jueves, 20 de agosto de 2015

Visitando la iglesia

Hace pocos días, tuve una reunión a la que debía llegar puntualmente a las 11 de la mañana. Como no hay un lugar donde esperar, la recomendación que me dieron fue que no llegara con más de 15 minutos de anticipación.

Como soy casi patológicamente puntual, siempre prefiero llegar antes de la hora. Pero esta vez mi previsión fue demasiada, y estuve en el lugar 40 minutos antes de la hora fijada. Tenía que buscar qué hacer en ese lapso.

Muy cerca de mi lugar de destino hay una iglesia. Es una iglesia grande, un importante punto de referencia para la zona. Además está muy unida a mi propia historia pues ahí se casaron mis papás, fue donde hice mi primera comunión y mi confirmación. También en esa iglesia, como parte del coro del colegio, asistí a varias primeras comuniones de promociones menores a las mía.

Casi sentí que la iglesia me llamaba, por lo que decidí entrar para cubrir los largos minutos que tenía por delante.

La iglesia estaba casi a oscuras, pero había algunas personas adentro. Casi todas eran señoras con varias décadas a cuestas, Se respiraba paz y tranquilidad en el ambiente, todo muy distinto a lo que pasaba puertas afuera, donde las bocinas de los carros y los ruidos de sus motores son siempre la norma. Ese ruido se colaba por rendijas cada vez que alguien entrada a la iglesia.

Al mirar el largo camino que separa la entrada de la iglesia de la primera fila de bancas, me fue inevitable pensar en mi mamá haciendo ese recorrido del brazo de mi abuelo de ida y de regreso tomada del brazo de mi papá. Me trasladé en el tiempo y recordé mis nervios el día de mi primera comunión, y el día de la confirmación, tomada con bastante más calma. Cómo no evocar las veces que el profesor de música se desesperaba cuando el coro iba una velocidad mayor a la deseada, pues nuestros ensayos eran con piano y en la iglesia debíamos cantar al ritmo más lento del órgano.

Cuando me di cuenta, estaban prendiendo las velas del altar. Supuse que una misa estaba a punto de empezar. Miré el reloj. Tenía exactamente diez minutos para llegar al lugar de mi reunión. Tiempo de sobra para caminar la distancia de dos cuadras.

Recorrí esas dos cuadras sin apuro y con la sensación de haber viajado en el tiempo, dentro de una nave cuya tranquilidad y calma me habían invitado a recorrer diferentes etapas de mi historia desde una perspectiva insospechada.

36 comentarios:

  1. Cuanto bien te hizo esa premura por llegar a la cita. Reviviste días felices Gabriela;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Laura, fue un viaje en el tiempo que realmente no tenía planeado.

      Eliminar
  2. Es muy grato, aunque inevitablemente triste, retroceder en el tiempo y revivir épocas pasadas. Fue un bonito momento para ti, sin duda y lo guardarás en tu recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es aleccionador retroceder en el tiempo, Acirema. Nos hace ver y apreciar las cosas desde otro ángulo.

      Eliminar
  3. He vivido muchos momentos así. Siempre en iglesias. Aunue no tengo recuerdos en muchas de ellas, siempre me llena de paz el silencio de lo sagrado. La próxima vez que tengas tiempo, te recomiendo que visites el Santísimo de María Reina o de Fátima. Un momento de intimidad con Dios, aunque sea muy breve, hace mucho bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco el santuario de la Iglesia de Fátima y el de los Carmelitas. El de María Reina no, pero me daré un tiempo para visitarlo.

      Eliminar
  4. ¡Qué excelente oportunidad Gabriela, para revivir tantas emociones de antaño! A veces vale la pena ser puntual.Es una virtud muy incomprendida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad, Esteban, la puntualidad es hasta mal vista a veces.

      Eliminar
  5. Las iglesias también producen ese efecto en nosotras, Gabriela... La paz y la quietud que las envuelve propician el recogimiento y el encuentro con uno mismo... Y con los bonitos recuerdos, como te ha ocurrido a tí. Seguramente "alguien" quería que llegaras con mucho tiempo a esa cita.

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que lo mencionas, yo también pensé que alguien me mandó para allá tan temprano.

      Eliminar
  6. Gabriela, me encantam o interior das igrejas, pela sua paz e pelo ambiente que proporcionam. A tua experiência foi muitissimo interessante, uma verdadeira viagem no tempo.
    Tem um feliz fim de semana.
    Beijo da Nina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca me imaginé que esa espera en la iglesia despertaría tantas sensaciones, Nina. Me gustó mucho.

      Eliminar
  7. ¡Qué bien lo describes! La iglesias antiguas emanan una paz increible. El frescor, el olor en el ambiente, las maderas que crujen al pisar, la luz de las velas (aunque ahora la mayoría sean de leds),... Si además le añades recuerdos personales, entiendo perfectamente cómo te sentiste. Feliz finde :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He estado en iglesias con pisos de madera, le agregan encanto a una situación ya de por sí diferente. En esta iglesia, hasta el olor me transportó a tiempos ya idos.

      Eliminar
  8. Es muy lindo y reconfortante revivir el pasado pensando siempre en todo lo bueno, sencillo y sentimental que vivieron nuestros padres y aun nosotros mismos. Vale la pena tener esos momentos de paz dejando de lado los problemas actuales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que vale la pena, Yvette. Darse un salto al pasado siempre reconforta, pero no nos quedemos ahí y sigamos viviendo el presente para tener un bien futuro.

      Eliminar
  9. Aun no estoy segura si fue pura coincidencia je je lo que si se es que te dio paz, te dio recuerdos y te dio nuevas perspectivas.
    Besos querida amiga, feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual, Patricia, y esas perspectivas llegaron en un momento muy importante.

      Eliminar
  10. Muy bonito lo que relatas.....me encantó!!!
    Te deseo una buena semana....Besitos....

    ResponderEliminar
  11. Quien nos dice amiga que esta vida no se vive varias veces. Esta oportunidad la tenemos en diferentes ocasiones, la pena es que no sabemos aprovecharla o que la ceguera que nos provoca la prisa nos impide vivirla.
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La prisa, Fernando, esa prisa que tantas veces nos impide apreciar las cosas simples que a veces nutren más que las complicadas.

      Eliminar
  12. Olá Gabi,
    Ando ainda um bocadinho ausente da blogosfera, não conseguindo interagir como antes, por problemas de saúde com minha mãe.
    Mas cá estou para agradecer seu carinho de sempre e sua visita lá no meu recanto, isso me deixa imensamente feliz e grata...Quando nos afastamos por algum motivo alheios a nossa vontade, os "amigos" desaparecem, isso é muito triste e nos leva quase a desanimar com a blogosfera...mas vamos que vamos, desistir jamais, que venham os poucos e bons!
    Te abraço com carinho e gratidão!
    Marilene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy yo quien te agradece la visita, Marilene, teniendo en cuenta la salud de tu mamá. Deseo de todo corazón que se mejore prontito.

      Eliminar
  13. Gabriel, nunca termina de asombrarme lo vividos que vuelven los recuerdos con tan sólo un detalle, un lugar, un aroma. Un viaje al pasado lleno de paz el que tuviste.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, el aroma de una flor me lleva a hechos específicos del pasado que ya creía olvidados. Eso me pasó el día que visité la iglesia, Soñadora.

      Eliminar
  14. Gabriela, después de ese agradable paseo por el pasado, seguro que llegaste bien relajada a aquella reunión...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Relajada y además con buena recomendación para que la respuesta sea favorable, Milena.

      Eliminar
  15. Hay sensaciones que solo se saben en el momento que hay retroceso de algún valor...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese día, el retroceso fue en el tiempo. Bastante provechoso, por cierto.

      Eliminar
  16. Me ha encantado leer tu historia, a mi me gusta sumergirme en el pasado, quizas demasiado... Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sumergirse en el pasado tiene un lado bueno y un lado malo, Monse. Quedémonos con el lado bueno mejor.

      Eliminar
  17. Que bonito amiga mía. Para mi las iglesias también son un lugar muy pacífico, me ayudan a conectar con lo importante, a valorar, a dar gracias. Me ha sorprendido saber que eres tan extremadamente puntual, sabes que no es algo frecuente en Perú jejeje.
    Un abrazo enorme desde Barcelona hasta Lima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puntual de toda la vida, Nica. Felizmente, mucha gente que me rodea tiene esta cualidad.

      Eliminar
  18. Ya imagino el ensoñador viaje a otros tiempos en un marco donde la luz, el olor y el sonido lo facilitan. Muy bello como lo cuentas Gabri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo el olor, Chusa, es el mismo que recuerdo de toda la vida.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.