martes, 26 de enero de 2016

El tráfico, siempre el tráfico

No se puede negar que el tráfico de Lima es caótico, desordenado y que puede hacer que hasta el más paciente se desespere y reviente. Pero de ahí a usar el tráfico como excusa para todos los males que nos rodean hay un enorme (y francamente aburrido) abismo.

Lo que me pasó hace algún tiempo, el día que iba al aeropuerto con motivo de mi viaje a México, fue realmente anecdótico y digno de contarse en este blog.

Tenía que presentarme en el aeropuerto a las 6 a. m. así que reservé un taxi que me recogiera de mi casa media hora antes. Es un plazo suficiente y prudencial, pues a esa hora prácticamente no hay autos en las pistas.

El taxi llegó puntualmente a las 5:30 a. m. El chofer arrancó y de inmediato vi que tenía intenciones de tomar el camino de la Costa Verde, que es como se llama el circuito de playas de Lima. Esta ruta es muy usada por muchos choferes, como una manera de evitar el tráfico en avenidas principales de la ciudad. Al estar ubicada al pie del acantilado bajo el cual están muchas playas limeñas, no son raros los accidentes causados por piedras que caen sobre autos que pasan por abajo. Por su ubicación justo al lado del acantilado, el camino de ida tiene más probabilidades de ver un accidente que el camino de regreso, que está algo más alejado. Por eso, prefiero no ir por la Costa Verde.

- Señor, ¿va a ir por la playa?
- ¿Por qué? ¿No quiere?- me contestó con una pregunta en tono de fastidio.
- No, la verdad es que preferiría que tomara otro camino.
- ¿Por dónde?- con tono más fastidiado.
- Por la avenida La Marina -le respondí, mencionando la ruta tradicional para ir al aeropuerto.
- Es que por ahí hay mucho tráfico.
- ¿A las 5:30 de la mañana? Por favor, señor... -repliqué, intentando no demostrar fastidio en mi voz.
- Es que en la base van a ver que me demoro más de la cuenta.
- No sabía que a los choferes les cronometraban la ruta. Finalmente, si eso pasa, les puede decir que yo le pedí no ir por la playa.

No me contestó nada, pero visiblemente molesto y refunfuñando tomó la ruta que lleva por la avenida La Marina. Llegamos al aeropuerto en 25 minutos, estuve ahí a las 5:55 a. m.

Al entrar al aeropuerto, los taxistas suelen tomar el carril rápido, donde tienen 15 minutos contados desde que se pasa el control del aeropuerto, se detiene el auto para que baje el pasajero y se sigue el camino hasta la salida. Es tiempo de sobra, y es una vía por la que no hay que efectuar pago alguno. Sin embargo, es un carril largo, lo habitual es dejar al pasajero lo más cerca de la puerta que corresponde a la aerolínea que se va a usar.

Este señor entró, pasó el control y detuvo el taxi en cuanto pudo, al final de todo el largo carril de la vía rápida. Yo le dije: "señor, falta todavía para llegar a la puerta de los pasajeros", y de muy mala gana me respondió: "sí, pero no hay sitio más adelante". Honestamente, no sé cómo logró ver eso.

Se bajó, abrió la maletera, me dio mi maleta y estiró la mano esperando su pago. Sin necesidad de preguntar por la tarifa pues ya había sido fijada cuando hice pedí el taxi, le entregué el billete a la vez que le dije: "hace muchos años que soy clienta de esta empresa de taxis y nunca me habían tratado así". Me di la vuelta sin darle las gracias, y recorrí la distancia hasta la entrada.

A mi regreso a Lima, llamé a la empresa de taxis para presentar el reclamo. La operadora que me atendió me dijo que no es cierto que la empresa les exija a sus choferes un tiempo determinado para un servicio y menos aun que el pasajero no pudiera escoger su ruta. Me dio las gracias por haber puesto en su conocimiento esto.

¡Usar la excusa del tráfico a las 5:30 de la mañana es el colmo! Realmente, las personas que viven quejándose por el tráfico de Lima deberían darse una vueltita por Ciudad de México. Eso sí es tráfico de verdad.

26 comentarios:

  1. Menos mal que conocías el itinerario!.Fíjate si era un turista!.
    Besos Gabriela

    ResponderEliminar
  2. Por aquí hay que estar un poco pendiente de las rutas que cogen los taxistas, pues a veces intentan llevarte por el lugar más largo.. ¡Qué pena!, ¿verdad?

    Muchos besos de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En caso de hacerlo así, el perjudicado hubiera sido el propio taxista pues las empresas fijan la tarifa según la distancia y si él toma la ruta más larga, pues termina gastando su combustible y su tiempo sin beneficio económico a cambio.

      Eliminar
  3. Pero no acabo de entender porqué ese chofer quería ir por el lugar más peligroso... Desde luego es importante reclamar, en beneficio de todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque seguro es de los que dicen "a mí no me va a pasar", porque en horas de tráfico terrible es la vía más rápida (a pesar de los riesgos), porque era lo más fácil. Quién sabe, Milena, pero su reacción no me pareció apropiada.

      Eliminar
  4. A hay taxistas así en todas partes, reguñones y malhunorados y también los que "atracan" a los turistas con sus tarifas abusibas
    Volveré ♥ :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso, el fastidio no fue por tarifas sino por rutas.

      Eliminar
  5. Ayy que terrible, yo ODIO ser mal atendida. Lo mejor es presentar una queja formal...muchas veces no pasa nada, pero por lo menos descansa el alma. Un abrazo desde Colombia, siempre te leo..aunque no comente mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que la llamada telefónica que hice a mi vuelta califica como reclamo formal. También creo que hay que reclamar cuando ha habido maltrato, como en este caso. Espero que sirva de algo.
      ¡Gracias por leerme! El comentario es un extra que siempre se agradece.

      Eliminar
  6. Ah jaja, el taxista no sabìa con quien trataba... a una limeña como tù no se le da rodeos...Bien hecho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la mayoría de limeños les parece bien ir por esa ruta, Chusa, con tal de huir del ubicuo tráfico.

      Eliminar
  7. Me pasó lo mismo hace un tiempo. Mi taxista era una señora que insistía en ir al aeropuerto por la Costa Verde. Me negué porque considero que esa ruta es peligrosa porque van a gran velocidad, además eran las 3 de la mañana y había poco tráfico por la ciudad. La señora estaba muy enojada pero tuvo que aceptar. Tiempo después le conté esto a otro taxista de la misma compañía, y él me dijo que ellos tienen que ir por la ruta que desea el cliente. Así que tenemos la razón de nuestro lado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso fue que me le insistí en tomar la ruta convencional, Acirema, porque sabía que la razón estaba de mi lado.

      Eliminar
  8. De esos taxistas los hay en todas partes, por cierto también aquí en Chile. Pero quiero pensar que prevalecen los sanos de espíritu, Gabriela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy segura de que prevalecen los sanos de espíritu, Esteban, en toda actividad humana. El problema es que hacen menos bulla y pasan desapercibidos.

      Eliminar
  9. Olá, Gabriela!
    Já fui vitima de taxistas desonestos que prolongam a viagem para cobrarem mais. É muito desagradável!
    Bom fim de semana.
    Beijinhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El detalle es que acá no quería tomar la ruta más larga para cobrar más... quería tomar una ruta innecesaria para evitar el tráfico ¡a las 5 a. m.!

      Eliminar
  10. Muy negativa la actitud del taxista que te tocó. Lamentablemente uno descubre esto cuando ya esta a bordo del taxi.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a esa hora, no era nada fácil buscar otro taxista, Soñadora.

      Eliminar
  11. De esta clase de profesionales hay en todos lados...
    De pena la verdad.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los malos casi siempre suenan más que los buenos. una lástima.

      Eliminar
  12. Que pena por la actitud del conductor, claramente desconoce que su trabajo es entregar un buen servicio, que bien que llamaras a la Agencia para dejar tu queja, tu obra ayudara otros clientes en el futuro!
    Besos, feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que espero, Patricia, que otro cliente no tenga que pasar un momento parecido.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.