martes, 8 de noviembre de 2011

10K y más

Miles de globos blancos
El domingo 6 de noviembre, participé en la carrera Nike 10K. Digo participé y no corrí porque es lo que más se ajusta a la verdad. Corriendo no hubiera llegado a completar ni la décima parte del recorrido, pero caminando es otro cantar. Debo agradecer a Ana Cé con quien hice todo el recorrido. Ella no llegó a inscribirse en la carrera, pero aun así hicimos juntas la ruta completa, de principio a fin.

Mucho se ha dicho de la carrera, de los ganadores, de los participantes y de los cantantes que animaron la ruta con diferentes shows. Por lo tanto, este post no se tratará de eso para no caer en la reiteración. La veré desde otra perspectiva.

Como suele ser en este tipo de actividades, una vez realizado el pago por derecho de inscripción hay que recoger el kit de la carrera, que esta vez consistía de un polo del característico color rojo, un chip que había que acomodar en el pasador de la zapatilla y una serie de folletos con información y datos interesantes. Los días para ese trámite eran el jueves 3, viernes 4 y sábado 5 de noviembre entre las 11 am y las 10 pm en Larcomar. Para mi suerte, Larcomar queda a tres cuadras de distancia de mis actividades habituales, así que decidí ir el primer día para no dejar el trámite pendiente.

Ahí estaba yo, a las 11:15 am del primer día de entrega de kits, en el sótano de Larcomar. Había como 40 personas antes que yo en la cola, una fila que describía meandros en la oscuridad propia de todo sótano, a lo que hay que agregar que todas las paredes estaban pintadas de negro. Más oscuro, imposible. Encima, una música a un volumen bastante más alto de lo que para mí resulta aceptable. Me sentía metida en una discoteca, que por regla general me disgustan por donde las mire.

Una vez que avancé en la fila, entré a una caverna que resultó ser todavía más oscura que la parte de afuera. Sí, podía ser más oscura. Ya adentro, mientras seguía la espera, vi a un muchacho al que poca gente le hacía caso, que con una computadora ofrecía a los participantes que eligieran alguna canción para escucharla en los momentos previos a la partida el día de la carrera. Detrás de él, un tremendo cartel con una tremenda falta de ortografía anunciaba que uno podía escoger la música para el domingo 6. Al ver que miraba el cartel, el muchacho se me acercó y me preguntó si tenía alguna canción en mente. Mi respuesta fue: "No, lo que estoy viendo es que ESCOGE se escribe con G". Me miró con cara de puntos suspensivos.

Hasta que por fin llegó mi turno, entregué el comprobante de mi pago y recibí a cambio un sobre con el chip. El polo, me dijeron, se recogía en el siguiente módulo. La sensación de encierro en ese recinto oscuro, atestado, sin ventilación, con la fuerte música que lo rodeaba era demasiado. No resistí y se lo comenté a quien me atendía. Con una mirada me hizo saber que estaba de acuerdo conmigo.

Fui al siguiente módulo, recogí mi polo de la talla deseada y salí finalmente al aire libre.

Dejando de lado este pequeño detalle de haber tenido que ir fugazmente a una caverna para recoger el kit de participación, la sensación de ser parte de una actividad así es sumamente agradable.
--------------------------
Si tienes problemas para dejar comentarios en este blog, usa el boton rojo de la esquina superior derecha donde dice EMAIL ME!, deja ahí tu comentario, y yo me encargaré de hacer que salga en su debido lugar. Gracias y perdona la molestia.

20 comentarios:

  1. te felicito por el espíritu para hacer el recorrido aunque fuera caminando. Acá también se hacen estas corridas, subidas, cruces, maratones y lo que se te ocurra paa mover las piernas. Me parece excelente.

    Cariños

    ResponderEliminar
  2. Gracias por los ánimos, AleMamá. Y te agradezco más aun por comentar tan rápido.

    ResponderEliminar
  3. !Te felicito, por lo activa que eres!, sobre todo el famoso sótano, oscuro tipo caverna del terror, yo no lo hubiera podido soportar, sufro de claustrofóbia, y los sonidos muy fuertes alteran mi sistema nervioso.
    Que buena tu corrección ortográfica, se lo hubieras dicho a los que pintaron los carteles.
    Besos,
    Maricarmen

    ResponderEliminar
  4. Yo ya no jalo como antes, caminé buenos tramos pero apenas veía grupitos de espectadores corría y ponía cara de concentrado, uno nunca sabe donde puede haber un cazatalentos, jaja, ojalá coincidamos en alguna carrerita.

    Coqui

    ResponderEliminar
  5. No me gustan esas carreras masivas...

    Demasiada gente, demasiada pose y al final de todas maneras ganaran los de Kenia. Ja ja ja XD

    (Y eso de las faltas de ortografía es ya un clásico en el submundo sin cultura donde vivimos)

    ResponderEliminar
  6. Mas de diez mil personas corriendo,caminando, todos tratatandose de ganar a si mismos. Todas las edades ,cuerpos lindos , cuerpos feos otros llevaban a sus peques en coches especiales... QUE BACAN!!!Me diverti muchisimo.

    ResponderEliminar
  7. Nunca he participado a una carrera de este tipo, con tanta gente, prefiero los paseos aunque duren horas. Bueno, imagino que parecería un río humano, pero seguramente habrá sido divertido, a pesar de la claustrofobia de la cola en el sótano y de la multitud avanzando.

    Saludos Gabriela y hasta pronto!

    ResponderEliminar
  8. Saludos de USA.
    Gabrielita linda. Te felicito por todo lo
    que hiciste. De verdad es digno de encomio.
    Yo no lo hubiera podido hacer, no por fal-
    ta de voluntad en colaborar, si no porque
    no hubiera podido entrar al zotano y por-
    que estar entre mucha gente me desespera.
    Ah!Me encanto los "meandros". Sabes suena chistoso. Te quiero.
    Cotiti.

    ResponderEliminar
  9. Yo, como Chusa, tampoco he participado nunca en carreras de este tipo, pero entiendo tu sentimiento ante la participación de eventos de esta índole.
    En relación con los ruidos, y la música alta, hay momentos en que nada más entrar a un centro comercial, ya tienes ganas de salir. No entiendo como alguien puede trabajar en esas circunstancias. La verdad es que soy un poco delicada con ese tema. Normalmente necesito silencio a mi alrededor y eso, con dos niñas pequeñas es complicado, por eso no soporto que en otros sitios haya mucho ruido.
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Hola Gabriela,

    Y... ¿no habrán podido "escojer" otro lugar para la inscripción? (No me he podido aguantar la broma -risas-)

    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por tus ánimos, Maricarmen. Y créeme que si supiera quién hace los carteles le diría lo de la falla ortográfica.

    Yo fui más honesta, Coqui: simplemente caminé. Pero nunca se me había ocurrido lo de los cazatalentos.

    Yo también he notado que los ganadores siempre son kenianos, Renzo. Y lo de demasiada pose, lamentablemente es algo que está presente en todo. Desde una carrera benéfica hasta ir al cine.

    Muchos llevaban a los bebés en coches especiales, Cyrano. Hasta vi perros con el polo de la carrera y eso ya me parece demasiado.

    Muy divertido, Chusa. Lo mejor es cuando cruzas la meta, aunque llegues último. No fue mi caso, pero casi.

    Participar en este tipo de careras es muy gratificante, Consuelo.

    Tampoco soporto la música muy alta, Laly. Me molesta cuando en sitios que no tiene nada que ver, como centros comerciales, a veces pongan la música a todo volumen.

    Evidentemente no, Cris. Realmente desesperante la sensación de encierro y hacinamiento.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta ver pasar esos participantes de coloridos maratones, sudorosos y contentos. Esta vez fueron polos rojos los que adornaron las calles de Miraflores. Seguramente en uno de esos entusiastas grupos estaban tu y Ana Ce. Felicidades.

    ResponderEliminar
  13. Curioso entorno para "generar ambiente", pero al final, lo que importa es el resultado y las actividades al aire libre hacen bien para la energía. ¡Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  14. Me alegra, Gabriela, que hayas "escojido" participar en lo principal, más allá del sótano inapropiado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. felicidades por participar en esto, es la idea de que no importa cuánto se ejecutó en el final o la velocidad, etc.
    me gusta tanto esta entrada y los globos!!!

    ResponderEliminar
  16. Gabriela querida, si te apetece pásate por mi rinconcito que tengo una pequeña sorpresita para ti.
    Feliz fin de semana y hasta pronto!
    Chusa

    ResponderEliminar
  17. Hola Gabriela. Soy Laura, vengo del blog de chusa. Y estoy viendo los blog de las nominadas:)
    He entrado aquí,sin tu permiso, para curiosear... y me voy a quedar.
    No he estado nunca en una de carreras. Nosotros participamos en concentraciones de Vespas y se lo que es estar esperando el kits de participación. Yo seguro que no hubiera estado tanto tiempo en aquella caverna:( no soporto los espacios cerrados.
    En esas concentraciones se pasa muy bien. conoces a gente con tus mismas aficiones
    Vivo en Béjar.Salamanca.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Un verdadero mar rojo, Anónimo.

    Bienvenido y gracias por la visita, Fenixyoptica.
    Como dices, todo ese entorno lóbrego debe ser para generar ambiente. No le hubiera podido encontrar una mejor explicación.

    Una elección de la que no me arrepiento, Esteban.

    Los globos inundaron el cielo en segundo, Estrella Azul. Fue un lindo espectáculo.

    Me encantó la sorpresa. Gracias Chusa.

    Bienvenida, Laura. Entra cuando quieras que acá no se necesita permiso.
    Como dices, se pasa muy bien... a pesar de la espera por los kits de participación.

    ResponderEliminar
  19. No he visitado ese pais pero que no me esperen que no pienso ir nunca . Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Algunos lo consideran interesante, Chelo. En verdad, yo no.

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.