miércoles, 15 de marzo de 2017

La cortanta

Imagen
La inolvidable tía Angelita estaba llena de historias. Todo el montón de sobrinos que cuidó a lo largo de su vida recuerdan muchas de esas historias, pero extrañamente hay una que parece que no recuerda nadie más que yo.

El papá de la tía Angelita era español, natural de Extremadura. Se llamaba Francisco Martínez Camino. Vino ya con algunos años encima al Perú en la época del caucho. Lo imagino también lleno de historias, imprescindibles en esa época y en esos lugares inhóspitos sin televisión ni cine ni radio. Probablemente hasta sin libros.

Decía la tía Angelita que decía su papá que hasta las diez de la mañana, a la tijera se le llamaba cortanta. Nunca tijera, porque era de mala suerte. Creo recordar que el peligro era peleas entre personas queridas si uno quebrantaba esa regla.

Decía también que nunca, por ninguna razón, se debía dejar la tijera, o cortanta según la hora, abierta. La plata se escapa por entre las hojas separadas, decía.

Con esas dos advertencias en torno a las tijeras crecí yo, y de las dos, la única que pongo en práctica con devoción es la de cerrar toda tijera que encuentro abierta. Es más fuerte que yo: si veo una tijera abierta, la tengo que cerrar.

Lo raro es que nadie recuerda ninguna de estas recomendaciones referidas a las tijeras. Mi abuela materna, sobrina de mi tía Angelita, era una experta costurera que abastecía a casi todo Yurimaguas con sus confecciones. La tijera era una parte imprescindible de su trabajo, y pese a ello, nunca pareció preocupada por cerrarla cuando la dejaba a un lado al coser.

Cuando recordé ese detalle y lo junté con la historia de la cortanta/tijera que no se podía dejar abierta, pregunté a cuanta persona de mi familia hubiera podido conocer la historia. No tuve éxito, nadie recuerda siquiera la existencia de la palabra cortanta.

Busqué en internet la palabra cortanta, y no existe. Y si no existe en Google es casi como para decir que no existe en el mundo, ni real ni virtual.

A estas alturas, ya no sé si soñé la historia de la cortanta y la recomendación de no dejar la tijera abierta.

28 comentarios:

  1. No creo que lo soñaste, es muy delicioso. Y si te sirve de algo, voy a cerrar mis tijeras. No se pierde nada!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no se pierde nada y tal vez hasta se gane mucho.

      Eliminar
  2. Yo no cierro las cortantas por superstición, sino porque se pueden guardar con mayor comodidad, Gabriela. ¡Tierna historia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hasta por seguridad, sobre todo si van a ir al fondo de un cajón.

      Eliminar
  3. Qué curioso que seas la única que recuerda tales cosas, Gabriela... Pero no importa, soñado o no, forman parte de tu memoria y de tu vida. Ahora, siempre que veamos una tijera abierta, pensaremos en ti...

    Muchos besos de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura de que no lo soñé. Además, era algo que mi tía nos contaba, como tantas otras historias.

      Eliminar
  4. La tía Angelita... Inolvidable autora de tantas anécdotas que recordamos sus sobrinos con una sonrisa y mucha nostalgia. No hay otra como ella porque cuando Dios la hizo, rompió el molde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos como ella hubiera sido demasiado. Tía Angelita sólo hubo una, irrepetible e inolvidable.

      Eliminar
  5. Gabriela, não importa se a história é real ou imaginada, porque, de todas as formas, continua com forte pendor mágico.
    Nada como as histórias das tias Angelitas - todos tivemos uma.
    Beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos una tía Angelita con sus propias cortantas, eso es cierto.

      Eliminar
  6. GENIAL Y COMO SIEMPRE MUY AMENO TUS RELATO.
    CURIOSO TÉRMINO. EN CASA TAMBIÉN LA MATRIARCA, COSÍA Y NO RECUERDO QUE HAYA HECHO ALGUNA ALUSIÓN NI ANÉCDOTA AL RESPECTO DE LA CORTANTA, SUENA ELEGANTE EH!!!!.
    GRACIAS GABY, SALUDOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elegante y con personalidad: "pásame la cortanta, todavía no son las diez de la mañana".

      Eliminar
  7. Yo también pongo en práctica el no dejar la tijera abierta, me decían que traía mala suerte. Cosas de antes, pero por las dudas siempre la cierro.
    Besos Gabriela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosas de antes que con nuestras acciones las convertimos en cosas de ahora, Norma.
      :D

      Eliminar
  8. Pues yo también recuerdo haber oído de niña que nunca había que dejar las tijeras abiertas, porque atraía la mala suerte y algo referente a las embarazadas que no recuerdo bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que veo, son varias personas que no dejan la tijera abierta para evitar la mala suerte.

      Eliminar
  9. Hola! Me gustó mucho tu historia. Yo también soy de las que voy cerrando las tijeras y si están encima de la cama, las saco de ahí enseguida .Nunca había oído la palabra cortanta, pero es un sinónimo adecuado. Saludos desde Galicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Tania. No sabía lo de sacar las tijeras de la cama, pero creo que en adelante lo agrego a mi lista de restricciones con tijeras.

      Eliminar
  10. A mi desde pequeña siempre me han esnseñado a que las tijeras siempre cerradas, y te contaban una historia de miedo sobre las tijeras, para que siempre las cerraras.
    Gracias por todo tu apoyo y cariño.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero ni imaginar esas historias, deben ser realmente aterradoras.

      Eliminar
  11. Vaya tienes un pariente extemeño. Nunca oí esa sólo sale cortante pero si lo de que las tijeras, siempre cerradas si no se usan.

    Espero y deseo que deje de llover por ahí, las imágemes que dan en televisión son tremendas, amiga. Muchos ánimos para todos
    Buen lunes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me sale cortante si busco.
      Gracias por los buenos deseos, acá todo gira en torno a la lluvia, los huaycos, las inundaciones. Ojalá acabe pronto todo para empezar a reconstruir y sanar heridas.

      Eliminar
  12. me encanta leer las historias que nos cuentas relacionadas con tìa Angelita, tienen un olor especial, debiò de ser ùnica, como lo es tu memoria prodigiosa para los detalles. A ver si me acuerdo de preguntarle al marido de mi hermana, que toda su familia es de Extremadura, a ver si existe esa variedad dialectal "cortanta" para tijeras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo agradecería mucho, a ver si se resuelve un misterio de mi niñez.
      :D

      Eliminar
  13. jaja le he preguntado, él no recuerda ese nombre pero puede ser posible porque en Extremadura según la zona tienen diferentes variedades de dialecto. Y a mí se me ocurre que igual que existe la palabra "lianta" para la persona que se mete en líos, por qué no " cortanta" la cosa que corta 😊 o también dicha a modo de broma hablando con niños...✂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser que sea una palabra ya caída en desuso, si pensamos que este extremeño vino al Perú a fines del siglo XIX y no era un hombre joven. Ojalá algún día encuentre el origen de la palabrita. ¡Gracias!

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.