jueves, 23 de septiembre de 2010

Contradicciones

En Miraflores, el distrito limeño en el que vivo, el alcalde actual ha decidido arreglar muchas veredas. Es cierto que han quedado muy bonitas y acogedoras.


Estas dos fotos de arriba corresponden a la misma esquina, vista desde dos ángulos diferentes.


A unas cuantas cuadras de mi casa, la esquina de la Av. Larco y la calle Schell tiene este aspecto. Las dos fotos son del mismo cruce, desde dos ángulos diferentes.

Pero como sucede muchas veces, hay un GRAN pero.

Estas mejoras no tendrían nada de malo. Es más, sería la primera en aplaudirlas... si no fuera porque a pocos metros de distancia de estas esquinas tan bellamente arregladas hay pistas y veredas en estado lamentable que nadie menciona y menos repara. Eso, sin contar con que los lindos ladrillos rojos no duran nada así puestos porque empiezan a despegarse y pueden ser muy peligrosos.

A continuación algunas fotos, porque una imagen vale más que mil palabras.







¿Se imaginan lo que es para quienes se movilizan en sillas de ruedas? ¿Acaso no sería mejor usar los recursos, escasos o no, en reparar lo que está roto y no en mejorar lo que está bien? Es apenas mi humilde opinión.

Dentro de poco más de una semana los peruanos elegiremos a alcaldes, regidores y presidentes regionales. En mi distrito, el alcalde postula a la reelección. Si llegara a ser reelecto, definitivamente no será con mi voto.

Este post ha sido citado en Global Voices.

18 comentarios:

  1. Te falto una foto de los ladrillitos, con cierta antigüedad y que tambien requieren de mantenimiento. ¿Sabes que no están pegados con cemento? Están ajustados a presión y con el paso del tiempo se van soltando. Al final queda una masamorra de ladrillitos que se mueven y suenan al caminar.

    Fuera Masias cochino, lávate el pelo.

    ResponderEliminar
  2. Sin contar que cerca de mi casa, también en Miraflores, han arreglado una esquina, pero arbitrariamente han obligado a retirarse a un puesto de periódicos que tenía más de 50 años en ese lugar. Mario Vargas Llosa vivió a una cuadra, en la calle Diego Ferré, y seguramente compraba sus periódicos y chiste en ese mismo kiosko.

    ResponderEliminar
  3. Hola querida Gaby,

    Muy bueno tu análisis de los desatinos que hacen los alcaldes cuando cerca de las elecciones realizan trabajos, rompen pistas,veredas et,etc.

    Estas elecciones son las mas locas que he visto, yo tengo mi voto decidido, para Lima y San Isidro.
    Espero que cuando voten el 3 de octubre, piensen por quien votan.

    Lo de pensar antes de votar, no es muy común en el Perú.
    Muy buenas fotos, te felicito, y estoy de acuerdo en lo contradictorio de esas reparaciones, no voto por el de Miraflores, pero espero que asi como tu, muchos no voten por él.

    Cariños,

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  4. IDEM...AMIGA...NO OPINO PORQUE DE NADA VALE.
    SALUDOS
    ANTONIO

    ResponderEliminar
  5. De verdad, Martín, me faltaron de fotos de esos ladrillos. Cada vez que camino en ese tipo de esquinas tengo mucho cuidado para no caerme.

    Si Lina, y lo peor de todo es que las quejas vienen de los vecinos de un edificio muy maltratado que afea la zona.

    Ojalá el voto sea pensado, Maricarmen, ojalá.

    Dicen que lo bueno, si breve, dos veces bueno. Creo que tu comentario cumple con ese dicho, Antonio.

    ResponderEliminar
  6. Como te digo que deberías darte una vuelta por San Borja para que veas lo que es bueno.

    La verdad me aúno al comentario anterior, al final los alcaldes terminan haciendo lo que les da la regalada gana.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Es un mal general, no solo de Peru.

    Está bien arreglar las ciudades, pero para hacerlas más habitables para sus residentes de todas las edades

    ResponderEliminar
  8. Buen reportaje que podría ser en cualquiera de nuestros países.

    Acá, en los gobiernos anteriores, para no mencionar la palabra "hoyos" en las calles, les llamaron "eventos", lo que provocó la hilaridad de todo el mundo.

    Bss

    ResponderEliminar
  9. De algo estoy seguro, Gabriela. Sigues tan hábil para fotografiar...como cuando estuviste en Chile.

    ResponderEliminar
  10. A mi no me gustan los ladrillos.
    Ese es un cuento mas para seguir robando

    ResponderEliminar
  11. Hola Gabriela:
    Si te sirve de consuelo..."En todas partes cuecen habas". es decir pasa lo mismo en casi todos los sitios. Los políticos tienen un nivel de preferencias muy especial y sólo les interesa aquello de lo que pueden sacar un provecho rápido y futuro.
    Las "chapuzas" y los "arreglos" van en función del interés!!!
    Feliz fin de semana,
    Luis

    ResponderEliminar
  12. Estoy de acuerdo contigo.Cmo es posible que un alcalde, prefiera arreglar unas calles que, no lo necesitan y no hacer nada por otras que son un gravisimo peligro, para los caminantes y personas en sillas de ruedas y por supuesto mejor no toquemos la estetica.Yo tampoco votaria por el.
    Ah! muy buenas fotos.
    Consuelo.

    ResponderEliminar
  13. Lo mismo pasa por acá. No hay criterio para nada. Se les ha dado por hacer peatonales por todos lados, hay mas carros pero hacen mas peatonales, resultado: CAOS.
    Y esto que muestras de embellecer en lugar de hacer cosas prácticas y necesarias. Después que se dediquen a poner lindo todo pero primero lo primero.
    Parece que en todos lados es lo mismo.
    Beso!

    ResponderEliminar
  14. Por alguna razón no podemos hacer las cosas bien?

    ResponderEliminar
  15. Hay autoridades que creen que pueden hacer lo que quieren, Renzo.

    Gracias pro tu comentario, María Jesús. Me quedo con la reflexión mal de muchos, no debería ser consuelo de tontos.

    Qué gracioso, AleMamá. Pues en Lima hay demasiados "eventos".

    Gracias Esteban, me halaga porque, como sabes, mi cámara no es una cámara.

    A estas alturas lo creo todo, Cyrano.

    Seguramente los que no arreglan los hoyos en las calles los tienen también en el alma, Gonzalo.

    Ya veo que la mala opinión hacia los políticos no tiene fronteras, Luis.

    Esperemos con paciencia el resultado del domingo, Consuelo.

    Caos es una palabra que describe muy bien la situación, Katia.

    Como se dice, tal vez no hagamos las cosas bien... pero las hacemos lindas, Miguel.

    ResponderEliminar
  16. Las obras públicas y sus infaltables "pero".

    Yo ni te cuento de los enormes huecos que tienen las carreteras (o lo que uds. en Perú llaman pistas) de ciudades como Bogotá que son tantos que se volvieron famosos y en los noticieros no faltaban las notas al respecto.

    Saludos,

    Cati

    ResponderEliminar
  17. Menos mal, el alcalde no va a ser reelegido.

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.