martes, 26 de enero de 2010

"De la burocracia nuestra de cada día, líbranos Señor..."

Hace poco más de un mes traduje un post sobre burocracia ucraniana para Global Voices Online. Dicen que mal de muchos, consuelo de tontos... sintámonos un poco tontos y consolémonos de saber que no estamos solos.

Pasé dos semanas trabajando en Ucrania - junto con el corresponsal de Stern, Tilman Müller [que hacía la parte escrita], trabajábamos en una historia grande sobre una visión general del país.

Antes de empezar a trabajar, nos reunimos con el editor del periódico en inglés [Kyiv Post] - y pedimos consejo: cómo llegar acá, y cómo llegar allá. A la pregunta de cómo hacer tomas a algo referido al ejército ucraniano, este sabio hombre recomendó no desperdiciar tiempo ni energía -de todas maneras no va a funcionar.

Confiado en exceso, dejé de lado este consejo y comencé a llamar al señor Khalyavynsky - “jefe del servicio de prensa del Ministerio de Defensa de Ucrania”. Durante tres días, no estaba[...]. Al tercer día, la secretaria se apiadó de nosotros y nos dio su número de fax. Escribí una carta en inglés, pidiéndole que nos ayudara con la grabación de dos cosas: estábamos interesados en la flota ucraniana ubicada en Sebastopol y la unidad de la guardia de honor ubicada en Kiev. Envié la carta Hamburgo por e-mail, pedí que la imprimieran, que los gerentes la firmaran y la enviaran por fax a Kiev.

Al dia siguiente, llamé de nuevo al servicio de prensa:
- Buenos días, mi nombre es Serhiy Maksimishin, fotógrafo de la revista Stern, Alemania. Me gustaría saber si ha habido alguna respuesta a nuestra carta enviada por fax.
- ¿Qué carta por fax? No ha habido ninguna carta por fax de Alemania.
- ¿Cómo que no ha habido ninguna carta? Nuestra sala de prensa dijo que mandó una ayer…
- No pueden habernos mandado nada, porque no hubiéramos podido recibir nada.
- ¿¿¿Cómo así???
- Porque hemos estado sin papel de fax desde hace una semana ya.
- Oh Dios, ¿cuándo lo tendrán?
- En realidad, lo tenemos, pero la persona que sabe cómo ponerlo no está.
- ¿Y cuándo aparecerá esta persona?
- Llámenos el lunes, tal vez alguien aparezca…

Los llamé el lunes. El papel de fax ya estaba puesto. [...]

- Señorita Svitlana, le habla de nuevo Serhiy Maksimishin, fotógrafo de la revista Stern, Alemania. Dígame por favor, ¿han recibido nuestro fax?
- Si, un tipo de algo ha llegado…
- ¿¿¿Qué quiere decir, “un tipo de algo”???
- Oh, pero está en un idioma extranjero, así que, ¿quién puede leerlo?...
- ¿Cómo? ¿¿¿Ni una sola persona en toda la sala de prensa sabe inglés??? ¿No les da vergüenza?
- Bueno… espere… preguntaré…

Cinco minutos después:

- No, el jefe [del servicio de prensa] dijo que Stern debería mandarnos la carta en ucraniano.
- ¿Puedo traducirla yo?
- Espere.

Otro cinco minutos después:

- El señor Khalyavinsky dice que, como una excepción, puede venir a nuestra oficina y traducirla acá.

[...] Empiezo a traducir. [Ella] mira por encima de mi hombro y protesta: “¿Por qué lo traduce al ruso? ¡El jefe dijo que debería estar en ucraniano!” Volví a empezar, esta vez en ucraniano. Quién diablos sabe qué es “unidad de guardia de honor” en ucraniano. Por fin, doy el fax de la carta y la traducción escrita a mano a la secretaria, se la lleva detrás de la puerta cubierta con falso cuero negro. Diez minutos después, se nos permite ingresar a la oficina del señor Khalyavinsky. A juzgar por lo bien alimentado que está, su rango no debe ser menor al de teniente coronel; no se levanta de su escritorio, esconde sus pies en chancletas azules de caucho debajo de la mesa.

[...]

Todo esto, durante una semana entera.

P.S. Si alguno de ustedes piensa que el servicio de prensa del Ministerio de Defensa ruso emplea a personas de otro tipo, están equivocados. Como decía un conocido mío, “estamos trabajando desde adentro de un cerrado círculo de [tarados]”.

Esta no es toda la odisea. Para ver la traducción completa en castellano, ver acá. Y para ver la versión original en inglés, ver acá.

8 comentarios:

  1. No sabía si reirme o darme colera, ¿crees que eso es burocracia?,yo mientras leía tu post.,pensaba !que sarta de ignorantes, tarados, son burros, con perdón de los animalitos. Me considero una ciudadana feliz y muy bien atendida por mi querida burocracia peruana,después de ver como es la de Ucrania. Felicito la paciencia de esos valientes periodistas.
    Cariños
    María del Carmen

    ResponderEliminar
  2. UNA NUEVA EXPERIENCIA QUE NOS MUESTRA QUE NO TENEMOS LA EXCLUSIVIDAD.
    PENSAMOS SIEMPRE QUE SOMOS LOS ÚNICOS.
    LÁSTIMA QUE LA MISIÓN DE TAN IMPORTANTE VIAJE FUERA FRUSTRADA POR LA INOPERANCIA, Y PORQUÉ NO TAMBIÉN SE SUMA LA DESCONFIANZA INNATA DE QUIENES CREEN TENER EL SARTÉN POR EL MANGO.
    UNA MÁS PARA NUESTRO LIBRO.
    ME CONGRATULO DE SABER QUE NO SOY EL ÚNICO QUE HA VIVIDO ESE TIPO DE ACTITUDES Y REACCIONES.
    GRACIAS POR ELLO, MI ESTIMADA GABY.
    SALUDOS
    ANTONIO

    ResponderEliminar
  3. Pues en todas partes se cuecen habas, no es cierto? Nosotros no tenemos la exclusividad. Vaya consuelo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Gabriela:
    Al principio creía que iba de chiste, luego he visto que no, que la burrrrrocracia existe en muchas partes del planeta.
    Y encima estos burrrrrrocratas acostumbran a tener unos buenos sueldos y unos horarios...
    Como dicen en mi país: "En todas partes cuecen habas y en mi casa a calderadas"
    Cordiales saludos,
    Luis

    ResponderEliminar
  5. A más papeles, másfuncionarios y mayor empleo, jeje ¡busquémosle el lado bueno!

    ResponderEliminar
  6. Hola Gabriela:

    Lo peor es que en Europa y Estados Unidos suelen colocar ejemplos acerca de "esas cosas que nos hacen parecernos a países sudamericanos".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Esta historia parece extraída del guión de alguna comedia ambientada en un país imaginario construido en base a estereotipos... Pero no lo es. Creo que ni en el Perú, donde estamos acostumbrados a padecer la desidia de la burocracia, nos hubiéramos imaginado una situación así.

    ResponderEliminar
  8. Creo que eso es burrocracia, Maricarmen. Hay una gran diferencia, ja, ja.

    Definitivamente Antonio, no eres el único que ha tenido que lidiar con genialidades de como estas. Lamentablemente además, no serán las últimas.

    Consuelo de tontos, Lina...

    Ojalá hubiera sido un chiste, Luis. Por lo menos sabríamos que tendríamos que reírnos.

    Y eso no es todo, Esteban. Sudamérica es un solo territorio, al que según las películas se llega sin pasar por aduanas ni controles migratorios.

    Turkestania Club, bienvenido.
    Esto demuestra que no estamos solos en este padecimiento. Pero en realidad no ayuda mucho saberlo.

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.