viernes, 10 de abril de 2015

Así vale la pena reclamar

Hace poco más de un mes, compré un producto que se vende en frascos en un supermercado al que voy con mucha frecuencia. Escogí uno, lo metí al carrito de compras y pagué.

Al llegar a la casa, tomé el frasco con la intención de usarlo de inmediato. Pero casi me quedé con la mera intención pues abrir el frasco fue casi una misión imposible. Tenía una tapa de metal, de esas que tienen un anillo unido a la tapa con diminutas extensiones de metal que, se supone, debe ceder cuando uno le da la vuelta.

Pero no fue el caso esta vez, pues la tapa giraba con todo lo que hacía imposible abrirla. Con la ayuda de un cuchillo logré separar las diminutas extensiones de metal y, finalmente pude abrir el frasco y disfrutar su contenido.

Al volver a cerrarlo para guardarlo, noté que la acción del cuchillo había dejado unas peligrosas puntas mínimas con las que hubiera sido muy fácil hacerse un corte la siguiente vez que se abriera el frasco.

Fue ahí que pensé: si esta marca tiene una página web desde donde pueda comunicarme con ellos, les voy a contar lo que me acaba de pasar para que tengan más cuidado. Busqué, tenían página web propia, no un molestoso apéndice en una red social. Tenían la palabra CONTÁCTANOS así que procedí según lo planeado.

Me olvidé del asunto por apenas 15 minutos, que fue lo que demoró en llegar una respuesta. Una muy amable respuesta, por cierto. Me pedían disculpas por el inconveniente y se ofrecían a reponerme un frasco de igual presentación que el que yo había comprado. Le di mi dirección y fijamos una hora al día siguiente para que me llevaran lo ofrecido.

En medio de mis dudas y un gran escepticismo, al día siguiente, a la hora señalada, sonó el timbre de mi casa. ¿Serán ellos? Pues sí, eran.

Un señor muy amable me reiteró las disculpas ya ofrecidas por escrito. Le enseñé el frasco y cómo había quedado luego de todo lo que fue necesario hacer para abrirlo. Me dijo que se lo iba a llevar y me enseñó lo que tenía para entregarme: un frasco del mismo producto que yo había comprado el día anterior y otro más de una presentación más refinada.

Le agradecí el detalle y me dijo que más bien me agradecía a mí y que iba a verificar otras botellas del mismo lote. Nos despedimos y se fue.

Este nuevo frasco se abrió muy fácil, como debe ser.

Al día siguiente recibí otra llamada. Era para preguntarme en dónde había comprado el frasco que había devuelto. "Es para determinar el lote exacto", me explicaron. Se lo dije, y fue el final de la conversación. Y de todo el incidente.

Así vale la pena reclamar.

36 comentarios:

  1. Wow! Estoy impresionada! Y el nombre del producto es??????
    Nacional o importado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ocurrió tal cual lo cuento, lo que también me dejó impresionada.
      Es un producto nacional, pero no digo la marca para que no crean que le hago propaganda.

      Eliminar
  2. Impresionante en verdad. O sea que todavía hay personas correctas en el mundo! Sohre todo en el mundo del comercio donde uno pensaria que todo es negocio e interés económico. Buena iniciativa la tuya de hacer el reclamo con tan buen resultado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todo hay en esta viña del Señor, Acirema. Felizmente actos como este nos hacen ver que todavía se puede reclamar y obtener una respuesta justa y alturada.

      Eliminar
  3. Te felicito por tomarte el tiempo de reclamar. Gratamente impresionada!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí también me impresionó una respuesta tan rápida y amable.

      Eliminar
  4. Qué bien funcionan... casi parece una utopía!
    Pues es para hacer propaganda de ese producto :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cuento acá para ver si animo a otros que podrían pensar que reclamar es inútil, Milena.

      Eliminar
  5. Gabriela, ainda existe responsabilidade! me alegro que tenhas tomado a iniciativa de reclamar e ainda mais que tenhas recebido uma resposta satisfatória à tua reclamação.
    Bom fim de semana.
    Beijo da Nina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad nunca antes me había pasado algo así, Nina, pero creo que en adelante no dejaré de reclamar en circunstancias parecidas.

      Eliminar
  6. A veces sucede, más a menudo de lo que uno cree ya que puede haber fallas en la línea de montaje y los operarios deben solucionarlas. Las empresas siempre agradecen que alguien se tome el trabajo de indicar cuál es el problema. A mi me pasó un par de veces.
    Besos Gabriela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino la cantidad de consumidores que se quedan sin decir nada y que lo único que hacen es dejar de comprar esa marca porque "viene fallada". Reclamando, todos ganan, por lo menos esa fue mi experiencia.

      Eliminar
  7. Esa es la diferencia entre empresas que cuidan la atención al cliente y empresas que no lo hacen.

    Me alegro que te escucharan y que fuesen así de profesionales.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felizmente me tocó una empresa que sí escucha al cliente, Marta. Ahora ganaron una compradora en adelante.

      Eliminar
  8. Como siempre, muy interesante el contenido. Ojalá tuviéramos más firmas como esa, que merece un premio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez seas más de las que creemos, Yvette, lo que pasa es que solamente las empresas que no se portan bien son las que se hacen conocidas. Mientras tanto, las que tratan bien al cliente, lo hacen calladamente.

      Eliminar
  9. Gabriela, es alentador leer historias así, una a veces cree que reclamar caerá en saco roto y no fue este el caso. Gracias por compartir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo creía, Soñadora, pero ya vi que vale la pena reclamar. Eso sí, con altura y educación.

      Eliminar
  10. La verdad es que si, así una se molesta en reclamar...por que la mayoría de las veces no sirve para nada.
    Besitos buen comienzo de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos esta vez, sirvió para mucho. En algunas empresas, la satisfacción del cliente es muy importante. Ojalá fuera igual en todas.

      Eliminar
  11. Pues eso no es para nada lo habitual, Gabriela... Ojalá todas las empresas tuvieran un servicio de atención al cliente tan eficaz y atento.

    Besos mil de las dos.

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez lo tienen y no lo sabemos. Así que en adelante, a reclamar se ha dicho.

      Eliminar
  12. Sin duda no es lo habitual pero es estupendo que de vez en cuando pasen cosas así y que haya marcas que tengan en cuenta al consumidor. Al fin y al cabo viven de nosotros.

    Un besito grande Gabriela, no puedo pasar tanto como me gustaría porque estoy muy atareada con el bebé pero en cuanto puedo me escapo a verte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno ver que algunas marcas sí se dan cuenta de que viven de nosotros y no al revés.
      Gracias por darte el tiempo, Nica. Besos a tu angelito.

      Eliminar
  13. Extraordinaria respuesta de la empresa, Gabriela.
    Poco común, por amabilidad y agilidad.
    En todo caso le hiciste un gran favor al contactarlos, porque eso les alertó acerca de posibles otros casos.
    A veces uno deja pasar situaciones de ese tipo, pensando en contestaciones tardías y poco ejecutivas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nos hicimos un favor mutuo, Esteban, ellos al resarcirme de la botella fallada, y yo al hacerles ver la posibilidad de que otras botellas tuvieran el mismo problema. Al menos yo quedé muy satisfecha con la solución.

      Eliminar
  14. Impresionante respuesta, asi da gusto y supongo que seguirás comprando ese producto y recomendándolo. Aquí, las buenas empresas tienen ese tipo de actuación, lo que ocurre es que muy poca gente reclama

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que se ganaron una compradora con una fidelidad a prueba de todo, María Jesús. Siempre es un gusto verte por acá.

      Eliminar
  15. Essa empresa mostra sua preocupação com o consumidor. Aqui está difícil termos boas empresas depois da pouca vergonha de nossos representantes, tudo virou bagunça. Sou como você sempre fala dos problemas com algum produto. Esse fim de semana fomos a Gramado e me lembrei de ti. Menina agora estava bom de ir lá. Tinha pouca gente, se queria ir num restaurante tinha aonde sentar. Tinha desistido de ir lá por causa da loucura. Muita gente. Não se consegue um lugar para comer e nem estacionar. Tudo tinha fila. Se vieres aqui cuide para não vir na alta temporada.
    Bjos tenha um ótimo dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino las tremendas filas que se harán en un sitio que sé que es tan bonito y concurrido. Ojalá pueda visitarlo.

      Eliminar
  16. Realmente me deja sorprendida la calidad - customer service rock!!!! Acs uno va a supermercado y lo ddevuelve sin problema. Pero el servicio a domicilio no lo conocia. Bueno saberlo.
    iela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me ocurrió ir al supermercado, recurrí al reclamo directo con la misma marca. Todo salió bien.

      Eliminar
  17. Las empresas bien asesoradas en marketing actúan de ese modo, todas deberían actuar de ese modo con el cliente. Tienes un regalo por el blog, besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y esta empresa no es de las grandes que hay por acá, es más bien mediana. Así que bien por ellos.
      Gracias, pasaré por tu blog.

      Eliminar
  18. Estupendo, se portaron honestamente. Te felicito por el tipo de reclamo que hiciste que beneficiará a todos. Feliz semana Gabriela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí también fue una sorpresa la respuesta tan rápida y satisfactoria. Ojalá siempre fuera así con los reclamos.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.