domingo, 24 de agosto de 2008

Zaijian, Beijing

Google Images

Las Olimpiadas de Pekín 2008 llegaron a su final.
Atrás quedó la espectacular ceremonia inaugural, realizada el cabalísitico 888, y todo lo que se ha dicho de ella. También quedaron atrás los records, las anécdotas, así como los buenos y malos momentos.
Adiós por ahora, porque dentro de cuatro años el mundo entero girará en torno a las novedades deportivas (y las extra deportivas también, sin duda) que tendrán lugar en las diversas locaciones que Londres dispondrá para el efecto.
Personalmente, las primeras olimpiadas que recuerdo son las de Montreal 1976, y el nombre con el que las asocio es Nadia Comaneci. A mí no me cabe la menor duda de que gimnastas y atletas son los dueños de los espectáculos olímpicos, y entre ellos, Nadia Comaneci es la reina indiscutible.
Pero las Olimpiadas que recuerdo con más cariño son las de Los Ángeles 1984. Creo que las vi completitas, aprovechando que coincidieron con las dos semanas de vacaciones escolares de medio año. Tito y yo nos pasábamos horas frente al televisor. Los nombres de esta edición olímpica que vienen a mi mente son Mary Lou Retton, Ma Yahong, Bart Conner, Li Ning (el mismo gimnasta que prendió la antorcha en el Nido de Pájaro, luego de correr por los aires), Carl Lewis, 'el hijo del viento'... como siempre, gimnastas y atletas brillan en cada Olimpiada.
Recuerdo también las de Seúl 88, sobre todo por el trago amargo que nos dejó a todos los peruanos no conseguir la medalla de oro en el voley, cuando prácticamente la veíamos ya colgada del cuello de 'nuestras chicas'. Estábamos tan acostumbrados a que esas manos morenas se elevaran para hacernos gritar ¡punto! El Perú las recibió como las campeonas que eran y que seguirán siendo para todos los que nos despertábamos a las horas más inusuales para verlas elevarse y merecer el punto.
Siguieron Atlanta, Sydney, Atenas, cada una con su propia historia y colección de particularidades.
Es que Pekín 2008 ostenta sus propias particularidades: un nadador que regresa a casa con ocho medallas de oro, un campeón de tenis eliminado prematuramente, un levantador de pesas lesionado.
Pero lo más curioso de lo que Pekín puede hacer gala es de tener su propio Brad Pitt. Si, Brad Pitt... un boxeador australiano, pintor de profesión, que renunció a su trabajo para lograr brillar en las olimpiadas. Al menos por su nombre ha logrado llamar la atención de algunos, incluido Seis de enero.
Zaijian, Beijing! ¡Adiós Pekín!


---------
Gracias a John Kennedy (no, es otro homónimo) por la ayuda en la traducción del título de este post.
Acá pueden encontrar la cobertura de las Olimpiadas de Pekín en Global Voices Online en inglés y en castellano.

4 comentarios:

  1. Y no vi nada d las olimpiadas por la tele, es más, ni veo tele, jeje. En cuanto a John K. crucé unas palabras con el en el GVSummit, muy amable por cierto. Tengo algunas fotos de el en mi cuenta d fotos, pero no están etiquetadas.

    ResponderEliminar
  2. Yo también tengo casi los mismos recuerdos que tu de las anteriores olimpiadas, sobre todo de Nadia Comaneci y las chicas del voley que eran nuestro orgullo nacional.
    De estas, la verdad, lo que me quedó atragantado, es enterarnos de todas las barbaridades que hicieron, como poner a una niña linda para que de la cara y simule cantar, porque la verdadera voz maravillosa correspondía a una niña tal ves no tan agraciada...fuegos artificiales que resultaron bambas y con demasiada tecnología para mi gusto.
    Besos
    Katia

    ResponderEliminar
  3. John me contesto al toque el pedido de ayuda. Seria bueno que etiquetaras las fotos para poder conocerlo... aunque sea para verle la cara.
    Tambien me quede impresionada cuando lei todo lo que habian hecho en la inauguracion. Tambien fue demasiada tecnologia para mi gusto. Hasta en eso el Hollywood style esta presente.

    ResponderEliminar
  4. Hola Gabriela, yo disfruto mucho de los Juegos Olímpicos tanto de invierno como de verano. Como me encanta el patinaje sobre hielo, vieras como lloré en las competencias pasadas cuando la japonesa ganó el oro con Nesum Dorma de música de fondo.

    Yo también recuerdo en especial las de Ángeles 84, yo estaba en la secundaria y dos mexicanos nos trajeron el oro.

    Estas fueron especiales para México porque también tuvimos dos oros en tae kwon do.

    No sabía lo del homónimo del actor, yo vi una vez a un griego de apellido Papanicolao, el cual es una prueba ginecológica en mi país (por tanto me dio mucha risa, no sé si en Grecia sepan de ello).

    Lo que sí es que me admiró mucho Michael Phelps y me emocionó más de saber que Mark Spitz estuvo ahí para ver caer su récord.

    Mi libro de inglés de secundaria traía el nombre de Spitz como ejemplo, ahora usarán el de Phelps y es emocionante saber que aunque sea a través de la televisión vimos como la historia se hace.

    Disculpa la extensión, ya verás que suelo hablar mucho.

    Saludos desde México. Hilda

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.