Estoy segura que la tia Angelita esté donde esté estará muy orgullosa de vosotros.

    Un Besazo gordo

    Pd: te he dejado un detallin en el blog, cuando puedas pasate un momentin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La frase de orgullo de la tía Angelita era "¡bravo chilín!" No lo recordaba, leyendo tu comentario vino a mi mente.
      Gracias por el detalle, ahorita paso por tu blog.

      Eliminar
  18. Qué lindo "homenaje"... Las futuras generaciones no deben privarse de tener estos lindos recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y nosotros no debemos dejar que esos lindos recuerdos se pierdan con el tiempo, Cheluca.

      Eliminar
  19. Canciones que perduran mas allá de los tiempos porque los niños las volveran a guardar en su memoria y las transmitiran a sus sucesores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que le hubiera gustado a la tía Angelita, Chelo.

      Eliminar
  20. Lo mas hermoso de esto que se se pase de generación en generación !!!
    Se dice que si uno recuerda a un ser querido , este nunca muere.

    Yo le he cantado a mis hijos las canciones de cuna que me cantaban y tb, se las he cantado a mis nietos .
    Lo mas hermoso es recordar las cosas que nos han hecho feliz en la infancia .

    Deseo que en julio todo salga de 10 , disfruta mucho el viaje y saca muchas fotos y compártela .

    Un beso , cuídate y buen inicio de semana .
    Nancy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los buenos deseos para el viaje, Nancy.

      Eliminar
  21. Querida, obrigada pelo comentário. Desejo-te uma feliz semana.
    Beijo

    ResponderEliminar
  22. Gracias por estar ahí animando a seguir...Ya empezó la cuenta atrás:))
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Gracias Gabriela por compartir esos retacitos de recuerdos tan entrañables de tu tìa Angelita. Eres una magnìfica cuentacuentos, yo estarìa embobada escuchàndote esas historias tan antiguas desde la época de los exploradores del caucho, las vivencias de culturas distintas que se entremezclan. Esperemos que la tataranieta conserve claro el recuerdo y lo siga transmitiendo para que perviva en la memoria.
    Chusa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente era una delicia escuchar las historias de la tía Angelita, Chusa. Recordaba los detalles de una manera tan vívida, simplemente admirable.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.