viernes, 8 de abril de 2016

Si los bebés hablaran

Imagen
Se me vino a la cabeza esa idea de ¿qué pasaría si los bebes hablaran? hace pocos días cuando me crucé con una mujer que paseaba a un bebé muy pequeñito en un cochecito.

Era una mañana soleada, calurosa, de este verano abrasador que ojalá termine pronto. La mujer estaba vestida con pantalón corto, blusa de manga corta, sandalias sin medias. En resumen, iba vestida de acuerdo con el clima.

Miré al bebé y lo que vi me sorprendió. El niñito iba vestido con manga larga, pantalón largo, medias, gorrito. Además, logré ver una frazada dispuesta desordenadamente dentro del coche.

Durante una décima, mi mirada se cruzó con la del bebé, y por increíble que suene, sentí que el niño me hablaba con sus ojos. Fue una sensación muy extraña que me dejó pensando que tal vez el pobre pequeño quería decir algo y todavía no tenía los instrumentos para hacerlo. Con certeza casi absoluta, diría que el bebito preguntaba por qué iba tan abrigado en medio de tanto calor.

Entonces recordé otras tantas veces que he visto bebés muy chiquitos en el mismo trance. Recuerdo a uno de tal vez dos meses de nacido, abrigado hasta decir basta, con todo y guantes de lana. En un momento, intentó rascarse la nariz, pero por los guantes no pudo. Más bien, la pelusa de la lana se le metió a la nariz y estornudó. Fueron de esos estornudos que aparecen cuando la nariz recibe visitas que no quiere, como pelusas o polvo. Los conozco bien, me vienen con mucha frecuencia y he aprendido a no hacerles mucho caso.

Volviendo al bebito de los guantes, ni bien empezó a estornudar, la mamá corrió a verlo y... ¡lo abrigó más! Al mover tanta tela, la mamá movió más polvo y el pobre niñito comenzó con su concierto de estornudos. Tuve que dejar de mirar, pero hasta ahora me pregunto qué habrá sido de ese niño.

¿Qué pasaría si estos bebitos pudieran decir "no me abrigues tanto, por favor"? O, "no grites cuando me hablas, me duelen los oídos". Por no mencionar el hartazgo que deben sentir cuando tremendas carotas se asoman a sus cunas y les hablan con tonos indignos.

Que no te extrañe entonces que a veces los bebés se arranquen a llorar "sin ninguna razón". Mejor piénsalo un poquito, tal vez la razón sea más evidente de lo que crees.

22 comentarios:

  1. Si. Es habitual esa mala costumbre de abrigar mucho a los niños, en afán de protegerlos. Pero este niñito pudo darte las quejas, verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pobre solamente me miró, con unos ojos que parecían decir "sálvame de esto". Siento como si lo viera en este momento otra vez.

      Eliminar
  2. No siempre las mamás son las mas abrigadoras pues si hay abuelas y mas aun bisabuelas cerca ,opinan que tienen mas experiencia en la forma de la crianza quieren hacer del bebé un tamalito para que no se resfrie.Tiempos de antes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y por lo visto, también tiempos de ahora, Yvette. Mientras tanto, el pobre bebé se sofoca y no hay nadie que salga en su rescate.

      Eliminar
  3. Gabriela, lendo o teu relato, devo confessar:
    - Minha culpa!
    Reconheço que, com o meu primeiro filho, também cometi esse erro!
    Bom fim de semana.
    Beijinhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por la forma en que lo que dices, debo entender que rectificaste después, Nina.
      :D

      Eliminar
  4. Tu post es muy ajustado a la realidad. Muchas veces me he cuestionado lo mismo, pues se ven cada cosas con los niños... Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los pobres solamente pueden llorar como manera de expresarse. De verdad, si hablaran...

      Eliminar
  5. Hay veces que yo digo que, que dirán cuando se les habla como si fueran tontos, si se reiran o diras que idiotas los mayores...
    Besitos buen comienzo semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la risa que nos regalan en esos momentos es su manera de decir "no, otra vez ese tonito, no".

      Eliminar
  6. Siempre luché con mi hermana por la forma de abrigar a sus hijos. Ella vive en Plasencia, Extremadura, y nosotros en Béjar Salamanca, te contaré que mis sobrinos llevaban en invierno camisetas de felpa de manga larga, y mis hijos no haciéndo más frio. Y le decía que si ella no se abrigaba tanto por qué sí a los críos, serán manías de algunas madres ;))
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que no soy la única con esta idea que para algunas madres debe ser revolucionaria: no abrigar en exceso a los niños.

      Eliminar
  7. Coitadinho do bebe, Tem mãe que colocam muita roupa na criança. Elas suam e depois pegam frio e o que resulta? Numa pneumonia.Minha cunhada era assim enchias os bebes de roupas e eles eram sempre doentes.
    Bjos tenha uma ótima semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobres niños, qué incómodos se deben sentir con tanta ropa innecesaria.

      Eliminar
  8. Antes era casi de mal tono no abrigar a los bebés, lo que hoy parece como de la época de la catacumbas. Pero hay madres que parecen no aprender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Esteban, parece haberse quedado en tiempos de las catacumbas.

      Eliminar
  9. Mucho gusto Gabriela, paso a saludarte ya que en cierto modo somos vecinos y debo ser educado. Me gustó tu reflexión y estoy de acuerdo. El llanto es el recurso de última instancia para que los bebés se expresen, pero cuando lo usan en primera y exageradamente, tal vez sea porque no hayan sido tenidos en cuenta; ya que tienen muchas otras encantadoras maneras de manifestarse. Muchos saludos. Si no te incomoda, te visitaré de vez en cuando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho gusto, Lao Paunero. Por supuesto que no me incomoda que me visites, al contrario, te lo agradezco.
      El misterio del llanto de los bebés, ¿no? Cómo saber a veces qué es lo que quieren o necesitan.

      Eliminar
  10. ¡Qué lastimita de niños! Nos has recordado la película Mira quien habla (así se titulaba en España... ) en la que una voz en off daba luz a los pensamientos de un bebé. Seguro que más de una nos hemos equivocado de alguna u otra manera con nuestros niños... ¿Quién sabe?

    Besos a montones de las dos.

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta esa película, que es más "Mira quién piensa", ja, ja. En el Perú se llamó así también.

      Eliminar
  11. Passando para te desejar um ótimo início de semana.
    Bjos

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.