martes, 25 de junio de 2019

El elefante

Imagen
El hombre fue a la fiesta. Uno de sus mejores amigos se iba del país, se iba a trabajar al extranjero a una empresa muy grande con muchas ventajas. Entonces, había que celebrar esa partida, desearle lo mejor al amigo en el lugar de destino.

Había que celebrar.

Y a celebrar se fue.

Un grupo grande de amigos de toda la vida se vio las caras en la casa del que siempre era el anfitrión. La invitación fue muy simple: "nos vemos en la casa de siempre, que cada quien lleve lo que quiera comer y, sobre todo, lo que quiera tomar".

Así que el hombre fue rápido a apertrecharse de provisiones. Después, se apresuró a la casa ya tan conocida dispuesto a divertirse.

Dispuesto a celebrar.

Casi sin que se diera cuenta, se pasó la noche. Casi sin que se diera cuenta, casi era de día. En ese momento lamentó no haberse percatado de la hora antes pues tenía que ir a trabajar.

No tuvo más remedio que regresar a su casa a la carrera, darse un baño rápido, ponerse ropa limpia y casi con las justas salió a trabajar.

El día ya daba muestras del habitual trajín matutino.

En su camino al trabajo, al pasar con su auto por el puente a dos cuadras de su casa, vio pasar un elefante... ¿un elefante? Se frotó los ojos, los cerró fuerte. Los volvió a abrir con la idea de que su visión hubiera desaparecido.

Pero no. Cuando abrió los ojos, el elefante aún estaba ahí.

"Así no puedo ir a trabajar", se dijo. Dio media vuelta a su auto y regresó a su casa. Llamó al trabajo a avisar que estaba enfermo, que no podría ir ese día.

Y durmió todas las horas que no había dormido la noche previa.

Al día siguiente se despertó repuesto, se sentía nuevo. El elefante era cosa del pasado.

Mientras se preparaba para salir al trabajo, mientras veía las noticias en televisión, se quedó petrificado cuando el locutor leyó que ya habían encontrado al elefante que se había escapado del circo instalado cerca de su casa.

24 comentarios:

  1. ¡Jajajajaja, realmente pensó que estaba viendo visiones! O quisó verlas..., tal sería el cansancio que arrastraba después de la noche de juerga.

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cansancio y la borrachera. Con tanto alcohol, no es de extrañar.

      Eliminar
  2. Vaya sorpresa que se llevó este señor al comprobar que el elefante no estaba en su imaginación sino que era real. Pero también habrá sido un alivio para él, no es verdad?

    ResponderEliminar
  3. Pobre hombre, que susto y mucho más cuando supo que era de verdad, no?

    ResponderEliminar
  4. Ainda bem que não estava luco, nem ébrio. A realidade ultrapassou a ficção!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ebrio hasta decir basta, pero al menos era consciente de su estado.

      Eliminar
  5. Jajajaja, encuentro totalmente inesperado e increíble!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Al menos le sirvió para comprobar que no estaba tan ebrio cuando vio al elefante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y le dio buena excusa para dormir y despercudirse de tanta celebración.

      Eliminar
  7. La visión fue real y al menos recordaba que lo vió,
    Buen martes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gabriela me ha gustado mucho visitarte. Un saludo desde Almería

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita, Trini Altea. Siempre es un gusto verte por acá.

      Eliminar
  9. Mi primera visita Me gusta lo que he hallado

    ResponderEliminar
  10. Teníais un "duelo" Esteban y tú, ya le dije el otro día que ganara el que más goles metiera, os lo habéis llevado amiga. Ahora suerte con esa final y a por la 🏆
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Fue una suerte para nuestro amigo ver al elefante pues le sirvio para avisar que estaba enfermo y dormir todo el dia su borrachera e ur al dia siguiente a trabajar fresco como una lechuga. No se que te parecera lo que pienso pero cada uno interpreta las cosas en forma positiva.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que siempre es mejor ver todo de manera positiva.
      Gracias por comentar siempre.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.