domingo, 3 de junio de 2018

Estampas desde un bus

Es una tarde de viernes de otoño que se volvió frío de un día para otro. El bus va relativamente vacío. No es hora punta, no hay calles llenas de gente. Es un momento perfecto para ir con toda tranquilidad, y es una delicia ver la vida pasar mientras en bus pasa.

El bus avanza por una larga y estrecha calle, normalmente llena de autos que pugnan por continuar su camino, autos que pugnan por encontrar estacionamiento y peatones que deben sortear a unos y otros. Pero en esta tarde de viernes de otoño que se volvió frío de un día para otro no pasa nada de eso. Al contrario, las tiendas por las que pasa el bus se ven vacías de clientes y llenas de mercadería y trabajadores que se distraen mirando el mundo a través de una minúscula pantalla que parece tenerlos dominados.

Un hombre que peina canas y cuyos ojos habrán visto mil batallas se estaciona afuera de una cafetería. Lo hace con la elegancia y la seguridad que dan la experiencia. Se baja de su auto, y al momento se le acerca un atento muchacho elegantemente uniformado con el logo de la cafetería. El hombre canoso lo reconoce, le sonríe, le da la mano y entablan un breve diálogo cordial de evidente intercambio de saludos.

El cartel de una tienda anuncia extemporáneamente ofertas de Navidad en varios carteles multicolores. Demasiada previsión o demasiada negligencia.

Una pasajera se baja del bus. Cruza una calle caminando a toda velocidad, sin llegar a correr. Cruza otra calle y se pierde entre los autos y otros peatones.

Estampas que se ven desde un bus en una tarde de viernes de otoño que se volvió frío de un día para otro.

14 comentarios:

  1. Me parece estar en ese bus y ver con mis propios ojos lo que tu describes. Muchas veces nos olvidamos de la vida alrededor y solo nos fijamos en nuestros asuntos. Hay muchas cosas buenas y hermosas allá afuera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay cosas buenas, y viajar en un bus cómodamente sentada es la mejor tribuna para verlas.

      Eliminar
  2. Es como estar en el bus. Lindo.

    ResponderEliminar
  3. Un buen relato de como ver pasar la vida cotidiana.
    Me gusta observar, especialmente si hace frío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encanta observar, pero no me gusta que me descubran observando.

      Eliminar
  4. Es encantador, Gabriela, ver esa crónica de las cosas simples, atrayente y certera, en medio de la vorágine precipitada y demoledora de la actualidad repetida y constante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayudó un poco que no tuviera prisa por llegar a mi destino y que fuera una hora tranquila del día.

      Eliminar
  5. El frío nos vuelve más melancólicos, al menos a nosotras sí, y este relato tiene un punto de melancolía invernal (que para nada tiene que ver con la tristeza). Te imaginamos en ese autobús observando la vida pasar, muy relajada y calentita, mientras llegas a tu destino...

    Un beso grande de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Relajada y con el agregado que iba a un lugar sin una hora fija de llegada. O sea que si me demoraba, no importaba. Así es bien agradable ir por las calles mirando la vida y la gente pasar.

      Eliminar
  6. He sentido que esraba sentada a tu lado en el bus .

    Me ha encantado eso de" una tarde de viernes de otoño que se volvió frio de un día para otro" .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué linda, gracias.
      Es que así fue en Lima, y por fin llegó el clima que tanto me gusta.

      Eliminar

Gracias por leerme... y más aun por dejarme tu tarjeta de visita. Nunca sabemos hasta dónde nos puede llevar la blogósfera.