jueves, 22 de julio de 2010

La hora infeliz

Hay una hora del día, entre 8 y 9 am, en que casi todos los canales de televisión transmiten los infames y ruidosos comerciales de "llame ahora, llame ya".

Es una hora completa de gritos estridentes, donde obesos modelos se convierten por obra y gracia de los efectos especiales, en apolíneos seres cuasi irreales. Donde nos muestran cómo podríamos tener blanquísimos dientes, una casa rechinando de limpia, libre de insectos, ratas y ratones, y cómo podemos preparar en segundos ensaladas y deliciosos platillos sin ensuciar nada. Mención aparte merece ese adminículo milagroso que nos permite conservar muy frescas ensaladas preparadas para comerlas 15 días más tarde. Me pregunto si los genios que conciben estas campañas se comerían una ensalada con más de 2 días de preparada.

Prácticamente todos los canales nos saturan con comerciales larguísimos, interminables, llenos de testimonios de hombres y mujeres que "rebajaron 32 libras" en apenas seis semanas. ¿Por qué no hablan en kilos? ¿Será que es más impactante bajar 32 libras que miserables 16 kilos?

Con borrosísimas fotos del gordo "antes", nos quieren hacer creer que el esbelto "después" es la misma persona. Quieren hacernos creer que las casas que al comienzo vemos por demás sucias, son las mismas que a los pocos segundos relucen de limpias, previo uso de una mágica poción que no encontraremos en tiendas.

La vida de las personas antes de comprar los maravillosos productos es una tragedia. Aparentemente, la compra incluye un curso completo, destinado mayormente a las mujeres, de cómo maquillarse, arreglarse, peinarse y vestirse. Por si no lo han notado, todas salen regias, muy diferentes a los llorosos mamarrachos que son antes de comprar el mágico producto.

Pretenden convencernos de los maravillosos efectos limpiadores de tal sustancia diciendo que "expertos de una universidad europea" han hecho estudios que confirman la efectividad. ¿Se tratará del doctor Fujimoto?

Felizmente, no todos los canales se unen a esta desagradable hora infeliz. Eso ya sería demasiado.


15 comentarios:

  1. Hola querida Gaby,
    Que buen tema el que has tocado, si es terrible las famosas propagandas de efectos mágicos, estas son muy comunes en canales de USA.La de la casa !SUPER COCHINA! la vi una vez porque tu me comentaste,y no he vuelto a verla, es un atentado a la inteligencia y al buen gusto, es muy fea, da asco el verla.

    Hay el de las !MÁGICAS NIÑERAS!,que van a las casas de familias desesperadas, con hijos terribles que pelean,no obedecen,desordenan toda la casa etc.erc., y en tres días la maravillosa niñera los convierte en niños !PERFECTOS Y PADRES FELICES!. ¿Alguien cree en esta maravilla?.
    Yo no creo en ninguno de estos programas o comerciales.

    Cariños,

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  2. Yo he consumido de todo eso y la verdad que son mágicos . He quedado como una modelito , de 20 años , cuando tengo 70 .

    Mi casa esta tan limpia como si nadie viviera en ella , mis hijos son modelos .

    No tengo ningún tipo de insectos , no hay polvo ni en el jardín . Pongo todos los ingredientes en la chef y me sale hasta el plato decorado .

    Pero en este momento me doy cuenta , que era un sueño :)))


    Que horror , con todo eso no te daría ni el dinero ,ni el tiempo para hacer todo .....pero hay pesonas que si lo creen .

    Me encanta tus artículos .

    Un beso , cuidate .
    Nancy

    ResponderEliminar
  3. "Infomerciales" les llaman acá pero no los veo por la hora y los lugares en que los pasan. Aparte de estar a límite de la propaganda engañosa y penada por ley, salen carísimos paor el gasto de TV.

    Tengo un hijo que los gozaba para rierse de artefactos de los que nadie se acuerda, como el "chiguala" que lavaba tu auto sin esfuerzo, ni frío ninada. ¡Era genial su imitación!

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Gaby,
    No dejas de sorprenderme con los temas que eliges para tu blog. Muy bueno, mejor redactado y super entretenido.
    Besos,
    Silvana

    ResponderEliminar
  5. Nunca habia oido la frase "llorosos mamarrachos". Es super... me tienes riendo hasta ahora.

    ResponderEliminar
  6. Hola Gabriela:
    He estado unos días fuera y hoy paso solamente para desearte un buen fin de semana,
    Luis

    ResponderEliminar
  7. Hola Gabriela:
    Esas propagandas nos sacuden en todos nuestros países. Hay-eso sí-una gran solución: Cambiar de canal.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  8. Mi favorito es el magic bullet...

    Ja ja ja ya quisiera tener uno de esos para tener mis pecanas trituradas en cuestión de SEGUNDOS!

    Ja ja ja

    ResponderEliminar
  9. Gaby creo que aquí en México todos los canales hacen eso aunque o lo hacen en la madrugada o a horas en que yo no veo la tele. Aunque los comerciales de ese tipo los tenemos hasta en la sopa!!
    saludos. Hilda

    ResponderEliminar
  10. We used to have the exact same type of advertisements few years ago. But now, we have a different kind of "Call Now" advertisements; they now are either people selling "Mobile Ringtones or Games" or selling useless stuff like a set of knives, dishes and plates, or pillows. They are useless because most of the time they aren't of brands that you can trust and most of the time they are too cheap to be true. The funny think is those people who can spent 5 minutes trying to convince you that the the spoons and knives they are selling will turn your life upside down and make you live happily ever after, they are so enthusiastic about their silly products in a way that makes you fall on the floor and laugh instead of being convinced how good is their products.

    By the way, you sometimes have a very nice yet a bit hidden sense of humour in your writings, I love it.

    ResponderEliminar
  11. Esos programas de las niñeras, y de los que cambian esposas son iguales, Maricarmen. Como si todo un esquema de vida pudiera cambiar en apenas unos días.

    Lo peor de este tipo de propaganda, Nancy, no es tanto que exista sino que haya gente que se la cree y que está dispuesta a (mal)gastar su dinero.

    Acá también les llamamos infomerciales, AleMamá. En verdad son inaguantables.

    Gracias por la visita Silvana.

    Pero eso es lo que son, Carmen: llorosos mamarrachos.

    Gracias por el detalle, Luis.

    Claro, cambiar de canal es lo único que podemos hacer, Esteban. Pero, ¿qué pasa cuando casi todos los canales caen en lo mismo simultáneamente? Eso si que es serio.

    A mí el que me encantaría es esa super escoba que barre "hasta en los rincones más difíciles", Renzo.
    ja, ja, ja.

    Acá también, Hilda, hasta en la sopa y a todas horas.

    Yes Tarek, they make us laugh out loud... but barely get to convince us. But, I'm pretty sure there more than a few who believe their crap.

    ResponderEliminar
  12. Lo peor es que ni el cable se salva.. sobre todo los canales de esta parte del mundo.

    ResponderEliminar
  13. Que buen tema!!! La vocecita que promociona es como para generar una crisis nerviosa :P (o al menos a mi me parece así de desesperante). "Genios" de la publicidad, engañando a incautos.

    Saludos,

    Cati

    ResponderEliminar
  14. Por eso yo he llegado al extremo de no ver TV. Mi paz vale más...

    ResponderEliminar
  15. Eso parece, Juan. Estamos secuestrados escuchando el bendito "llame ahora, llame ya".

    Y poniendo los nervios de punta a los que no engañan, Cati.

    A veces pienso lo mismo que tú, Isabel.

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.