jueves, 12 de abril de 2012

Taladros y martillos

¿Se acuerdan de los vecinos fantasmas de Javier Marías? Ha pasado tiempo desde que publiqué esa entrada, pero el tema siempre está vigente. Justamente dentro de esa rara predilección que tienen algunos vecinos, un colaborador anónimo me envió el texto que reproduzco a continuación con total autorización de su parte.
El taladro y el martillo 
Debe ser un placer, todo un encanto cuasi afrodisíaco para muchas personas utilizar el taladro. Y es que de vez en cuando, con más frecuencia de lo tolerable, se escucha ese ruido fuerte, ronco, retumbante, discordante y enervante que nadie sabe de dónde viene, pero que invade tu casa en forma plena, a cualquier hora del día, pero sobre todo de noche. 
También los golpes del martillo. A veces después del taladro, a veces así nomás, puro golpe de martillo. 
Hubo un tiempo en que todas las tardes a la misma hora, el martillero golpeaba fuerte y sin descanso por unos dos minutos contra la pared de mi cuarto, yo suponía que desde la casa colindante. Así que en uno de esos episodios golpeé yo también todo lo fuerte que pude, con mis puños, mientras gritaba: ¡basta!, ¡basta!, ¡basta! Y ¿pueden creerlo? Se acabaron los golpes del martillo, espero que para siempre.
Más de una persona me ha comentado con extrañeza que sus vecinos tienen especial predilección por mover pesados muebles a la medianoche... todos los días. Habría que poner en su conocimiento la solución que este anónimo encontró. Tal vez sirva igual para martilladores como para movedores de muebles y taladradores.
---------------
Si tienes problemas para dejar comentarios en este blog, usa el boton rojo de la esquina superior derecha donde dice EMAIL ME!, deja ahí tu comentario, y yo me encargaré de hacer que salga en su debido lugar. Gracias y perdona la molestia. También lo puedes usar para comunicarte conmigo.

37 comentarios:

  1. Bueno, ya me parecía raro que alguien se dedicara a taladrar en la noche. Creía que sólo pasaba por mi zona. Debe ser algo como los vecinos fantasmas de Javier Marías. Ahora voy a observar bien qué pasa. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una molestia compartida, Acirema. Y como ves, trasciende fronteras.

      Eliminar
  2. Saludos de USA.
    Gabrielita querida. Muy graciosa la historia.
    Bueno menos mal que tuvo un feliz final y me-
    nos esoterico. Bien dicen que en este siglo
    no hay fantasmas. Me divirtio mucho tu entra-
    da. Te quiero.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
  3. Saludos de USA.
    Gabrielita querida. Muy graciosa la historia. Bueno menos mal que tuvo un feliz final y menos esoterico. Bien dicen que en este siglo no hay fantasmas. Me divirtio mucho tu entrada.
    Te quiero.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que los martillos dejen tranquilo a nuestro colaborador anónimo, Consuelo.

      Eliminar
  4. Mi marido es una "manitas" como dicen en España y en Chile un "maestro chasquilla" que todo lo arregla, pero el único rato que tiene para hacer ayudas y arreglar cosas es en horas prohibidas en los edificios o los fines de semana en casa y el pobre sufre, pero ¿qué le va a hacer?

    En relación al movimiento de muebles, debe ser un fantasma o bien un caso de fetichismo forzudo, en que alguno de los implicados debe demostrar que tiene fuerzas para dominar al contrincante. Sado-masoquismo ¿podría ser?

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser un vecino de lo más forzudo, AleMamá, muy forzudo porque por el ruido que hacen los muebles se puede decir que son muy pesados.

      Eliminar
    2. Ubicado el martillero y el arrrima muebles quien sera el del taladro?

      Eliminar
    3. Seguramente es uno que les hace la competencia para ver quién hace más ruido, Cyrano.

      Eliminar
  5. ¿Quién no ha sufrido esos ruidos en algún momento?
    Me parece que "en todos sitios cuecen habas" como dicen en mi pais.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Chelo, se cuecen tanto habas buenas como de las otras.

      Eliminar
  6. Llevo tiempo sin una experiencia esotérica de esas características...

    Mejor me callo, vaya que con mis palabras, invoque a algún espíritu adormilado, al que la primavera le llame a realizar alguna reparación doméstica.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Llevo tiempo sin una experiencia esotérica de esas características...

    Mejor me callo, vaya que con mis palabras, invoque a algún espíritu adormilado, al que la primavera le llame a realizar alguna reparación doméstica.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que no despierte a ninguno de esos adormilados, Laly. Que sigan aletargados por ahora y por mucho tiempo.

      Eliminar
  8. Yo taladro no escucho, pero correr un crio, en el piso de arriba cuando viene de vacaciones a casa de su tia sí...no lo he visto nunca, pero por el sonido de sus pasos se va haciendo mayor:)
    Y ya lo creo que "en todos sitios cuecen habas"
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a veces escucho canicas, Laura, a altas horas de la madrugada... cualquier día de la semana.

      Eliminar
  9. Hi Gabriela! I think I understood the translation. Fortunately, I'm not afflicted by nocturnal handypeople nor ghosts. (I'm still not sure about the reference to "baked beans" but maybe that's a translation error...lol) :)

    ResponderEliminar
  10. Nice to see you here, Isobel.
    You are lucky not to be afflicted by those strange night noises. And about the bakes beans, it might be an error. I can't find where that fits with the original Spanish text!
    :D

    ResponderEliminar
  11. Pues en mi pueblito cercano a Venecia nos despiertan los sonidos de gallos, gatos y algùn perrito, porque esos son los ùnicos ruidos nocturnos, delicia para los que viven en el ajetreo de la gran ciudad. De dìa, en cambio, parece que todo el mundo està haciendo arreglos de mobiliario, o de remodelaciòn de los jardines que ya estàn superarreglados y se oyen en continuaciòn las fastidiosas màquinas cortacésped, pero esto ocurre sobre todo en primavera y verano. Asì que también el campo tiene sus inconvenientes, aunque los mayores son los zumbidos de unos insectos que encima pican...
    Un abrazo Gabriela,
    te espero en mi lareira
    Chusa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que parece, es un lugar agradablemente ruidoso, Chusa. Como dices, una delicia.

      Eliminar
  12. Hola Gabriela, acudo a tu blog para comprobar el fundamento de las palabras tan lindas que te dedica Chusa. Y tiene toda la razón, me ha parecido un blog muy especial, escrito por alguien que no lo será menos. Me alegro infinito de conocerte y quedarme contigo. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Campanilla. También me alegro de conocerte.
      Chusa es una bella persona y me alegro mucho de haberla conocido, al igual que a ti. Como lo he dicho más de una vez, el mundo de los blogs es mágico.

      Eliminar
  13. Hola Gabriela...muy acertado el post ...resulta que aquí en Canadá las paredes son de "drywall" ósea de yeso y se escuchan hasta los suspiros...mi casa es ``semi detach`` y en la casa de al lado viven 3 niños de aproximadamente 8, 10 y 12 años...no te imaginas algunas veces si quiero usar el martillo ya que ellos juegan, saltan, gritan hasta cualquier hora de la noche … realmente me hacen temblar...pero de la ira ...al final es medianoche :)
    Un placer que hayas visitado mi blog...y gracias al blog de Chusa para conectarnos...te sigo...y quizas podamos compartir alguna receta...mi amiga es de Lima!
    Saludos
    iela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te puedo asegurar que yo temblaría de ira también, Iela. Es que hay cada vecino que ni te cuento.
      También espero que podamos compartir más de una receta.
      :D

      Eliminar
  14. Aquí estoy Gabriela! Primero de todo mil gracias por tu visita, al final te has adelantado, yo pensaba pasarme igualmente por aquí... Me alegro tanto de encontrarte! porque me gusta tu blog y porque eres peruana y limeña y habitas ese maravilloso país del que estoy enamorada y al que me unen unos lazos irrompibles.
    Volveré muchas veces por aquí.
    Un abrazo desde Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que nuestros caminos iban a cruzarse de todas maneras, Nica. Bienvenida y gracias por por tan cálido saludo.
      Ya nos leeremos con frecuencia.

      Eliminar
  15. Hola Gabriela, acertado comentario sobre el taladro y martillo, yo tengo la suerte de vivir un poco aislado de los vecinos pero siempre tenemos un ruido que nos molesta, una moto calle arriba y abajo repitiendo su infernal ruido, un o unos perros de dueños mal educados que ladran insistentemente en la noche, justo cuando tienes necesidad de descansar, el precio de vivir en comunidad que algunos confunden su rol y piensan que son los animadores del barrio.
    Llego a tu casa por Chussa (encantadora mujer) y creo que te visitaré con frecuencia.
    Un Besos desde Canarias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la más cordial bienvenida, Lemon and Clove.
      Creo que todos tenemos esos vecinos que se creen los animadores del barrio, sin importar que se les diga que piensen en la tranquilidad de los demás.
      Coincido contigo en que Chusa es encantadora.

      Eliminar
  16. Un dia paso algo parecido con un vecino mio, resolvi visitarle y pedirle lo mas acertadamente posible de las molestias de su bulla....lo bueno es que el termino la bulla. Pero no es eterno luego otro vecino aparecio con algo similar....y bueno uno aprende a ser paciente y hasta a no depender mucho de otros para poder descanzar...me compre tapon para los oidos y ahora estoy feliz...tambien tengo mi ipod que con musica selecta me acurruca cuando sucede algo fuera de mi control...:)
    Besitos eres un sol,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice un antiguo refrán: hablando se entiende la gente. Lo malo es cuando no se sabe quién es el amable vecino que hace la bulla.
      Gracias por la visita.

      Eliminar
    2. hola Gabriela:

      Al igual que a Chusa, acá también me despiertan los gallos... si es que yo no les he despertado antes a ellos, por mi costumbre de levantarme antes del alba.

      Un beso.

      Eliminar
    3. Y a mí me despiertan celulares caprichosos que suenan a las 4 am, Esteban.
      ¡¡¡Grr!!!

      Eliminar
  17. EDITORIAL PORTILLA FOUNDATION
    Lo invitamos a unirse a la EDITORIAL PORTILLA, una editora sin fines de lucro, las ganancias de la editorial serán invertidas en la lucha contra la Diabetes. Aquí los escritores podrán publicar sus obras por el Internet y en las cadenas de librerías en los cinco continentes sin costo alguno. Todos los escritores recibirán en 50% de las ganancias por el Internet y el 10% por las ventas en las librerías. Tenemos varias convocatorias para concurso. Visite nuestra página web: www.editorialportilla.com o envíenos un correo a: editorialportilla@hotmail.com
    Saludos Cordiales; Oxel H. Portilla: Presidente.

    ResponderEliminar
  18. Llego tarde a los comentarios, pero siempre estoy contigo. Los ruidos nocturnos son mi compañía desde hace meses, uno lo identifique ya que se trata de una cortador de cesped eléctrica, que la usan dos veces por semana a las tres de la madrugada, mis queridos vecinos de "La Sinagoga", ese horrible ruído dura una hora, !figurate!, no se si es costumbre de su religión, o el jardinero es noctámbulo.
    El otro ruído si me causó espanto, eran unos grandes y fuertes pasos de madrugada en la azotea, o sea sobre mi cabeza. Pensé que se había metido un hombre y que mi empleada que tiene su cuarto en ese lugar, la pobre chica podía ser violada, y !terror, se cae una escalera que estaba en la pared1, llamé al celular de la chica,..demoraba en contestar...mayor angustia...luego baja a mi dormitorio, y con cara de espanto me dice
    que había un gato enorme color plomo con unos enormes ojos rojos, la miraba fijamnte como si la fuera a arañar, el gato botó la escalera y sus pisadas eran tan furtes como las un hombre. Ya no nos asuntan sus visitas nocturnas, y la chica le ha tomado varias fotos, en algún momento de las mando.
    Me gustó y divirtió mucho tu entrada, como ven si de ruidos se trata, todos tenemos los nuestros.
    Cariños,
    Maricarmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no aguantaría madrugadores jardineros hacendosos, Maricarmen. Hace rato les hubiera ido a tocar el timbre para decirle que me deje dormir.
      En cuanto al gato, ¡menudo susto!

      Eliminar
  19. Hola Gaby: Muy frecuentemente al estar profundamente dormida me levanto al escuchar el ruido del "taladro" al principio lo escuchaba en la pared; pero ultimamente lo he escuchado que proviene de la calle como cuando estan tratando de forzar una puerta o un candado he estado apunto de salir a la calle pero el ruido ya no se escucha lo malo es que siempre me despierta a la misma hora y pienso que me estoy volviendo loca porque solo yo lo escucho y nadie mas

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.