jueves, 14 de junio de 2012

La vejez no es discapacidad

Es probable que más de uno no le caigan bien mis palabras esta vez. Pero la verdad es que lo he visto tantas veces que podría pensar que se trata de un tema universal.

Por ley, en todos los estacionamientos hay lugares marcados con el clásico símbolo de los discapacitados. Eso significa o, por lo menos, debería significar que esos lugares son reservados única y exclusivamente a las personas que conviven con alguna discapacidad que necesitan estacionarse cerca de la entrada y deben contar con un espacio un poco mayor al costado del carro para maniobrar con tranquilidad.

Grande es mi sorpresa y mayor mi indignación cuando veo que quienes utilizan esos lugares son ciudadanos de la tercera edad. No se crea que me refiero a adorables viejecitos a los que parientes más jóvenes llevan pues necesitan ayuda para dar un paso. Nada que ver. Se trata de personas que ya ni peinan canas porque las tienen teñidas todas (para tal caso, más canas peino yo), que salen de su carro con los dos pies bien firmes sobre la tierra, a veces hasta ataviados con ropa deportiva y zapatillas. Cuando veo a señoras con estas características pienso que de su clase de tai-chi se han ido directamente a hacer las compras para su casa. ¿Se preguntarán dónde se estacionarán las personas que realmente necesitan estos lugares? Tal vez ni se les pase por la cabeza.

Por no hablar de las cajas de los supermercados y los bancos. De la indignación paso a la risa cuando veo cómo se pelean entre ellos en las cajas de atención preferente. Es tanta la incomodidad que me causa que he optado por no ir los miércoles de compras a un supermercado que me queda muy cerca y al que voy prácticamente todos los días. La razón es muy sencilla: los miércoles, los mayores de 65 años tienen 10% de descuento en todo lo que compren. La tienda se llena de personas que creen que todas las cajas se convierten en preferentes ese día.

El colmo fue algo que me pasó hace algunos años. Estaba con el pie vendado por una operación que si bien era menor, implicaba que no podía apoyar el pie. Ahí iba yo con un bastón (por cierto, qué incómodo se me hizo caminar así) y una venda bastante notoria. Estaba haciendo cola en el banco y, cuando ya tocaba mi turno de ser atendida, de la nada se apareció una señora que prácticamente corriendo fue de frente a la ventanilla. Me acerqué a reclamarme, le enseñé el bastón y la venda, le dije que yo había esperado más de diez minutos y que lo mínimo que debía hacer era pedir disculpas y esperar su turno. Lo único que acertó a decir fue: "eso de ahí no es nada", y muy oronda se quedó a que la atendieran.

La cosa no quedó así, pues exigí hablar con el administrador, que lo había visto todo. ¿Fin del cuento? Me atendió el propio administrador, y terminé mi gestión bancaria antes que la señora. Al salir, me provocó sacarle la lengua, pero no lo hice solamente porque estaba de espaldas a mí.

El ícono de la discapacidad es la silueta de una persona en silla de ruedas, no la silueta de una persona de edad avanzada que anda encorvada. Por algo son imágenes diferentes, pero ¿quién se lo hace entender a ciertas personas?
-------------
Si tienes problemas para dejar comentarios en este blog, usa el boton rojo de la esquina superior derecha donde dice EMAIL ME!, deja ahí tu comentario, y yo me encargaré de hacer que salga en su debido lugar. Gracias y perdona la molestia. También lo puedes usar para comunicarte conmigo.

36 comentarios:

  1. Uf, y ni te cuento lo que es que te hagan avanzar como de tercera edad cuando lo único que quieres es esperar el turno como cualquiera. Me pasó, y me sentí muy mal. Es que la vanidad no muere.

    Tienes razón en lo que dices. Acá pasa lo mismo, pero estamos aprendiendo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le pasó a mi mamá, AleMamá, que una vez en el cine le cobraron entrada de adulto mayor, cuando estaba lejos de los 70 años necesarios. ¡Se quedó PLOP!

      Eliminar
  2. ¡Totalmente de acuerdo!... a mi lo que me pasó fue en el cine, luego de haberme mandado con media hora de cola y ajustando para que no se agoten las entradas se mete una veinteañera diciendo que estaba embarazada, probablemente había concebido la noche anterior o en el estacionamiento, no tenía nada, igual me metí y la dejé atras renegando... sorry... El Planeta de los simios es el Planeta de los simios, jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco apruebo, ni permito, esas coladas, Coqui. Pero, ¿El planeta de los simios? No sé qué decirte, ja, ja.

      Eliminar
  3. Qué razòn tienes Gabriela. Por aquì pasa también, pero lo que todavìa es mayor descaro es lo que he visto con mis ojos, que personas sin ningùn tipo de discapacidad colocaban el cartelito ese, dentro del coche, cuando no encontraban sitio para aparcar. Por fortuna esto ùltimo no ocurre a menudo, aunque en ciertas zonas de Italia, sì.
    Saludos muy soleados, querida amiga
    Chusa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y seguramente si se les dice algo, reaccionan de mala manera, Chusa. Hasta desafiantes.

      Eliminar
  4. Lo de los aparcamiento lo estoy viendo mucho ultimamente en mi pueblo, no sé la gente que piensa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la gente simplemente no piensa, Chelo... hasta que les pasa a ellos.

      Eliminar
  5. Saludos de Usa.
    Ay Gabrielita. En todos los paises del mundo
    pasa lo mismo.Hay gente muy abusiva, como tu
    dicen en excelente estado fisico y sobre todo
    mental, muy deportistas, con el maletin del
    gym, y damas muy maquilladas y esbeltas pelean-
    do por un lugar en la fila de descapacitados.
    Bueno a mi si me toca siempre hacer una larga
    cola, porque me he quedado en 33 y que conste
    que no he dicho que los tenga. Dije que me he
    quedado. Te quiero.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hay muy abusivos, Consuelo. Y pobre del que se atreva a decirles algo.
      ¡Bien por los 33!

      Eliminar
  6. Gabriela, querida, vou falar português:
    A falta de civismo é um problema que atravessa todo o mundo.
    É uma pena!
    Beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En portugués y en cualquier otro idioma en el que te sientas cómoda, Nina. Y si pues, es un problema de falta de civismo y de no ponerse en los zapatos del otro.
      Gracias por pasar por acá.

      Eliminar
  7. Yo pienso con frecuencia que algunas personas se sienten discapacitado ¿Será por falta de educación?
    Esta enfermedad es mas común de lo que la ciencia valora, bueno creo que es una pandemia del siglo en el que vivimos.
    Besos querida amiga, y espero que otra vez que andes con bastón (espero que no se así) sepas para que te lo dieron, es un arma persuasiva ante los caraduras en los centros comerciales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me inclino a pensar que la verdadera pandemia es el egoísmo, Fernando. Confieso que ganas no me faltaron de estrellar el bastón en la cabeza de esta señora, pero hay cosas que la buena educación no permite.

      Eliminar
  8. Una vez más la falta de urbanidad primero, la de civismo después y la de solidaridad más tarde. Besos querida Gabri.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y además de esas razones, Campanilla, está también la falta de empatía, la incapacidad de ponerse en los zapatos del otro.

      Eliminar
  9. Cómo bien dices, es un problema universal. Y no sé porqué motivo será, últimamente siento a mi alrededor más manifestaciones de falta de educación de las que soy capaz de soportar ¿Qué está pasando?
    ¿Porqué pensamos que nuestros derechos son infinitos y los de otro no existen? E igual que hablamos de derechos podemos hablar de necesidades...

    Algunas personas abusan de la buena educación de los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más critico, Laly, es que muchas de esas personas que abusan de la buena educación de los demás son justamente los que deberían mostrar mayor educación.

      Eliminar
  10. Opino exáctamente igual que tú. Hay personas que sienten que tienen unos derechos adquiridos por ser mayores y no piensan en el prejuicio que causan a otros. En fin!! Ha sucedido siempre, pero yo espero que poquito a poco vayamos evolucionando hacia otra manera de hacer las cosas que tenga más en cuenta al prójimo.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, Nica, hay quienes creen que únicamente por tener canas tienen todos los derechos del mundo.

      Eliminar
  11. CUÁNTA RAZÓN LLEVA CONSIGO TU PRESENTE RELATO. CIERTO ES!...TODOS, Y NO ESCATIMO EN DECIRLO...TODOS LOS DE LA LLAMADA "3RA. EDAD", CONSIDERAN QUE ESTÁN DENTRO DEL RUBRO DE "DISCAPACITADOS". HABRÍA QUE HACER DOCENCIA, PARA QUE CONOZCAN EL SIGNIFICADO DE AQUELLA "LLAMADA", PUES CON LOS AÑOS NADIE SE LO ENSEÑÓ, Y COMETEN MUCHO ABUSO ¿SERÁ POR IGNORANCIA O ARROGANCIA?. OTRO CASO MUY SINGULAR, Y DE TEMER, ES CUANDO ÉSTAS PERSONAS (LAS DE LA 3RA EDAD) ESTÁN ANTE EL TIMÓN. NO HAY FORMA DE HACERLOS ENTENDER QUE, POR EDAD, DEBERÍAN MOSTRAR MAYOR RESPETO, SOBRE TODO, GUARDAR LA COMPOSTURA EN EL LENGUAJE. VAYA MOMENTOS INGRATOS QUE HAY POR ESE TIPO DE REACCIONES, INCOMPRENSIBLES. DICEN QUE LA EDAD TE HACE SABIO, ¿A QUÉ TIPO DE SABIDURÍA SE REFERIRÁN? LLAMA LA ATENCIÓN LA INDIFERENCIA DE LAS "AUTORIDADES POLICIALES", HACEN VISTA CIEGA, OÍDOS SORDOS, Y SE DEDICAN SOLO A "VIGILAR" HASTA DONDE LES ALCANZA LA NARIZ. ES UNA LÁSTIMA, Y MAYOR VERGÜENZA PARA AQUELLOS QUE QUEREMOS UNA SOCIEDAD DIGNA Y RESPETUOSA. COMO SIEMPRE, AMIGA MÍA, HACES QUE EN MÍ AFLORE MUCHA REFLEXIÓN...MÁS AÚN ESA FRUSTRACIÓN E IMPOTENCIA QUE SENTIMOS AQUELLOS QUE GUSTAMOS DE VIVIR EN PAZ Y ARMONÍA. POBRES DE LOS DISCAPACITADOS CARAY!!!!
    GRACIAS Y SALUDOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no es ni arrogancia ni ignorancia, Antonio. Creo que se trata más de no ponerse en los zapatos del otro, no pensar "¿y si fuera yo?"
      Coincido con tu reflexión final: pobres de los discapacitados y de las personas que los asisten.

      Eliminar
  12. Muy cierto lo que dices Gaby, en los estacionamientos es terrible, nada se respeta, me da ganas de verdad pegarle un sticker en ese auto que diga: "Cuidado Animal al Volante" o algo así (con perdón de los verdaderos animales), o bajarle la llanta, pero al hacer eso seguramente el sancionado sería yo y no el verdadero infractor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más de una vez tengo ganas de lo mismo, Óscar. Lo ideal sería que no te atraparan, ja, ja.

      Eliminar
  13. Hola Gabi,

    Lo triste de lo humanos es lo tiranos que nos volvemos cuando nos hacemos mayores, yo creo que nos volvemos tan egoístas como los niños y pensamos que el mundo es nuestro.

    Esto que cuentas lo he visto yo varias veces en los autobuses, señoras con tacón bien lustrosas que van sentadas en los asientos reservados para personas con discapacidad y que aunque vean a alguien con muletas o a una embarazada no se levantan ni a tiros, ya no es una cuestión de derechos es de educación.

    También es cierto que hay señoras/es mayores encantadores que incluso se niegan a que les cedas el sitio y te dicen, no, maja ,no que tu vas cargada y cosas así, lamentable es que por unos cuantos empañen el espejo donde miramos a todos.

    Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me he encontrado con esas dos caras de la moneda, Carolina. También creo que es más cosa de educación que de edad. Total, lo que Juanito nunca aprendió, no lo sabrá Juan de ninguna manera.
      Gracias por la visita.

      Eliminar
  14. Es una situación que lamentablemente,Gabriela, también se produce a menudo acá en Chile.

    (El comentario de COQUI ZORRILLA, me hizo recordar el caso de la dama que se subió al bus, diciéndole a un pasajero que por favor le cediera el asiento, debido a que estaba esperando un hijo.El aludido se lo ofreció de inmediato y le preguntó de cuántos meses era el embarazo, a lo que la chica respondió que "de 10 minutos").

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese tipo de frescura como la que cuentas no merece ninguna consideración, Esteban.
      Y bienvenido de vuelta por los barrios virtuales.

      Eliminar
  15. Buenos y calurosos días desde el Cabo de Gata:))
    Esos problemas los hay en todos sitios...Es tremendo lo que se pasa cuando estámos incapacitdos.
    Espero que ya estes preparando el maletón para tu viaje...Y también espero que nos cuentes muchas cosas.
    Un beso desde esta punta de España:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El maletón ya está listo y esperándome en la puerta de la casa, Laura. ¡Gracias!

      Eliminar
  16. Anyone who parks in the disabled spots who doesn't require it makes me so angry. But there are a lot of selfish people out there who either don't care about those around them or can't see beyond themselves. Not that we should accept that, but it's just that we can't be surprised. I'm glad you took action against the "budder" in the bank.

    ResponderEliminar
  17. me voy a hacer fan tuya....me divierte como escribis,...........las viejas que se pasan de piola son lo peor!!!!!!!!!!!!besos ...........ANA=(madre clari sojo)

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.