domingo, 7 de julio de 2019

El señor del paradero

Imagen
Cuando pasas todos los días a la misma hora por los mismos sitios, tiendes a encontrarte con las mismas personas. Me pasa con frecuencia. A veces siento que esas personas fueran antiguos conocidos y hasta ganas de saludar tengo.

Desde hace casi cinco meses, tres veces por semana, mi día empieza muy temprano. Y por muy temprano me refiero a antes de las seis de la mañana. Sea invierno o verano, el nuevo día recién se anuncia con sus sonidos e imágenes habituales. Y con sus personas habituales.

En la mayoría de casos, es fácil ver cuál es sel destino de esas personas habituales o al menos qué van a hacer. Pero en otros, es un misterio.

Como el señor del paradero.

Desde varios metros antes lo veo, sentado casi sin moverse en el paradero que está a una cuadra de mi casa. Se podría pensar que espera uno de los tantos buses que pasan por ahí y que a esa hora circulan con poca gente y casi sin prisa.

Era lo que pensaba.

Casi sin proponérmelo. empecé a prestar atención para saber qué bus tomaba. En el trecho que hay desde que lo veo hasta que paso por donde está sentado pasan varios buses. Y él no se sube a ninguno. Ni siquiera los mira, no le interesan. Simplemente está sentado ahí, mirando la calle desinteresadamente, sin prisa, sin apuro. Sin mover más que la cabeza de un lado al otro.

Siempre se sienta en el extremo izquierdo del paradero, apretado en un pequeño espacio, como si no tuviera más lugar para escoger. Como si tuviera que resignarse a compartir la banca con otros pasajeros que pueden llegar en cualquier momento.

Pero nadie llega.

Uno de tantos días, no lo vi. No estaba. Miré en todas las direcciones posibles. Nada. El señor del paradero no estaba.

Confieso que me dejó intrigada y preocupada.

La siguiente vez que pasé por ahí, ya estaba sentado en su sitio de siempre. Puntual como ya me tiene acostumbrada. Temo que nunca sabré qué pasó el día de su ausencia.

Como temo que nunca sabré qué espera, a quién espera.

Es una historia inconclusa.
-----------------
Te invito a leer mi más reciente artículo publicado en Global Voices, sobre un pueblo con un reto curioso, interesante y saludable.

24 comentarios:

  1. A mi me pasa lo mismo, veo desde la ventana pasar a las mismas personas a la misma hora. Seguro que nada saben de mi pero yo sé cómo visten y casi te digo en qué trabajan. Leí al costado de tu página que tu mamá descubrió un canal con el que se puede reír¿Me dirías cuál es?
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encantaría ver así desde mi ventana... pero estoy al ras de la calzada y es muy poco lo que veo desde ahí.
      No sé qué canal era, pero prestaré atención si vuelve a caer por ahí.

      Eliminar
  2. ¿Y no te nace, Gabriela, sacarlo de su rutina y hablarle?
    Claro que es un riesgo. Tal vez te lo agradezca en el alma...o le de un infarto por alterarle el libreto.

    ResponderEliminar
  3. Yo otra vez, Gabriela. Leí lo de Global Voices.Yo también había hecho un post en mi blog sobre ese pueblo español singular de ideas rupturistas, pero prácticas y saludables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía. Seguro lo leí, me hubiera encantado agregar una cita tuya en el texto.

      Eliminar
  4. Y por que no le hablas? Solo un saludo. Una sonrisa chiquita y a ver como reacciona. En el futuro puedes satisfacer tu curiosidad, y ahora la mia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya van dos personas que comentan lo mismo. Debo reunir el valor... ¿y si resulta no ser real?
      😂🤣

      Eliminar
  5. Creo que el señor se "caería echado" como decía la tía Angelita, si te acercaras a preguntarle algo. Mejor dejarlo a la imaginación... creo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez la que caiga echada sea yo. Tengo que armarme de valor.

      Eliminar
  6. Cabe-te a ti inventar o que se passa com esse senhor misterioso.
    Tem uma boa semana, Gabriela.
    Beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por más que lo pienso, no se me ocurren muchas causas para tenerlo sentado ahí, puntual e inamovible, a horas tan tempranas.

      Eliminar
  7. Creo que mejor sería dejarlo ahí, imaginar historias, porque de repente lo real podría quitar ese halo de misterio y desilusionar, "salvo mejor parecer".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además, de repente el señor se asusta si le hablo. Eso también haría perder la magia.

      Eliminar
  8. Podías comenzar por saludarlo cada mañana, ya que sois habituales de la parada... Por aquí no sería raro hacer algo así. Y quién sabe si ese saludo te lleve más adelante concluir la historia...

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una opción válida, pero me voy quedando con permanecer en el misterio.

      Eliminar
  9. Buf, yo que me levanto a las 6 y 20 y ya me parece inhumano... La verdad que es intrigante lo de ese señor, ya son ganas de madrugar si solo está ahí sentado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo debe tener que hacer a esas horas, sin falta. Si tuviera tiempo a esa hora, me quedaría a observarlo.

      Eliminar
  10. Seguro que si le escuchas se pierde la magia. Pasa lo mismo cuando ves físicamente a un locutor radiofónico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy por la misma idea. Prefiero dejar que la imaginación vuele. Y a ver si algún día tengo una respuesta.

      Eliminar
  11. Apoyo la idea, magias aparte, de dirigirte a él directamente. Y no solo por curiosidad, sino por compartir espacio y contacto. De esto último, la sociedad está a falta.

    Abrazo Gabriela.

    PD: Llegué desde el blog de nuestro buen amigo Esteban.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Ernesto. Tienes un nombre que me es muy querido. Es el nombre que compartían contigo mi papá y mi hermano.
      Hoy lo intenté, estaba con toda la disposición de saludarlo... pero justo al pasar por su lado se volteó. Y me quitó el impulso.
      A ver si el miércoles es diferente.

      Eliminar
  12. Gabriela
    Também gosto de um pouco de mistério para vida :)
    Regiane

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.