jueves, 8 de abril de 2010

Exijo una explicación

Lo que se cuenta acá le pasó a una persona cercana a mí. Si no pongo el nombre y apellido de esta persona es para respetar su privacidad. No le pasó al amigo del amigo de un amigo. Por lo tanto, no es una leyenda urbana. Es un hecho real.

Un sábado cualquiera, M quiso ir al cine. La película elegida, Los abrazos rotos, del español Pedro Almodóvar. Agarró el periódico y buscó los horarios de la película. El que más le acomodaba era el de las 4:25 pm.

Poco antes de las 4:00 pm fue caminando rumbo al cine, que queda a tres cuadras de su casa. Llegó a la boletería a las 4:05 pm y pidió su entrada a la señorita que atendía. Según me contó, el diálogo fue más o menos como sigue:
- Buenas tardes, señorita. Por favor, me da una entrada para Los abrazos rotos de las 4:25 pm.
- No hay función a las 4:25 pm. Tenemos una que ya empezó a las 3:40 pm. Y la siguiente empieza a las 5:40 pm.
- Pero en el periódico de hoy aparecen los horarios, y ahí he visto que hay una función a las 4:25 pm.
- Lo siento, nosotros no anunciamos en periódico.
- ¿Qué? ¿Y cómo cree usted que el público sabe a qué hora empiezan las películas? ¿Cuál es su nombre, por favor?
- Karina.
- Señorita Karina, dígame por favor dónde puedo ir a quejarme.
- Abajo, al lado de la confitería.

Hacia allá fue M, con mucha indignación. Pero poco pudo hacer: era evidente que la información del periódico estaba errada, así que ese día se quedó con las ganas de ver la película española.

El lunes, para no pasar el mismo chasco, se quiso asegurar llamando por teléfono al cine para confirmar los horarios. Le contestó un hombre. Según me cuenta, el diálogo fue más o menos así:
- Buenas tardes señor. Por favor, ¿podría decirme a qué hora dan Los abrazos rotos?
- Hay una función a las 3:40 pm y otra a las 5:40 pm. La primera es doblada al castellano.
- ¿Doblada? ¿Cómo que doblada?
- Doblada pues, que no tiene subtítulos. Que no tiene esas letritas que aparecen abajo de la pantalla. Que los actores hablan, como usted y yo estamos hablando ahora.
- No puede ser de otra manera, señor, si la película es del español Pedro Almodóvar.

Imaginen la cara de incredulidad de M ante este diálogo con el trabajador del cine.

Al final, M vio la película ese día. Si le gustó o no, ese es otro cuento.

15 comentarios:

  1. Que interesante lo que cuentas sobre tu amigo M. La verdad que no me sorprendio tanto lo del horario, ya habia escuchado sobre la poca coincidencia del horario que uno encuentra en el periodico con el real en la sala de cine, pero esto era en Chiclayo. Lo mejor es ir a la website del cine o llamar como hizo tu amigo. Pero lo ultimo me causa mucha gracia. Es como cuando veo series o peliculas hechas en Latinoamerica y dobladas para el publico español, con su acento, las zetas y todo. No deja de parecerme gracioso.
    Un ultimo cuento. Alquile aqui en Australia "Shrek", en Ingles obviamente, pero en la opcion de idiomas habia español y estaba doblada en España, con las Zs y todo y lo que llamo nuestra atencion fue que nosotros habiamos visto Shrek doblada para L.A, y no solo las voces son otras, hasta la eleccion de canciones son distintas a las elegidas para los de la Peninsula Iberica.
    Besos,
    Silvana

    ResponderEliminar
  2. Esa del periódico me ha pasado varias veces. La atención y el servicio de las cadenas de multicines de ahora están al nivel de los cines de barrio.

    Honestamente, ya no voy al cine. Salvo para películas de efectos especiales prefiero la comodidad de mi casa para ver mis películas favoritas.

    ResponderEliminar
  3. Hola Gaby, hacía tiempo que no comentaba, pero te cuento que a mi me ha pasado lo mismo y me han salido con que los cines no son responsables de lo que el periódico publica porque es información que ellos (periódicos) sacan no que ellos (cines) envían. En conclusión, es meramente referencial. mejor mirar en la web de los cines... que dirán ahi!

    ResponderEliminar
  4. Qué gracioso debe ser escuchar a Penélope Cruz "doblada" por un mexicano o un argentino. Lo que creo es que el señor que informó que la película era "doblada" se creía muy versado en la materia, cuando dio esa explicación sobre la diferencia entre películas dobladas y las que tienen letritas en castellano.

    ResponderEliminar
  5. Que increible lo que cuentas, ¿ película de Pedro Almodóvar doblada al castellano?, jajaja, ¿qué idioma cree el del cine que hablan en España?, me gustaría saber que si la persona que comentas y que sufrió estas diicultades, vio la película "con letritas de traducción", y a que idioma la tradujeron.
    No sabía que no se podía creer en los horarios que publica el periódico, cada día se aprende algo nuevo de nuestro querido Perú.

    Cariños,

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  6. Hola Gabriela:
    Chapuceros los periódicos como en todas partes...lo mejor que pudo ver la película!
    Feliz fin de semana,
    Luis

    ResponderEliminar
  7. A veces hay tantas diferencias de acentos y términos o se pronuncia tan mal que hay que subtitular de castellano a castellano, pero suena divertido. No creo que sea el caso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Que gracioso lo último. Me ha hecho sonreír buen rato después de un pesado día. Jeje.

    Y bueno, media frustración debe ser eso de programarse para ir a "x" hora que porque el periódico lo anuncia. Creo que a mi se me hubieran acabado las ganas de volver a sacar el tiempo para ir (teniendo en cuenta que los cines no me quedan tan cerca)

    Saludos,

    Cati.

    ResponderEliminar
  9. Alguna vez a mí también me ha pasado eso de ir al cine confiada en una hora y que resulte haber estado mal, Silvana. Un verdadero chasco.

    Creo que yo siempre preferiré el cine, Renzo.
    A la piratería dile no, ja, ja.

    Lo malo, Miralara, es que a veces se tiene más a mano un periódico. Pero, como dices, qué dirían si se equivocaran ahí.

    Yo creo,Lina, que este señor cree que "doblada" significa "en castellano", que no tiene nada que ver con el original sino que el resultado final sea en castellano.

    Pasa raras veces, pero pasa, Maricarmen, que los periódicos ponen mal la hora. Pero al final, la culpa no es de nadie.

    Así es Luis, felizmente M pudo ver la película.

    También me ha pasado, AleMamá, lo de necesitar traducción para entender algunos términos del castellano de otros países.

    Es que el cine queda a tres cuadras de la casa de M. No tenía excusas, Cati.

    ResponderEliminar
  10. Mi querida Gaby, en nuestro querido paìs pasan esas cosas y otras mucho peores. Son cosas de la cultura que no se logran en pocos años... nos falta muuucho pero muuucho.
    Tengo miles de esas vividas en carne propia.
    Una simple y sencilla.
    Hace unos años con mi esposo en Santa Isabel (cuando existìa), hacemos algunas compras y entre ellas una botella de coca cola.
    Vamos al sector donde habìan unas mesitas y uno podìa comprarse algunas cosas ricas para picar. Pedimos unas empanadas y otras cosas. Cuando la señorita nos entrega el pedido le pedimos un vaso solo para la coca cola que se habia comprado mi esposo antes en el mismo supermercado. La chica le dice que no puede darle el vaso solo que viene solo cuando uno compra la coca cola. Mi esposo le explica que el odia la coca cola de màquina y por eso se comprò su coca cola de botella. La chica le dice que "no se puede pues señor". Pero còmo que no se puede, no me puedes dar un vaso de plàstico? "No pues señor". Bueno te compro un vaso de coca cola, pero no me des la coca cola, solo da me el vaso. "No se puede pues señor, le tengo que dar la coca cola". A esta altura, mi esposo, argentino, porteño, poca paciencia,ya se estaba alterando.
    Pero te pago la coca cola, solo quiero el vaso, no quiero la coca cola, te la regalo, tìrala, lo que quieras pero no la quiero, solo quiero el vaso!!!!. "No se puede pues señor" Acto seguido mi esposo a los gritos QUIERO HABLAR CON ALGUIEN QUE TENGA CEREBRO, UN ADMINISTRADOR O LO QUE SEA!! Aparece un señor y pregunta que pasa. Le contamos todo lo sucedido mientras la pobre chica estaba ya estaba al borde del llanto.
    El tipo nos diò el vaso ridìculo de plàstico pero juro que se quedò intranquilo porque èl tampoco estaba muy seguro si podìa entregar un vaso sin coca cola.
    Falta mucho Gaby!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  11. A ver, entonces, el cine tiene un horario, el periódico publica uno distinto. ¿Y la empresa propietaria del cine se queda con los brazos cruzados?

    Por más que la publicación de la cartelera cinematográfica no sea resultado de la contratación de un anuncio por parte del cine, ¿no sería sensato que envíen a los periódicos su programación, por una cuestión de márketing y de respeto al público? ¿No piensan que pueden perder clientes, si estos encuentran que el problema se repite constantemente? ¿O acaso se dicen a sí mismos "Como somos el cine Tal, nunca va a dejar de venir gente"?

    ¿Qué le dijeron a M en el lugar donde tenía que reclamar? Deduzco que los detalles no constan en el relato porque debe haber sido una respuesta similar a la que dio la chica de la boletería, y por lo tanto, igual de desconcertante.

    La filosofía que subyace debajo de esas respuestas es "No es mi culpa, pues. A mí no me reclames, que yo no tengo nada que ver en el asunto"?

    ¿Era tan difícil decirle a M "Mil disculpas, señora. Voy a informar a la gerencia para que tome cartas en el asunto y estas cosas no vuelvan a suceder, porque no puede ser que le hagan perder su tiempo de esta manera"?

    Y lo de la película de Almodóvar doblada al español... Esa es de antología.

    No quiero dejar de comentar lo que cuenta Katia, porque me recuerda lo que me pasó en una cadena de pizzerías. Pedí un menú que incluía un vaso de gaseosa. Pero yo no quería la gaseosa, le dije al mozo que no me la traiga. Él me dijo que el menú incluía la gaseosa y que tenía que servirla. Insistí: ¿cuál era el problema? Simplemente no quería que me sirva la gaseosa porque no me la iba a tomar. Nada más. No pretendía cambiarla por otra cosa ni pagar menos. Pero el pata seguía en sus trece: la pizza tenía que salir con gaseosa sí o sí. Insistí nuevamente, pero cansado, con hambre y viendo que la lucha era inútil, finalmente acepté. Un tiempo después acudí o otro local de la misma cadena, y la chica que me atendió no tuvo ningún inconveniente en reemplazar la gaseosa por agua de mesa.

    Que tengas una buena semana, Gabriela.

    ResponderEliminar
  12. Hola Gabriela:

    Me recuerda que cuando dan telenovelas, algunas hechas en México o Venezuela, merecen ser "dobladas" para que sea posible entenderlas.
    Me temo que con las chilenas en otras latitudes, pase lo mismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Alguna vez me pasó algo similar a lo que cuentas, Katy. Yo le pregunté a la persona que me atendió por qué el "ahorro" de vasos, y me dijo que los proveedores les dan tantos vasos como porciones de gasesosa. En buena cuenta, no les sobra ni un solo vaso. Pero ellos lo habían resuelto de una manera muy simple: tenían vasos de plástico, sin logotipos ni nada, que entregaban a las personas sin hacerse el más mínimo problema.

    En realidad, Óscar, cualquiera puede equivocarse. Lo que disgusta es la manera en que reaccionaron en el cine, en una especia de gran bonetón. No, a M nadie le pidió disculpas. Imagino que habrá habido más personas que llegaron con la información errada, por causa del periódico.

    Como seguro pasará con las producciones peruanas, Esteban. No lo dudes.

    ResponderEliminar
  14. El motivo no lo sé, pero la mala información que da la prensa yo tambien la sufro; tengo una administración de loterias , la gente mira sus números en el periódico y viene a cobrar creyendo que tienen premio, pero los números no estan bien puestos, con la desilusión comprensible y, algunas veces, con la falta de confianza en la honradez del lotero.

    Peor es el que cree que no tiene premio y tira el boleto que, a lo mejor está premiado.

    Sería preferible que no dieran información a darla errónea.

    ResponderEliminar
  15. Justo me pasó la semana pasada a mí.

    Desde hace mucho que dejé de consultar el periódico porque igual el horario no coincidía con el cine.

    Usaba el cine pero en la era del internet, he optado por esa alternativa. Sin embargo la semana me falló.

    Llegué a las 19 para la función de las 19:20 y resulta que era a las 20:05!!! cuando pregunté me dijeron que la página era responsabilidad de la cadena de cines matriz, que los cines locales no se anuncian y que ni modo! Así que me esperé una hora para ver la película. Ya había salido y no quería salir otro día! Lo bueno es que la peli valió la pena.

    Pero sí, con que tranquilidad, le dicen a uno que no hay función!!

    En fin. saludos. Hilda

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.