jueves, 1 de octubre de 2009

Mensajeros

Del baúl de los posts ya publicados en este blog, rescato uno de los primeros. Tuvo dos comentarios, que incluyo acá y acá (con las gracias a esos fieles lectores). Cada vez que paso por esa esquina, es decir, prácticamante todos los días, recuerdo este episodio ocurrido el último día de noviembre hace casi dos años.
----------------
Era casi mediodía. Yo intentaba cruzar la esquina de Larco y 28 de Julio, en Miraflores. Estaba harta de todo, me sentía harta de muchas de las cosas que me rodeaban y estaba realmente fastidiada.
Dos o tres pasos delante de mí vi a una elegante señora que debía tener bastante más de 70 años, con el pelo perfectamente peinado y totalmente blanco, chompa roja y cartera negra que miraba con cierta desorientación a ambos lados de la pista.
Sin hacerle mayor caso, seguí avanzando hasta el borde de la vereda, para esperar a que la luz del semáforo me permitiera cruzar. Entonces, se me acercó la señora y me preguntó con una voz muy dulce: hijita, ¿vas a cruzar?

Le dije: ¿quiere cruzar? Pues vamos. Se aferró a mi brazo y empezamos caminar juntas con paso firme y decidido. Llegamos a la berma central que divide ambos sentidos de la Av. 28 de Julio. Ahí esperamos al nuevo cambio de luz, porque este semáforo tiene un sistema diferente para cada sentido del tránsito.

En ese medio minuto de espera, volteé hacia la señora, quien con una sonrisa me dijo que mi chompa le parecía linda. Se lo agradecí, mientras pensaba que no había sido mi primera elección del día, sino que me había visto obligada a cambiarme antes de salir de la casa porque el clima del día resultó no ser el que yo esperaba (lo que hace que no me gusten estos días de indefinición climática tan limeños).

Cruzamos la segunda mitad de la avenida, y le pregunté hasta dónde se iba con la idea de ir con ella hasta donde me indicara. Pero me contestó que no me preocupara, que había quedado en encontrarse con su hijo en la puerta de la empresa de celulares que queda en esa esquina. Y al soltar mi brazo me dijo: "Dios te bendiga, hijita. Nunca hubiera podido cruzar sola".

Caminé dos pasos, y decidí voltearme a verla. Estaba segura de que ya no la vería, como pasa con los ángeles en las películas. Tenía la esperanza de no verla donde la había dejado.

Pero mi ángel mensajero, el que me alegró él día con una simple frase oída tantas veces, seguía parada en donde la había dejado. Buscaba con la mirada al hijo que no supe si se demoró en llegar. No volví a voltear. Creo que me dio miedo comprobar que esta vez ya no estaría.

O tal vez seguiría ahí para despistarme, como si, a pesar de estar sin sus alas, no me hubiera dado yo cuenta de que era un ángel mensajero que me devolvió buena parte de la tranquilidad que me faltaba.

11 comentarios:

  1. MUCHAS VECES DESEAMOS ENCONTRAR LA FÓRMULA Y NO LLEGA. BUSCAMOS LA FORMA, TAMPOCO LLEGA, Y EN NUESTRO DIARIO CAMINAR NOS ENCONTRAMOS CON ÁNGELES QUE NOS ALIENTAN Y ALIMENTAN EL ESPÍRITU...NO CON COSAS MATERIALES SINO CON UNA SIMPLE FRASE DE AMOR.
    ¿CUÁNTA FALTA NOS HACE UNA PALABRA...UNA FRASE VERDAD?.
    PIENSO QUE NO DEBEMOS PERDER LA FE Y CONFIANZA EN NOSOTROS MISMOS. PIENSO QUE DEPENDE DE NOSOTROS SEGUIR AVANZANDO CON LAS MEJORES VIBRAS POSIBLES...SOBRE TODO EN TODO POSITIVO Y CON BUEN ÁNIMO.
    NO DEJEMOS DE SONREIR...NOS CREERÁN LOCOS, QUIZÁ...SOLO COMPROBARÁS QUE UNA SONRISA EN EL ROSTRO ES CONTAGIOSA...COMO UNA CADENA DE AMOR IMPARABLE. ¿TE ANIMAS A HACERLO?.
    GRACIAS GABY, SIEMPRE ME HACES REFLEXIONAR CON TUS RELATOS DE VIDA, QUE TODO TE SEA RETRIBUIDO CON CRECES POR EL BIEN QUE HACES.
    VAN CON ESTAS LÍNEAS MIS MEJORES DESEOS PARA TÍ Y FAMILIA.
    ANTONIO

    ResponderEliminar
  2. !Muy lindo!, yo soy creo firmemente que los "ANGELES EXISTEN", mañana 2 de octubre es su día, tengo un post., preparado para publicarlo en su día, espero lo leas y comentes.
    Soy una fiel creyente en las "energías positivas y negativas", tú ese día estabas cargada de negatividad y la sonrisa,palabra dulce y el alagar tu chompa, eran tres cosas cargadas de energía positiva, que anularon las negativas que tenías esa nublada mañana de noviembre.
    Me ha gustado mucho como siempre, y me has ayudado a pensar en escribir un post., sobre las energías que cargamos. El de los angeles saldrá mañana, hoy tengo el del Día del Periodísta, espero lo leas y comentes.
    CARIÑOS

    ResponderEliminar
  3. Querida Gaby, no habia leido ese blog. Me parece un momento de esos maravillosos.
    Besos,
    Silvana

    ResponderEliminar
  4. Parece que lo de desempolvar posts del baúl se nos ha pegado, jeje
    Está muy lindo éste. Ojalá el hijo no la dejara esperando mucho rato.
    Mañana es el día de los ángeles custodios ¡y tu fuiste el ayudante del de la señora en esa oportunidad!
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Increìble como a veces una situación tan sencilla puede lograr cambiarnos todo el día.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¿Quién dijo que los ángeles no existen? Tú fuiste el ángel de esa señora, así como muchas veces otros ángeles nos acompañan en el momento más necesario. Hermoso relato.

    ResponderEliminar
  7. Lindo... puedes hacer sentir bien a tus lectores tomando algo simple, y darle otro nivel. Realmente lindo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Gabriela:

    En Chile, al menos, circula la frase "no creo en brujos, caray, pero... de que los hay, los hay".
    Tal vez se podría variar, por "no creo en ángeles, caray, pero.......

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. I told you how bad I was feeling the other night when all of a sudden your comment came through (I read it as an email on my mobile phone).

    You put a smile on my face:-)
    To me, you are an angel Gabriela, Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Si Antonio, ese día bastó una simple frase de esta señora para cambiarme el humor.

    Gracias por el dato, Maricarmen. Realmente no sabía que el 2 de octubre es el día de los ángeles.

    No te preocupes, Silvana, poca gente lo leyó. Por eso decidí volver a publicarlo.

    Desempolvar es bueno, AleMamá, sobre todos de cosas que valen la pena. Como tu excelente relato del señor verdulero.

    Yo no podría haberlo dicho mejor que Lina, Katia ni Carmen

    Creo que justamente debemos creer en ellos Esteban. A cada momento nos dan muestras de que son reales y que están acá todo el tiempo.

    Thanks to you, my dear friend AbuFares, for passing by.

    ResponderEliminar
  11. Muchas veces nuestras limitaciones pueden parecernos muy fastidiosas pero no nos damos cuenta de que tambien muchas veces pueden ayudar a los demas. Como aquella anciana,limitada para cruzar el paso que te arreglo el dia!!

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.