miércoles, 15 de junio de 2011

Furia derramada

Una mancha de pintura blanca frente a mi casa inspiró esta historia del género del microrrelato, como las que publica Rammenas.
-------------------
Cada día se despertaba con más furia que el día anterior. Furia contra el cajero del banco que contaba uno por uno los billetes antes de entregárselos. Furia contra la policía que detenía el tráfico y provocaba que llegara tarde. Furia contra la persona que caminaba lentamente dos pasos adelante por la calle y no le dejaba pasar. Furia contra el vendedor que le ofrecía falsas maravillas por teléfono. Furia. Furia por todas partes.

¿Cuál era la causa de tanta furia? Imposible saberlo. Tal vez la acumulación de frustraciones, de una lista de 'casis' que solamente crecía y crecía. Tal vez no ver el mar al que se había acostumbrado tanto. Tal vez el clima. Tal vez que en la televisión no ponen nada bueno.

Imposible saberlo.

Un día, al salir de su casa, vio en el suelo un balde de pintura abierto. Estaba en medio de la pista. Miró a todos lados. No había nadie que pareciera ser el dueño del balde. Regresó a su casa y esperó un rato. Nadie apareció.

La ocasión era perfecta.

Salió, y sin importarle nada, sin siquiera mirar a los lados, con toda la fuerza de esa furia contenida, le dio una feroz patada al balde de pintura. Fue una delicia ver la pintura salir volando por todos lados. Fue una delicia sentir que la furia se convertía en miles de insignificantes gotitas blancas.

Sin mirar atrás, se fue para iniciar su rutina diaria, sabiendo que la furia liberada en esa feroz patada le deparaba un día totalmente diferente. Una actitud totalmente diferente.

-------------
No me sorprende que haya gente que prediga y predique terremotos. Probablemente haya habido de esos desde que el mundo es mundo. Lo que me sorprende es que haya gente que los crea, que se llene de pánico. Hace pocos días hubo toda una alarma por un supuesto vidente que anunció una catástrofe tremenda en Lima. Lo más gracioso fue que pasó el viernes señalado, sin ninguna novedad felizmente, y estoy segura de que todas las personas que estuvieron preocupadas por el supuesto hecho simplemente se olvidarán de todas las precauciones lógicas en una zona sísmica como la que habitamos.

17 comentarios:

  1. Buen relato y mini-historia! Aunque no me atrevería a patear un tarro de pintura, si le pego mal me cae a mí y termino embarrada... pero la furia está... hay que canalizarla!
    Lo de los predictores siempre ocurrirá, total qué tienen que perder? Siempre tienen un 50% de probabilidades, pero es como dices, más idiota que el predictor es el borrego que le cree.

    ResponderEliminar
  2. Buen relato. Si el balde le ayudó a liberar esa furia bienvenido sea. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. He visto esa mancha de pintura y solo se me ocurrió pensar: quién ha causado ese desastre en la calle. En cambio tú has dejado volar la imaginación y le has puesto un rostro, un argumento, un motivo. Bien por eso. Y sobre el anuncio de un desastre: no es la primera vez que a alguien se le ocurre dar una fecha precisa y causar pánico, eso está mal. Pero nunca hay que olvidar que vivimos en zona peligrosa y siempre hay que estar preparados.

    ResponderEliminar
  4. Buen cuento, Gaby. Lo mejor es la enumeración de los motivos de furia, parecidos en todos lados, al parecer, pero el de tu cuento se realjó con algo inerte, no como otros que por desgracia lo hacen con las personas más cercanas.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Saludos de USA.
    Gabrielita. Desde hoy pateare latas de pintura
    blanca, sobre todo cuando, salga a buscar la
    la carterita azul. En cuanto a las catastrofes
    siempre han habido esos anuncios; toda mi vida
    los he leido o escuchado .Sin ir muy lejos el
    el 31st de Mayo del 2011 segun no se quien, se
    iba a acabar el mundo pero, todavia estamos a-
    qui. Te quiero mucho.

    ResponderEliminar
  6. Por qué tanta FURIA ... si son los gajes del oficio de vivir... Lo que yo hacía es patear una pelota.

    ResponderEliminar
  7. Debo confesarte, que hace un buen tiempo ando con furia por varias cosas malas que me pasan y he empezado a salir a jugar al futbol, voto mi furia, voy a la pelota con fuerza, no voy a la pierna del contrario, pero si voy con toda mi humanidad con fuerza y furia. Me libera, salgo golpeado tambien, pero a pezar de eso, salgo mejor, pese a que despues cojee por algunos días. Es algo nuevo en mi. No se si sea bueno o malo. Pienso que una cancha de futbol es el moderno coliseo romano de la antiguedad, hay una violencia encubierta, digamos mas civilizada, pero violencia al fin.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta esta parte "sabiendo que la furia liberada en la eas feroz patada le deparaba un dia totalmente diferente":)
    Gran historia, Gabriela, bien hecho!

    ResponderEliminar
  9. Muy buena historia querida Gaby, hay situaciones cada día, donde la furia asoma a nuestra vida que tendría que tener varias latas de pintura para patearlas, solo que no me gustaría manchar la pista de mi calle, que la tienen muy bien conservada.
    Te comento que hace días que dejan una factura de una empresa x, con un número que no corresponde al de mi casa, solo el nombre de la calle, como dice 221, y yo soy 215, el primero la chica que trabaja en casa, buscó el número, y ese N°, no existe. Hoy llegó el décimo aviso, y yo muy solidaria con la compañía a quien no se quien le debe, ya que el nombre a quien le cobran, tampoco se quien es, llame al teléfono que venía en la factura para explicarle, que si no lo dejaban en la dirección del deudor, núnca cobrarían la deuda, y mira lo que me contestaron: "TIENE QUE HACER UNA CARTA NOTARIAL, EXPLICANDO QUE ESE NO ES EL NÚMERO NI EL NOMBRE DEL DEUDOR, Y TRAERLA A NUESTRAS OFICINAS", Dime si esa contestación, por el favor de buena gente que les hacía, no erece que les patee 4 o 5 latas de pintura, no blanca sino roja o verde, me dio una FURIA tremenda que en lugar de agradecer, me dijeron eso.
    En cuanto al terremoto anunciado, lo comenté con tu mami, y me tranquilizó, era sábado, y sale la empleada y me quedo sola, luego pensé, si tiene que sucedr, sucederá.
    Cariños, me gustó lo de patear la lata.
    Maricarmen

    ResponderEliminar
  10. Tal vez la furia era tanta, Cheluca, que no importaba mancharse con tal de desfogarla.

    Exacto, Chelo.

    No es la primera vez ni será la última, Anónimo.

    Como decimos acá, el pobre balde pagó pato, AleMamá.

    Así desahogas la frustración de no encontrar la esquiva cartera, Consuelo.

    En tu caso, la pelota pagana pato, Virginia.
    Bienvenida.

    Coincido contigo en lo de los estadios, Alf. Qué gusto verte por acá de nuevo.

    Gracias, Estrella.

    Merecen que se les tire muchos baldes de pintura y piedras, Maricarmen.

    ResponderEliminar
  11. Tu frase "pensar y después hablar" me trajo hasta aquí. Estoy curioseando tu blog, espero que pases por el mio
    http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com
    Saludos desde Mar del Plata Argentina
    Te dejo a Mafalda para que me recuerdes

    ResponderEliminar
  12. Hola Gabriela:

    Entre otras furias insólitas está una que vivimos actualmente en Chile.Gente que, por ejemplo, en protesta por la aprobación de hidroeléctricas en la Patagonia, por supuestamente atentar contra el medio ambiente, sale a destruir todo lo que puede: semáforos, señalética, bancos de las plazas, etc.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Pues seguro que por eso existe el gotcha... para desestresarse :)

    ResponderEliminar
  14. Es ideal intentar canalizar la furia o, mejor aún, trasmutarla en amor...así funciona todo mejor, pero la pateadura debe ser un placer (igual que la evidencia de los nombres...ME ENCANTÓ y me emocionó tu relación con los nombres)
    Un abrazo, Gabi, querida.

    ResponderEliminar
  15. Oh! That would be so satisfying to have a bucket of paint to kick when one is frustrated...not to kick the bucket. :) Love the story!! :)

    There are always going to be wackos trying to predict stuff...remember the prediction of the apocolypse? Some woman even tried to kill herself and her kids over it. Luckily she didn't succeed. This is all part of "intelligent design". ;)

    ResponderEliminar
  16. Gracias por venir, Norma.

    Ay Esteba, ni te cuento lo que personas muy furiosas están haciendo en nuestro querido Puno. Habría que llevarles muchísimos baldes de pintura para que se desahogaran.

    ¿Será por eso, Sola? Puede ser.
    Ah, bienvenida.

    Gracias Ralf.

    Las palabras y los nombres son mágicos, Mary. Algunos al menos.

    Thanks, Isobel. You are so nice for taking the time and translating my post.

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.