miércoles, 22 de agosto de 2012

Crónicas de viaje: La postal

Pero, ¿cómo llegó esa postal a mi casa?
--------------
Antes de partir, le prometí a Marcela que le mandaría una postal de cada sitio que visitara. Ella me escuchó, pero no dijo nada. De todas maneras, ¿a los cuatro años quién sabe qué es una postal? Menos todavía en tiempos de comunicación digital.

Siempre hay que cumplir lo que uno ofrece, más aun si es una oferta hecha a una niña de cuatro años. Así que mi llegada al aeropuerto de Schiphol emprendí la búsqueda de las postales y de una oficina postal o algo que hiciera las veces de oficina postal.

Encontrar las postales fue fácil. Las había por montones en las tiendas de recuerdos, que también había por montones. Pensando en alguna que fuera del gusto de Marcela, escogí una llena de tulipanes de muchos colores, que decía ÁMSTERDAM en enormes letras. Le escribí unas palabras al dorso, puse su nombre y dirección, le pegué la estampilla que compré y directo al buzón se fue, junto con otras postales que escogí para otros destinatarios.

A los pocos días, recibí un mensaje por correo electrónico: "Marcela recibió tu postal hoy". Eso fue todo. Hasta ese momento, me di por satisfecha pues, una vez más, el correo cumplió con el encargo que le había dado.

Después supe la historia detrás de la historia.

La postal llegó casi una semana después de que yo la soltara en el buzón anaranjado en Schiphol. Justo ese día mi mamá había ido a almorzar a casa de Marcela, y fue testigo de excepción del momento en que recibió la postal. Me dijo que le encantaron los tulipanes.

Al día siguiente de mi regreso a Lima, vi a Marcela. Entre saludos y abrazos, le pregunté si le había gustado su postal. Me dijo que si, y a continuación me preguntó cómo había llegado la postal a su casa. Le dije que yo la había llenado, había puesto su dirección y la había dejado en un buzón.

- Ya... pero, ¿CÓMO llegó la postal a mi casa?

Evidentemente, mi respuesta no había sido suficiente. Así que le dije:
- Una postal es una tarjeta con fotos de los sitios que uno visita cuando se va de viaje y que se mandan como recuerdo. Como yo quería mandarte ese recuerdo, en el aeropuerto de una ciudad que se llama Ámsterdam, me fui a una tienda y busqué una postal que pensé que te gustaría. Escogí la de las flores, que se llaman tulipanes, atrás te escribí unas palabritas y le puse tu dirección. Después le pegué una estampilla. Habrás visto un sticker en la esquina de arriba
- Si- me respondió, con movimiento afirmativo de la cabeza.
- De ahí la dejé en un buzón anaranjado. Un buzón es como una caja muy grande para las cartas y las postales. Después vino un cartero, sacó todas las cartas y postales y las repartió en bolsas para los diferentes países como Perú, Argentina, Colombia... a ver, otro país.
- ¡Kenia!
- Ajá, Kenia, Japón. Bueno, todos los países. Cada bolsa se fue en el avión que le tocaba de acuerdo al país al que tenía que ir. La tuya tenía que ir al Perú, así que la metieron en la bolsa que venía para acá. Cuando llegó al Perú, otro cartero separó las cartas y postales de acuerdo a los sitios a donde debían llegar.
- Higuereta, Lima, Miraflores- enumeró ella.
- Exactamente, y una de esas iba para tu casa, para eso hay que poner la dirección completa. Después, otro cartero la llevó hasta tu casa y así llegó a tus manos. Mira todo lo que recorrió la postal de los tulipanes- le dije, mientras le mostraba la distancia en un globo terráqueo.

Se lo quedó mirando sin decir nada. Supongo que esta vez su curiosidad quedó satisfecha porque no siguió preguntando más.

En una era de comunicaciones virtuales, hay una niña de la era digital que recibió una postal que alguien que la quiere mucho le escogió especialmente, y que llegó hasta ella luego de atravesar todo un océano y dos continentes.

La magia del correo sigue viva. Ni más ni menos.

45 comentarios:

  1. Saludos de USA.
    Gabita querida. Es bellisima la maravillosa ino-
    cencia de los ninos;que pena que tengan que cre-
    cer y la pierdan. Debe haber sido muy misterioso
    y exitante, para una ninita nacida en una epoca
    cibernetica,una postal con tulipanes por correo,
    algo que ya casi ni se usa; habra pensado que
    llego volando, ja...ja....Muy bonita tu entrada.
    Te quiero.
    Cotiti.
    ue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, Consuelo, todo un misterio para ella. Y si lo piensas bien, la postal si llegó volando.

      Eliminar
  2. Gabriela, a esa edad los niños sólo entienden lo que se les muestra en forma concreta.
    Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, Norma. Espero que su curiosidad haya quedado satisfecha.

      Eliminar
  3. Que tierna historia, creo sin temor a equivocarme la mas tierna que te he leido jamas. Ademas que paciencia para explicrale las historia de COMO llego la postal , eres todo una tia Jesus querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, no creo merecer tan dulce comparación, estimado Cyrano. Gracias por eso.

      Eliminar
  4. YO colecciono postales, cuando me entere que Juliana iba para Kenia le pedí que me trajera una postal para mi colección y ella amablemente se ofreció a enviarla desde Kenia para que ademas guardara la estampilla. La postal llego ayer y yo fui muy feliz!!
    Con el cuento de coleccionar postales llegue hasta esta pagina http://www.postcrossing.com/ me inscribí, he enviado y me han llegado postales muy bonitas. Hay un señor en la India que le tiene una cuenta a su hija de 4 años, el envía una postal, un billete de baja denominación y una carta contándote como es el sitio donde vive. Me parece un proyecto super bonito...tal vez tu quieras hacer lo mismo con Marcela para que conozca las delicias del correo normalito, no el electrónico.
    Bueno, me salio largo el comentario. Un abrazo desde Colombia...y cuando quieras te envío postales desde acá.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De inmediato me voy a ver de qué se trata esa página, Madame Web. Y qué lindo que colecciones postales. Debe ser muy emocionante cuando recibes una nueva. Ciertamente, intento que Marcela conozca lo maravilloso del correo real y tangible.
      Gracias por la recomendación.

      Eliminar
    2. Qué bueno que llegó la postal! Madame Web, esperate nomás que ya pronto te llegará una de Washington DC :)

      Eliminar
    3. Y eso que se tomó su tiempo en llegar.

      Eliminar
    4. Yujuuu ya me llego la postal que envió medea de Washington y ahora mismo te busco en postcrossing para enviarte postales. Abrazos!

      Eliminar
  5. É sempre muito agradável receber postais de locais desconhecidos ainda que possam demorar a chegar ao seu destino.
    Beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Nina, que lleguen aunque sea tarde. La cosa es que lleguen.

      Eliminar
  6. Ole, ole y ole... Como me gusta el viaje de la postal de Marcela:)) Ya lo creo que se quedó satisfecha...Muy buena historia Gabriela!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Anda, ¡qué ilusión y cuanta magia en esa postal!

    Yo guardo las que recibí de peque Cada vez que toca traslado, las miro y veo no solo la foto, sino también la emoción de cuando las recibía. Y soy incapaz de tirarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hasta trato de imaginar la sensación de quien mandó la postal, Miriam.

      Eliminar
  8. Que especial se habrá sentido Marcela, más aún en estos tiempos en que el correo ha quedado casi relegado a correspondencia de bancos y demás.

    Cariños,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que si, Laura. Y como ella no recibe todavía cuentas de bancos, creo que todo el episodio le gustó.

      Eliminar
  9. Que lindo relato y que buena tu idea de mandarle una postal, como dices, en esta era cibernetica. Me encanta imaginar a Marcela con la postal en mano tratando de entender como llego a ella y encima con un mensaje de su tia que no estaba ahi, mensaje que alguien mas tuvo que leer, supongo, a menos que ya lea ella misma, lo cual no me extrañaria... con esos genes.
    Saludos,
    Silvana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese alguien que le leyó la postal fue mi mamá, Silvana, pues Marcela todavía no sabe leer.
      Ya son varias sorpresas que le he mandado por correo, estando yo en Lima incluso. Cuando viene a la casa, abro con ella el buzón de la correspondencia. Me gusta hacerle ver una forma de comunicación que, ojalá, no pase nunca.

      Eliminar
  10. Como he posteado, vengo llegando y retrasada para comentarte, pero ahí vamos.

    Yo me carteo con mi nieta Isabel de Alemania. Es divertido, porque le fascina recibir cartas que digan SEÑORITA (porque lee), y la abuela chilena se derrite cuando le llegan las suyas llenas de stickers y dibujos más los consabidos dichos amorosos llenos de corazones que me manda. Cuando eso ocurre, nos mostramos lo recibido...¡por Skype! e instantáneamente. Qué mundo, Gaby, qué mundo, pero aún habemos románticas encima de él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gracioso que se manden cartas a la antigua y se las muestren después Skype a la moderna, AleMamá. Qué mundo, realmente.

      Eliminar
  11. Gabriela, querida, desejo-te um feliz fim de semana.
    Beijo

    ResponderEliminar
  12. La magia del correo sigue viva de momento, espero que por muchos años pero pasará a ser un sistema de comunicación del pasado y los futuros niños no solo no la recordarán sino que no tendrán curiosidad por ella. Se teletransportarán y se comunicarán antes que llegar a su destino con sus tías, su postal será ese momento de conexión con la realidad, y nosotros le preguntaremos, si vale. ¿Pero como llegaste?, y nos continuaremos haciendo preguntas porque nos costará ver la realidad de ese momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al igual que tú, Fernando, espero que el correo siga vivo por siempre.

      Eliminar
  13. En verdad que linda la magia !!! Entre ella y la inocencia de los niños , una bella combinación .

    Era tan lindo recibir una carta y en las fiestas las postales .

    Que bueno es que se cumplan los sueños cuando son lindos .

    Un beso , cuídate , feliz domingo y buen inicio de semana .
    Nancy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las fiestas y en cualquier día del año, Nancy.
      Buena semana para ti también.

      Eliminar
  14. Me encanta la historia de tu postal.

    Todavía recuerdo la cara de felicidad de mis niñas cuando sacamos del buzón la nuestra. Ellas ya conocían el sistema del correo pero no deja de ser todo un acontecimiento en este momento en que casi todo va a través del ordenador.

    Gracias de nuevo y un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, Laly, puedes imaginar la cara de felicidad de Marcela cuando le dieron su postal con tulipanes.

      Eliminar
  15. Gabriela, esta salada é deliciosa, pero en tu pays comi maravilhosamente. País perfeito!
    beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, Nina: para comer rico, el Perú es perfecto.

      Eliminar
  16. Hola Gabriela.

    Muy buen post pues aunque a los que nacimos en los 70 nos es familiar ahora y siempre lo será, para las generaciones venideras no tendrán ni idea lo que es. Hace tanta ilusión recibir una postal o una carta por correo ordinario, que deberíamos retomar todos este tipo de actuaciones.

    Enhorabuena por el post, de veras. Sigue así. Cada día estoy más enganchado a tu recien descubierto blog.

    Hasta pronto!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Antonio!
      De nosotros depende que las nuevas generaciones no solamente sepan lo que es el correo, sino que también lo usen y lo valoren.

      Eliminar
  17. Acostumbrado al envío y recepción de tarjetas postales por décadas, pienso que la niña y tú han reverdecido años de ilusión, enmarcados en la mochila del cartero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa mochila que bien podía traer las mejores noticias o de las otras, Esteban.

      Eliminar
  18. Obrigada pelo esclarecimento, Gabriela.
    A minha confusão tem a ver com o número e qualidade incrível dos escritores sul americanos.
    Beijo

    ResponderEliminar
  19. Yo pensé que ella en su inocencia estaría pensando "y para qué tanto trabajo si la podías traer tú directamente cuando volvieras?" jajaja
    Menos mal que ella no es tan sarcástica ni tiene la mente envenenada como yo jaja
    Un abrazo querida Gabriela, sigue contándonos las historias del viaje, ya me he puesto al día. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no diría que tienes la mente envenenada, Cheluca. Si así fuera, no verías los detalles que tan agradablemente compartes con todos en tu blog.

      Eliminar
  20. Hola Gabriela qué precioso relato. Cuentas de maravilla la sensaciòn que experimentò Marcela escuchando el màgico viaje de una colorida postal de tulipanes desde Holanda hasta el Perù.

    Eres toda una maestra para la nena.
    Saludos de nuevo desde Venecia
    Chusa

    ResponderEliminar
  21. Ay Gabriela, que emoción al leerte!
    Te contare que sigo mandando postales a mis hijas y ellas a mi !!
    Es precioso como lo explicas, cuando tenga un nieto o nieta, se lo explicare así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno saber que hay más personas usando el sistema de correo de toda la vida, Milena. Que siga así durante mucho tiempo.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.