martes, 11 de agosto de 2015

Compartida la vida es más burla

La historia que cuento a continuación ocurrió tal cual narro acá y doy fe de cada una de las situaciones absurdas que contiene.

Me vi en el penoso deber de cancelar un celular por fallecimiento de su titular. Era un deber penoso, no solamente porque el motivo de dar de baja ese teléfono era una muerte, sino porque solamente de pensar en enfrentar a la empresa que dice que compartida la vida es más ya es un dolor de cabeza.

Lo primero era averiguar los pasos para el trámite. Así que opté por lo lógico y llamé a su central de información. De desinformación sería mejor decir. Después de una espera sorprendentemente breve, una operadora me contestó:
- Buenas tardes, ¿con quién tengo el gusto?

No sé qué costumbre es esa de pedir el nombre de quien llama en vez de preguntar cuál es el motivo de la llamada. Así que obviando la pregunta, pregunté a mi vez:
- Por favor, ¿me puede decir cuáles son los pasos para cancelar la línea celular de una persona por fallecimiento?
- Claro, debe acercarse a una de nuestras oficinas con la partida de defunción original y su DNI.
- ¿Cualquier persona puede hacer el trámite? ¿No tiene que ser un familiar directo?
- No, no, solamente partida de defunción original y su DNI.

Demasiado fácil, es lo que debí sospechar. Como abogada, debí saber que no era nada lógico. Pero creyendo que compartida la vida es más (¿más qué? Vaya uno a saber) pensé que esta empresa había facilitado la vida a la gente.

Ingenuidades que a veces uno tiene...

Con la partida original y mi DNI, fui a la oficina más cercana, que felizmente es de verdad muy cercana. Pasé por la infame inspección de la recepcionista, que me dio un papelito con una letra y un número y a esperar se ha dicho. Felizmente en menos de 10 minutos, vi mi letra y número en una pantalla. Me sentí como la ganadora de la lotería.

Dije a qué iba y a la pregunta "¿trajo la partida de defunción?", mostré los documentos que tenía en la mano. Después de una breve revisión, me respondieron "¿no es familiar directo? Falta entonces una carta donde uno de los familiares directos le autoriza a hacer el trámite". De nada sirvió decir que la central de (des)información me había dado mal los requisitos a pesar de mi pedido de aclaración. La mujer no salió de decir que no era lógico. Pues no, fue lo mismo que yo pensé:
- ¿Está segura de que solamente necesito esa carta de autorización simple? ¿No me van a salir después con que tengo que traerla con sello de siete notarios de diferentes provincias del Perú e impresa en tinta magenta?
- ...

Al día siguiente regresé con los mismos papeles más la carta de autorización. De nuevo repetí los pasos del día anterior y todo salió bien. O eso parecía. Me aseguraron que el teléfono ya no tenía línea, que estaba cancelado, que ya no podía hacer ni recibir llamadas. Yo les creí. Ingenuidades que uno insiste en tener...

Oh, sorpresa, el teléfono seguía con línea. Y al día siguiente también. Al subsiguiente, igual. Entonces llamé a la central de desinformación a ver si me podían ayudar. Después de una breve espera y de dar mi discurso lo más breve posible, la mujer me dijo que me iba a regresar al menú y que yo debía marcar la opción 6.

Grande fue mi sorpresa, mi disgusto y mi molestia cuando comprobé que el menú solamente tiene tres opciones. Sí, TRES y que además NINGUNA era para celulares, pues en este orden son para telefonía fija, internet y televisión por cable. Como no marqué nada, me contestó otra recepcionista a la que le conté el rollo y ella me insistió: "tiene que marcar la opción 6":
- ¿Pero no oye que le estoy diciendo que solamente hay tres opciones y que ninguna es para telefonía celular?
- Tiene que colgar y...
- ¿Sabe qué? Con muchísimo gusto le cuelgo en este instante.

Así que emprendí nuevo viaje a la oficina de la empresa de telefonía que dice que compartida la vida es más y de nuevo a lo mismo: papelito numerado, esperar a ganar la lotería y pasar a la ventanilla que corresponde:
- Hace tres días cancelé este teléfono. Me dijeron que la cancelación era instantánea, pero el teléfono sigue con línea. Lo último que queremos todos es que se venza el mes y se genere un recibo que haya que pagar.
- Es que no es instantáneo, demora cinco días hábiles.

A los cinco días hábiles, el teléfono seguía con línea. Nueva visita a la oficina de la empresa, nueva consulta, nueva respuesta:
- El teléfono ya está cortado en el sistema. Si le llegara un nuevo recibo, la empresa lo asumiría pues en el sistema el servicio ya está dado de baja. Así que no se preocupe.

¿Debería creerlo? A esas alturas, ya había dejado atrás la ingenuidad.

30 comentarios:

  1. Supongo que después de tantas idas y vueltas todo se habrá solucionado.
    Besos Gabriela

    ResponderEliminar
  2. Las compañías telefónicas son la locura encarnada.
    Besos de anís mexicano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y se supone que van con la modernidad como estandarte, Sara.

      Eliminar
  3. Si te quedas aliviada, en Uruguay la burocracia es lo más importante, ir y venir, venir e ir es de todos los días, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá también. Lo grave en este caso es que se trata de una empresa privada que, se supone, debe ser más expeditiva que la pesada burocracia estatal.

      Eliminar
  4. Cuando todo parece tan fácil, siempre empezamos a sospechar, y por desgracia no nos equivocamos. Al menos ya está sin línea .
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Laura, yo sospecho cuando todo parece ser fácil o cuando es muy barato.

      Eliminar
  5. La modernidad, que le dicen. Ocurre en todas partes, no es cierto?

    ResponderEliminar
  6. Gabriela, de ellos nada sorprende, son especialistas en lo absurdo y en sacarnos de quicio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, bien podrían haberse inspirado en algún relato kafkiano.

      Eliminar
  7. Esto es el avance que as bien parece el desavance...
    Animos..
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Hola Gabriela.
    Me alegro que ya todo se haya solucionado!!!
    Un besito...

    ResponderEliminar
  9. ¡Y yo que pensaba que esas cosas solo pasaban en Chile!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que veas que no, Esteban. ¿Ayuda el dicho "mal de muchos, consuelo de tondos"?

      Eliminar
  10. Se decía que con la competencia la cosa mejoraba pero al ver largas colas en las oficinas de los operadores de telefonía veo que compiten en quien maltrata más al cliente. Lo que sí al comparar a las épocas dónde el estado manejaba todo habían personas que esperaban décadas para tener una instalación telefónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto, Jorge, si comparamos con los tiempos antiguos ahora deberíamos darnos por felices. Pero también es cierto que antes no nos bombardeaban de propaganda que nos hace creer que el cliente siempre tiene la razón.

      Eliminar
  11. ¡Ja,ja,ja! Lo típico. Siempre se las intentan apañar, para... como decimos por aquí, a ver si cuela :P (a ver si esta persona no dice nada, le pasamos el recibito...). Yo sé de gente que ha tenido problemas. No exactamente como en este caso, pero por ejemplo, que se dan de baja y les siguen pasando facturas :P Y han despotricado y despotricado a más no poder. Así concluyo que hay que tener cuidado a qué compañía telefónica se engancha uno y en qué condiciones, aunque me temo que la gran mayoría deben de ser iguales :P Entonces... :P

    Yo, por suerte, no tengo esos problemas, pero últimamente, no hacían más que llamarme, a ver si me cambiaba de compañía y tratándome de contar rollos. ¿Solución? Registro los teléfonos con el nombre de la compañía telefónica o algo que me las identifique. Hay una que me ha llamado 600000 veces :P Pero... bueno, yo ya veo su nombre, así que ni caso :P, lo dejo que suene. Supongo que se cansarán algún día :P

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Esther.
      A mí también me llaman para tratar de convencerme, pero la verdad es que el ver de qué se trata la llamada, les doy las gracias y corto la comunicación.

      Eliminar
  12. Gabriela, vejo que este tipo de situação é universal! Aqui ocorre o mesmo! Uma falta de profissionalismo absurda, uma perda de tempo imensa, uma burocracia que enlouquce o mais são!
    beijinho.

    Espero que não apareça nenhuma fatura!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pérdida de tiempo es la peor parte, Nina. Y también espero que no llegue ninguna cuenta por pagar.

      Eliminar
  13. Amiga Gabriela, no se de que nos quejamos, seguramente esta compañía lo que quiere es alargarnos la vida, no seas ingenua que no hay mala intención ni un mal servicio de gestión al cliente. ¡Es que somos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Fernando, deberíamos darles las gracias por prolongar nuestra existencia con este tipo de trámites inútiles.

      Eliminar
  14. Pero para darse de alta, todo son facilidades. Sin embargo a mí, hace poco, me anularon mi nº de móvil con el que llevaba años y años, porque se me pasó recargar la tarjeta y no mandaron ni un mensaje de "última oportunidad o algo así". Después de varias llamadas me di por vencida. Ahora tengo otro nº, pero perdí todos mis contactos con el consiguiente follón... En fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lástima leer lo que pasó con tu celular, Sopa Azul. Espero que hayas podido reconstruir tu lista de contactos.

      Eliminar
  15. En España pasa tres cuartos de lo mismo, Gabriela... Es desesperante y entendemos tu frustración.

    Besos a montones de las dos.

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor, lo que menos aguanto, es cuando me dicen "no se altere, por favor". Eso sí que me altera, y montones.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.