domingo, 6 de julio de 2008

Contradicciones urbanas

En mis habituales caminatas por las calles de Lima, he encontrado muchas contradicciones que creo que valen la pena ser mencionadas.

Siempre nos dicen que mantengamos limpia nuestra ciudad, que no botemos basura ni desperdicios en medio de la calle, que una ciudad limpia es una ciudad bella. Pero, ¿alguien se ha percatado de cuántos tachos encontramos por nuestras calles? Al menos en Lima, son muy pocos. En las avenidas principales están prácticamente en cada esquina, pero en las calles menos transitadas no hay ni uno, salvo contadísimas excepciones. En algunos distritos los vemos dentro de los parques y en las calles aledañas, pero creo que no son suficientes.

Ya sé que en Lima NADIE le hace caso a los paraderos. Lamentablemente, esta es una costumbre más que extendida, de la que responsabilizo principalmente a los usuarios del transporte público antes que a los choferes, porque la gente quiere bajarse donde le da la gana. Lo más cerca posible a su destino, aunque eso signifique pedirle al chofer que pare a media cuadra y por el lado izquierdo. Aún así, me parece terrible que haya brillantes carteles de letras blancas sobre fondo azul con la palabra Paradero... a una cuadra de un semáforo.

También nos dicen que tengamos cuidado al momento de cruzar las pistas, que mejor lo hagamos usando los puentes peatonales. Por supuesto que es una recomendación a la que todos debemos hacer caso... eso estaría muy bien y acá no vale apelar a las tontas excusas a las que recurre la gente que "no tiene tiempo para subir tanta escalera". Pero, ¿cómo hacemos si no hay puentes peatonales? Solamente nos queda cruzar a la volada y a la rezada, por si acaso. Sobre todo en una ciudad con un tránsito tan desordenado, tan caótico como es nuestra querida Lima.

No todas las esquinas tienen rampas para facilitar el acceso de las personas que, por una u otra razón, se movilizan sobre ruedas. No me refiero solamente a las personas que se ven obligadas a movilizarse en sillas de ruedas. Bastante difícil ya la tienen así nomás. Están también los que llevan bebés en coches, los que patinan y andan en bicicleta. Y eso que no menciono las rampas que son tan inclinadas que están prácticamente verticales.

Cada vez que encuentro un reloj en la calle, inevitablemente no funciona: está atrasado o totalmente parado. Así de simple. Las empresas gastan plata en ponerlos con sus logotipos, y se olvidan de darles mantenimiento. Para tal caso, mejor sería que no los pusieran.

Como no sé si encaja propiamente dentro de la categoría de contradicción, pongo aparte la costumbre de ponerle el mismo nombre a dos calles en el mismo distrito. O que las calles tengan por nombre un número. ¿Cuántas Calle Uno habrá en Lima? ¿Se les acaba la imaginación a los urbanistas, si es que son urbanistas los que piensan en los nombres de las calles?
Finalmente, no entiendo esa manía de cambiarles el nombre a las avenidas. Como por ejemplo cambiar la Av. 28 de Julio en Miraflores por Av. Miraflores. O la Av. República de Panamá por el de Av. Roosevelt. ¿Acaso alguien le dice Garcilaso de la Vega a la Av. Wilson?
Con toda seguridad, mis amables lectores aportarán más contradicciones urbanas, ya sea que vivan en Lima o en alguna otra ciudad, porque no creo que este listado sea privativo de los limeños. Les agradezco desde ya su colaboración.

10 comentarios:

  1. Puedes creer Gaby, que en Japón hay pocos o casi no hay basureros en las calles y sin embargo es 100 veces mas limpio que Lima. Es cuestión de educacion, ellos mismos cargan su basura hasta encontrar donde dejarla que generalmente son afuera de las bodegas, tiendas, mini markets o restaurantes. Y ademas los basureros son 3: uno para plásticos, otro para papel y otro para latas. Falta mucho para llegar a esto. Estoy pidiendo peras al Olmo, jeje.

    ResponderEliminar
  2. Asi es Oscar, estas pidiendo pera al olmo. Pero como dice nuestro presidente, hay que pensar en grande.
    ;)

    ResponderEliminar
  3. Otro comentario, ya que tienen los alcaldes la mala costumbre de andar cambiando nombres a las calles , en vez de eso no sería buena idea agregarle "-" y enseguida continuar con el nombre nuevo, cosa que ya nadie se pierde y todos contentos.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razon Gaby. Ni hablar de los taxistas y pasajeros que negocian las tarifas a mitad de la cuadra

    ResponderEliminar
  5. Cuando uno sale a vivir fuera, a una ciudad mas ordenada, te das cuenta de muchas cosas. Por ejemplo los letreros que dicen PARE, nadie para, aqui asi no pase ni la mosca tienes que parar ver a ambos lados (hacer una pausa por lo menos de 1 segundo) y luego continuar, sino te cae encima la policia.

    Los cruceros peatonales por ejemplo en lugares como las escuelas y mercados de abasto, se respetan, el peatón al cruzar ni mira, no para, el que tiene que parar es el auto y esperar a que
    no pase nadie.

    Aqui el tráfico no es congestionado pero aún asi, nadie te cierra el paso, se ponen direccionales para cambiar de carril y por lo tanto se evita la contaminación sonora, casi no se escucha el claxon, si tocas la bocina te miran como bicho raro.

    Y asi una serie de cosas que se podrían ordenar para el bienestar general.
    Bueno Gaby, FELICITACIONES por tu artículo, me gustó
    Carla

    ResponderEliminar
  6. Buenísimo Gabriela!

    a ver cómo lo linkeamos después!

    un abrazo muy fuerte y gracias!!!

    PS: ya estoy en contacto con Ilonka! desde ayer!

    ResponderEliminar
  7. Hola Gabriela:

    En nuestra cada vez más moderna Santiago de Chile, no obstante escasean en muchos sectores los necesarios basureros y no tenemos la buena costumbre japonesa explicada más arriba.

    Acerca de los nombres de calles y avenidas, hay hechos risibles.
    A la tradicional calle céntrica Estado, le pusieron hace décadas Arturo Alessandri, por el presidente de ese nombre, pero nunca la gente se acostumbró. Entonces siguió siendo Estado.

    A la larga y atractiva avenida Los Leones, le cambiaron hace años también su denominación por avenida General Artigas, en homenaje al héroe uruguayo.
    Pero la gente no le dejó de decir avenida Los Leones (incluso hay una estatua con dos de esos animales en su comienzo), y nadie se acuerda que fue avenida General Artigas alguna vez.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Es verdad lo que dices, y existen paraderos de los más variados ejemplos: poste blanco bajan, poste verde bajan, kiosco bajan, banco bajan, casa de carrillo bajan, paradero de obras, etc. La vez pasada fue una grata sorpresa ver en el Aeropuerto de Lima, dicho sea de paso está cada vez más bonito, bueno se observa en el aeropuerto que existen tres tipos de tachos basureros para clasificar la basura, pero en la madrugada cuando la recogen el tipo que lo hace vacea los tres tachos en la misma bolsa, de ripley. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Es cierto. La gente dice poste bajan, puerta verde bajan... y asi con cualquier punto de referencia mas o menos distinguible para indicar donde se quieren bajar.
    Y pobre del chofer si no para ahi. Una vez vi a un tipo pegarle al chofer, un viejito, porque le dijo que el solamente paraba en los paraderos autorizados. Lo peor fue que el tipo bajo rapidisimo, y aunque todos lo vimos nada pudimos hacer.

    ResponderEliminar
  10. Algo que me gustó de otras ciudades fue los cruces a avenidas transitadas no usando esos feos puentes aereos q a mi modo de ver añanden mas polucion visual a nuestra ciudad, sino cruces subterraneos. Claro q siempre estaban ligados a las estaciones del metro, pero es una solución muy interesante, hasta hay pequeñas tiendas abajo. Lo q si en Lima supongo se volverían una zona propensa a la delincuencia... Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.