martes, 24 de noviembre de 2015

Crónicas de viaje: Comiendo mexicano en el mero México

Los peruanos estamos muy orgullosos de nuestra comida. A veces demasiado. Tanto que hasta podemos llegar a ser antipáticos cuando le preguntamos a amigos que nos visitan del extranjero: "¿qué has probado de comida peruana?"

Más o menos algo así me imaginaba, y me esperaba, de los mexicanos en mi reciente viaje a México. Si bien los amigos que me acogieron no son mexicanos (Coco es peruano, Kari es dominicana), tienen diez años viviendo en ese país así que con seguridad algo de la famosa gastronomía de esas tierras iba a probar.

Casi ni bien llegué, dije como pensando en voz alta: "me gustaría probar los famosos chilaquiles". Recuérdese que en casa, en mi niñez, las novelas mexicanas eran prácticamente de visión obligada gracias a la tía Angelita. Así que tacos, pozoles, chilaquiles, carnitas y demás nombres eran viejos conocidos.

Pues fue decir y ver mi deseo cumplido, pues a la mañana siguiente me esperaban mis ansiados chilaquiles verdes. El veredicto fue uno solo, y es que son simplemente deliciosos. Ahí me enteré que los hay verdes y rojos, aunque estos últimos no llegué a probarlos. El plato consiste en una salsa, verde o roja, sobre la que se ponen totopos (parecidos a lo que llamamos nachos), coronados con algo que parece queso pero que no es queso. La combinación de crocante con suave es de lo mejor. También supe que es un plato para desayuno, aunque yo los comería a cualquier hora del día.

¿Se imaginan comer tacos en el mero México? Los comí a los dos días de mi llegada, probé tacos de alambre y tacos al pastor. Lamentablemente no los pude disfrutar plenamente pues no como nada de picante, no me gusta. Y eso es casi un pecado en la tierra de Pedro Infante: el chile, como llaman allá a nuestro ají, es un ingrediente prácticamente obligado. En el Perú también es ingrediente casi obligado, pero acá se suele poner aparte para que lo agregue el que quiera. Yo paso.

Así, durante los días que estuve de visita, desfilaron por mi paladar diferentes sabores, relacioné nombres tan familiares con olores y colores tan variados como deliciosos. Hasta probé la famosa agua fresca de jamaica que el Chavo del Ocho comercializaba en la vecindad, junto con las aguas frescas de limón y tamarindo. Aprendí que la jamaica es una flor con muchísimas propiedades. De las buenas, claro.

Probé los tamales mexicanos. Muchos tipos de tamales mexicanos, todos muy ricos. En el Perú también tenemos tamales, pero son un poco distintos. Los tamales mexicanos se me hicieron muy parecidos en textura y sabor a nuestras humitas.

Muchos de esos nombres escapan ahora a mi memoria. Lo que no escapa a mi memoria es que no vi ningún dulce, como si los postres no formaran parte de tan diversa selección de platos. Tal vez me equivoque o me faltó culturizarme un poco más.

A ver si en un próximo viaje...

26 comentarios:

  1. Las comidas peruanas y mexicanas son famosas a nivel mundial, por su variedad y por lo exquisitas. Aquí en Chile hay infinidad de ofertas de ellas, ya sea en supermercados y restaurantes. Aún así, si de preferencias se trata, personalmente y conforme a la opción de miles de chilenos, prefiero las peruanas, sin menoscabar las posibilidades "aztecas".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que con tanta variedad que tenemos por acá, tendrás un plato favorito, Esteban. ¿Ya ves cómo no puedo dejar de hablar de MI comida en una entrada referida a platos de otro país?

      Eliminar
  2. Que bien que disfrutaste de Mexico. Yo estoy llena de buenos recuerdos de Mexico y su gente. Tienes razon, el chile es basico para su comida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan básico que no me dejó disfrutar de muchas otras cosas, Carmen. Una lástima.

      Eliminar
  3. Pienso visitar Mexico, me gusta probar todo, me asusta un poco el picante ya que por aquí tampoco se usa como aderezo.
    Besos Gabriela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el Perú el picante se usa como aderezo, y mucho, pero en México es mucho más.

      Eliminar
  4. Adoramos la comida mejicana y el pique, Gabriela. Es una lástima no conocer la gastronomía de Perú, pero seguro que es tan rica y sin nada que envidiar a la de otros paises.

    Besos a montones de las dos.

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura de que les encantaría. Las animo a buscar recetas en línea, las hay y muchas con ingredientes fáciles de conseguir fuera del Perú. Basta con poner "platos peruanos". Ya me cuentan.

      Eliminar
  5. En la varieda está el gusto, dicen. Qué bueno que disfrutaste de la comida en tu viaje. Hay que probar para comparar.

    ResponderEliminar
  6. Gabriela querida, por dos veces estive no México e, infelizmente, a comida não me agradou - era demasiado picante. Por isso sempre preferi comer cozinha internacional.

    No Paru foi distinto - a comida era muito, muito boa e provei muitos sabores diferentes, todos deliciosos.
    Me gustaria micho volver a Peru!

    Besitos
    Nina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasó lo mismo, Nina, me quedé sin probar muchas cosas porque eran muy picantes. Cuando vengas por acá, me avisas.
      :D

      Eliminar
  7. Nuestra cocina es muy variada y vasta. Te perdiste de las delicias dulces, qué extraño, porque también abundan. Me alegra mucho que te gustara.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que remediar eso, Sara, a ver si en un futuro viaje.

      Eliminar
  8. Hasta hambre me ha entrado, de leerte jeje.
    Pero tu eres una suertuda, que la pruebas de manos de quienes saben.
    Muchos besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suerte la mía, Inma, que pasé de un país de delicias a otro.

      Eliminar
  9. Me alegra mucho que la pasaras de maravillas en el mexico lindo y querido!! Y ahora si me permites, me voy a comer porque ya me hiciste dar hambre!! ;)
    besotes, feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que mi descripción de los platos tuvo efecto.

      Eliminar
  10. Cuando estuvimos en Punta Cana, el hotel tenía varios restaurantes uno de ellos era mejicano y probamos algunas de las que dices pero el picante es algo tremendo :(((
    Viajes llenos de recuerdos.
    Buen domingo .
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada viaje tiene su propia colección de recuerdos, desde los graciosos y hasta los lamentables.

      Eliminar
  11. ¡Qué envidia, Gabriela!
    Yo también soy de probar la comida típica de los países que visito y me encanta porque es otra manera de fabricar recuerdos.

    He de decir que de comida mexicana no he probado casi nada y que sus nombres son bastante desconocidos para mí pero seguro que está deliciosa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te sugiero buscar recetas de comida peruana en línea. Hay más de un plato que se puede hacer con ingredientes que puedes conseguir en otros países. Se me ocurre ají de gallina, por ejemplo.
      ¿Ya ves cómo vuelvo a hablar de comida peruana cuando estaba contando de comida mexicana?

      Eliminar
  12. Uhmmm Gabriela, qué lindo me has hecho sentir sabores y aromas mexicanos solo leyendo tus descripciones. Los chilaquiles y todos esos nombres que me confunden... pero me gusta mucho la cocina mexicana aunque solo haya estado en restaurantes mexicanos en Europa. Eso sì recuerdo siempre el picantillo de casi todos los platillos y sé que a ti no te agrada pero igualmente disfrutaste de tus recuerdos novelescos. Yo también disfruté leyéndote. Abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis recuerdos novelescos, como bien dices Chusa, se remontan a los tiempos en que regresaba del colegio a almorzar y siempre había una novela en el televisor que estaba frente al comedor. Toda una vida viendo novelas, sin querer, pero me han acompañado toda la vida. Y México viene unido a esos recuerdos de manera casi inseparable.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.