miércoles, 8 de noviembre de 2017

Ardilla osada

Desde hace algún tiempo se ven ardillas en Lima, aunque de todas maneras no son muy habituales. Las que se ven por acá son plomas y de colas poco frondosas, no como las tradicionales marrones que hemos visto toda la vida en los dibujos. Eso sí, tienen la cola lo suficientemente larga como para indicar claramente por dónde andan.

Siempre que las veo, andan a salto de mata, o a salto de cables aéreos, sobre las copas de los árboles que adornan las calles por acá cerca, generando revuelo a su paso. Nunca las había visto desplazarse a ras del piso.

Hasta hace poco.

El otro día caminaba por la avenida Larco, entre el ruido y la prisa de esta avenida tan transitada por peatones y vehículos, donde se oyen todos los acentos y todos los idiomas. Es una vía cosmopolita, imagino que prácticamente todos los turistas que vienen a Lima pasan por ahí.

De repente, con el rabillo del ojo noté un movimiento acelerado muy cerca de mí, y cuando volteé en esa dirección, logré ver a una ardilla que bajaba de un árbol. Su paso iba cambiando de rápido a cauto a medida que se acercaba al suelo. En un momento se detuvo, como calculando dónde dar el siguiente paso.

Ya para ese momento, algunas personas se habían detenido a mirarla. La ardilla seguía observando fijamente el suelo casi sin moverse.

Finalmente se decidió. En un instante, saltó del delgado tronco del árbol al suelo, giró 180 grados y quedó frente a la pista que, coincidentemente, estaba vacía. La luz de un semáforo cercano contenía a los autos en ese momento. La ardilla se quedó calculando unos segundos más y de repente, saltó a la pista y cruzó la avenida corriendo. Como si hubiera habido una sincronización previamente ensayada, en el segundo en que el animalito ya estaba a salvo en la otra acera, los autos comenzaron a pasar a gran velocidad.

Por un breve momento, la ardilla se quedó mirando el tramo que había recorrido. Casi se podía sentir que se felicitaba, admirada de su propio valor.

Después, en un segundo, se trepó al árbol que tenía más cerca y se perdió entre sus hojas en un abrir y cerrar de ojos. Interiormente, aplaudí esa muestra de coraje que tuve el privilegio de presenciar una tarde cualquiera de primavera.

24 comentarios:

  1. Aquí en EEUU tenemos montones de ardillas. Si les das de comer se vuelven una plaga. Ahora hay mucha cría y de vez en cuando un carro las agarra. Como son bebes no saben cuidarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecitas, pero como dices, son bebés y no saben cruzar la pista.

      Eliminar
  2. Nosotas no las vemos por nuestros lares, aunque nos gustaría. Nos parecen unos animalitos tela de listos, y la prueba está en tu relato.

    Besos mil de las dos.

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son listos, pero para algunos son como una plaga pues se trepan a los árboles y roen los cables eléctricos.

      Eliminar
  3. Desde hace un par de años hay ardillas en la urbanizacion donde vivimos y todavía me paro a mirarlas cada vez que se cruzan en mi camino . Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, me quedo mirando por dónde avanzar rápidamente, entre cables y follaje. Es un espectáculo estupendo.

      Eliminar
  4. Me encantan las ardillas! Es una pena que ahora se vean tan pocas.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Muy lista la ardilla. Me gustó mucho el relato. Es como si estuviera viendo todo lo que pasó en el día de la ardilla. Esos animalitos han comenzado a aparecer en Miraflores y nos sorprenden con su rapidez y temeridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lista y osada. Lo pensó todo muy bien antes de lanzarse a cruzar la pista. Todo un ejemplo de valor, de superar los miedos.

      Eliminar
  6. Eles são muito espertos. E já devem estar acostumados com os carros. Invadimos a floresta deles. Aqui não temos esquilos. E está raro ver animais selvagens.
    Bjos, tenha um ótimo fim de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá también eran animales poco comunes hasta hace poco. Yo todavía no me acostumbro a verlas.

      Eliminar
  7. Las ardillas son un problema, poquito a poco se convirtieron en plaga, aparecieron como mascota y hoy no las podemos erradicar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá se comen los cables telefónicos, lo que muchas veces malogra el servicio. En eso acaban muchas veces sus hazañas.

      Eliminar
  8. Felices ellas que no deben darse cuenta del peligro que pasan, Gabriela. En mi próxima vida...seré "ardillo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ja, ja
      Yo no sé, no creo que me gustaría vivir a salto de mata. O mejor dicho, a salto de cable.

      Eliminar
  9. Me gustó el caso de la ardillita osada pues aunque por mi casa siempre aparecen, nunca se me ocurrió que podían bajar y correr en tierra firme. Son lindas e inquietas de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta vi a esta ardilla, siempre creí que se alejaban de las personas. Pero esta no parecía tener miedo.

      Eliminar
  10. Contesto a tu pregunta: Funciona todo el Resort con energía solar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la respuesta. Entonces sí, ecológico totalmente.

      Eliminar
  11. Alguna vez en los camping he visto alguna, imposible hacerles una foto son muy rápidas.
    no te olvido amiga, este otoño la alergia ne tiene frita y el pc lo toco poco. A ver si llueve de una vez y limpia un poco.
    Besos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas alergias son muy molestas, las conozco muy bien pues me afectan con cierta frecuencia.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.