miércoles, 11 de septiembre de 2019

Dieciocho años después...

Imagen
Cómo olvidar lo que el mundo vivió hace exactamente 18 años.

Si lo viviste, no hay necesidad de recordar lo que se reprodujo en millones de pantallas de televisión. Si te lo contaron, tampoco hay necesidad de explicar mucho porque seguro ya has visto las imágenes una y otra vez.

No entraré en detalles de lo que pasó, ni hablaré de las razones, ni las causas, ni las consecuencias. Eso lo dejo a los entendidos.

Voy a hablar de algo que viví tres años después en el mismo lugar de los hechos.

Corría abril de 2004, era la primera vez que iba a Nueva York. Pasé algunos días en casa de una amiga muy querida que en ese tiempo vivía en Nueva Jersey. De su casa, ir a Nueva York era muy fácil, así que casi era una visita obligada.

Tomé el tren como me enseñó mi amiga, hice el cambio en la estación indicada, donde tomé el otro tren que me dejó en Gran Central Station. Ahí estaba yo, en el mismísimo Madison Square Garden, tantas veces mencionado. Y frente a mis ojos, la famosa estación que había visto en tantas y tantas películas y series.

Con un mapa en la mano, fui al encuentro de otra amiga que me indicó cómo llegar a la Zona Cero. Iba a ir sola, era día de trabajo para todos los que estaban en su rutina.

La instrucción era sencilla: tomar no recuerdo qué línea del metro y bajar en la que se había convertido en la última estación desde ese septiembre de hace 18 años. De ahí debía caminar en línea recta. No había pierde.

Pero me perdí.

No sé qué pasó, tal vez salí por la puerta equivocada de la estación. Tal vez fui a la derecha en vez de la izquierda. Me suele pasar, ya estoy acostumbrada y sé qué hacer. Entré a la primera tienda que encontré, pedí indicaciones, que me dieron amablemente.

Estaba a dos cuadras de la Zona Cero. Comencé a recorrer esa distancia.

De repente, una sensación fea me empezó a oprimir el pecho. Me faltaba el aire. Me sentía mareada. No podía respirar. Ni más ni menos que si estuviera a 5000 metros de altura, pero no estaba para nada tan alto. Hasta sentí ganas de dar media vuelta e irme de ahí. Pero no me detuve.

No entendía qué pasaba.

Casi sin aliento seguí caminando hacia donde me habían indicado. Seguía sin entender la razón de tan fuerte malestar repentino.

En eso, levanté la vista. Ante mí estaba la entrada de lo que hasta el 11 de septiembre de 2001 había sido la estación final del metro. En medio de polvo, en grandes letras mayúsculas aún se leía "World Trade Center". A mi derecha, hasta donde alcanzaba la vista, se extendía un enorme terreno en el que se divisaban unos cuantos hombres trabajando.

Ahí lo entendí todo. Tres años después, la energía negativa emanada ese día aún se podía sentir.

Me sobrecogió pensar cuántos lugares en el mundo deben emanar esas mismas sensaciones.

Tremendo, de verdad.

20 comentarios:

  1. Te entiendo perfectamente. Lo mismo me paso cuando vi el monumento para los que murieron en vietnan. Yo no lloro facil,casi nunca, pero sin darme cuenta estaba llorando,solo lagrimas sin parar. No sollozos. Y la opresion rn el pecho.
    Tenemos la obligacion y derecho de juzgar, hay crimenes para los que no podemos buscar razones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe haber sido la misma sensación que cuento acá. Esa opresión que no deja respirar es difícil de olvidar.

      Eliminar
  2. Si, a veces pasa, la energía se queda ahí y quien es receptivo lo capta.
    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno es que las energías que se perciben a veces son positivas.

      Eliminar
  3. Lo dijiste muy bien, Gabriela. ¡Tremendo! Como para quedar justificadamente, sin aliento y sin palabras.

    ResponderEliminar
  4. La sensación de recogimiento que se respira es sobrecogedora, pero, a la vez, hay un hilo conductor de respeto, oración, sentimientos...en todas las personas allí congregadas, que proporciona cierto consuelo. Así lo hemos vivido nosotras.

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estaba sola esa vez, casi sin mirones mi curiosos. Regresé años después, el ambiente era totalmente diferente.

      Eliminar
  5. Muchos Gabriela.Son lugares que han dado tanto dolor, que nos hace no sabemos por qué sobrecogernos y quedarnos medio paralizados.
    Buen fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más tristeza me da es que en el mundo hay tantos lugares como ese que ya ni siquiera se pueden contar.

      Eliminar
  6. Gabriela entiendo tu sentir, a mi me paso esa sensación de tristeza en el coliseo en Roma y aunque han pasado miles de años de esas muertes de tantos inocentes en el circo Romano, hay algo que entristece el alma en ese lugar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo habrá sido eso, si después de tantísimo tiempo aún se puede sentir esa pesadumbre.

      Eliminar
  7. Estive duas vezes nas Twin Towers, imensas, poderosas, elevando-se do solo.
    Depois do 11 de Setembro estive no Ground Zero uma vez e também para mim a sensação foi dolorosa.

    ResponderEliminar
  8. Los lugares en los que ocurrieron tragedias quedan marcados por el dolor...

    ResponderEliminar
  9. Gabriela
    Foi uma parte muito triste da história de NYC. Uma cidade que amo muito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nueva York es una ciudad que todos sentimos un poco propia. La hemos visto en tantas películas y series que casi sentimos que conocemos bien sus calles.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.