domingo, 16 de junio de 2019

Estampas madrugadoras

Imagen
Amanece en la ciudad. Las personas caminan por la calle con paso tranquilo. Imposible saber si van o si vienen, si aún no terminan la noche o si ya empezaron la mañana.

Los autos van despacio por la pista, los buses avanzan con pocos pasajeros. Hacen un alto en todos los paraderos, donde los pasajeros suben y bajan de manera ordenada. Los autos respetan las luces de todos los semáforos de su recorrido.

Un muchacho con cinco perros sujetos de sendas correas camina despreocupadamente. Los perros avanzan en orden, en una perfecta fila. Van en orden de tamaño, en una composición que se ve graciosa desde atrás.

Dos muchachas conversan sentadas en una banca a mitad de la calle. Ríen, probablemente comentan las novedades de la noche que aún no acaba o los planes del día que aún no empieza. Enfrascadas en sus riss, están ajenas al movimiento que las rodea.

Los policías municipales van en auto algunos, a pie los otros. Los que van a pie saludan a los transeúntes que pasan a su lado. Se detienen de vez en cuando, recorren la calle con la mirada, retoman el paso, siempre atentos a lo que pasa a su alrededor.

Todas las tiendas están cerradas, pero una tienda de bisutería está con todas las luces prendidas. En su interior, dos personas sacan artículos de una caja y los disponen en las repisas de la tienda en un incomprensible impulso madrugador de ordenar.

Aún no amanece, y la ciudad despierta poco a poco.

22 comentarios:

  1. Qué bonito y tranquilo panorama tempranero. Ojalá estuvieran así las calles el resto del día. Hay que apreciar esas imágenes y sensaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo pero ajetreado. Todos tienen un lugar a donde ir, todos tienen un lugar a donde llegar.

      Eliminar
  2. Reflejas, Gabriela, la tranquilidad de un día que está por envolvernos en su vorágine habitual, antes de extender sus garras.Todavía sin apuros desmedidos ni impaciencias crónicas.Es como la paz previa a la tempestad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo será que hasta los choferes van tranquilos y respetan todas las luces a pesar de los pocos autos.

      Eliminar
  3. Olá tudo bem?
    E um novo dia começa. Tudo rotineiramente se encaixa na vida. Saudades de vir aqui.
    Bjos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una rutina apacible que en menos de una hora cambia totalmente.

      Eliminar
  4. Bonita descripción del comienzo de la jornada. Me siento identificada con el muchacho y los cinco perros, yo tengo seis!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha vuelto muy común ver muchachos que pasean perros, al menos por las calles por las que circulo. Es una manera agradable de ganarse la vida.
      ¡Seis perros! Mis respetos.
      :D

      Eliminar
  5. Y algunas ciudades nunca duermen, Bogotá (la mía ) es un ejemplo de ello, quizás solo languidece y pestañea...pero ya no ha vuelto a dormir...

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido, Isaac!
      Estoy segura de que Lima tampoco duerme. Me lo demuestran sus calles cuando salgo antes de que amanezca: el movimiento está por todas partes.

      Eliminar
  6. Un nuevo día llega y el mundo se empieza a poner en marcha.
    Buen fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La ciudad y el día comienzan, y siempre tenemos la sensación de que renacen cargados de expectativas... ¡Ciertamente cada nuevo día es un precioso regalo!

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos renacen con el amanecer, otros recién terminan la jornada previa. Todos con su visión propia y sus propios anhelos.

      Eliminar
  8. Gabriela
    Cada dia é um presente :) Otima semana para você!
    beijos
    Regiane

    ResponderEliminar
  9. Respuestas
    1. Es un barrio tranquilo, pero una cuadra más allá, es puro movimiento.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.